Candidatos del PJ, a la pesca de siglas

Los tres precandidatos peronistas ya preparan su estrategia para participar en los comicios al frente de otras agrupaciones
Gustavo Ybarra
(0)
9 de febrero de 2003  

Aunque todavía nadie sabe cómo resolverá la pelea entre Carlos Menem y Eduardo Duhalde, la jueza María Romilda Servini de Cubría, el ex presidente, Néstor Kirchner y Adolfo Rodríguez Saá –los tres candidatos peronistas que se presentarán en las elecciones de abril– ya trabajan con la mente puesta en que nadie se quedará finalmente con la disputada sigla del PJ.

En este nuevo escenario, la estructura legal que debería sostener sus candidaturas pasó a convertirse en un requisito fundamental para no quedar fuera de la carrera presidencial, sobre todo si se toma en cuenta que la fecha final para la oficialización de listas es el 8 del mes próximo, es decir, en menos de un mes.

Por eso, aunque oficialmente menemistas y duhaldistas sostienen que el tema no les preocupa y que hay que esperar el fallo de Servini, en los hechos ambos sectores tienen todo preparado para oficializar sus respectivos frentes ante la Justicia si es que, como todo indica, los tres postulantes peronistas podrán disputar la carrera presidencial simultáneamente.

“Para nosotros no es un problema. Siempre hay partidos amigos dispuestos a prestarnos su personería jurídica”, afirmó a LA NACION un operador menemista al ser consultado sobre cuál sería la estructura que respaldaría la candidatura de Menem.

Este vocero es consciente de que la pelea con el duhaldismo terminará obligando al ex presidente a pelear en las elecciones por fuera del PJ, pero asegura que la preocupación por armar un frente electoral sólo se instalará en el sector una vez que Servini emita un fallo.

Hasta ese momento el nombre de los partidos “amigos” que prestarían su reconocimiento legal para apoyar la candidatura de Menem se mantendrá en secreto. “Prefiero reservármelos hasta que efectivamente tengamos que apelar a su buena voluntad”, se disculpó la fuente.

Sin embargo, hay algunas pistas que indican a esos posibles aliados. Uno sería el Partido Conservador Popular, histórico aliado del justicialismo y, en particular, del menemismo en cada uno de los frentes electorales que encabezó el ex presidente. El otro partido “amigo” con el que cuentan los menemistas es el Partido de Unidad Federal, del intendente de Escobar, Luis Patti.

En lo que no tuvo dudas el vocero es en el nombre que seguramente tendrá el frente electoral menemista: “Menem presidente ya es una marca registrada”, afirmó.

“No inquieta”

Algo similar ocurre en las cercanías de Kirchner, en donde aseguran que la conformación de un sello electoral para competir en las elecciones “no es algo que nos inquiete”.

Es más, los colaboradores del gobernador de Santa Cruz van más allá y afirman que tampoco es una preocupación central si las boletas del candidato podrán llevar o no la sigla PJ o las figuras de Perón y Eva Perón, los líderes históricos del peronismo. “La gente ya no vota por esas cosas; tal vez lo hizo en otro tiempo, en el que el partido tenía un contenido”, afirmó un hombre cercano al candidato apoyado por el presidente Eduardo Duhalde.

Además, aseguran, el mandatario patagónico cuenta con una estructura que rápidamente podría convertirse en una alianza en el ámbito nacional. Se trata del Frente para la Victoria, nombre con el que Kirchner se lanzó a la carrera presidencial aun antes de que el duhaldismo lo respaldara. La base de ese frente es el Partido para la Victoria de la provincia de Buenos Aires, que lidera el dirigente frentista Aldo Sampedro.

Por último, el puntano Adolfo Rodríguez Saá ya tiene su estructura armada y es, a priori, el que menos se preocupa por la disputa que sobre el control del PJ protagonizan menemistas y duhaldistas.

Es que el ex gobernador de San Luis lanzó su campaña por la presidencia con la mente puesta en competir en las elecciones de cualquier manera.

Con ese objetivo es que armó, de entrada nomás, el Movimiento Nacional y Popular (MNyP), que ya ha logrado personería jurídica y reconocimiento legal en todo el país. “Para nosotros la decisión de Servini no cuenta. Si acepta los neolemas o los rechaza es lo mismo porque vamos a ir a la elección más allá de lo que decida la Justicia. Esa no es nuestra pelea”, afirman los voceros adolfistas, para quienes el MNyP ya es una realidad.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios