Con el parque Micaela Bastidas se agregó verde a la ciudad

Recrea parte del paisaje que tenía Perú en el siglo XVIII
(0)
10 de febrero de 2003  

Un lugar ideal para distenderse y realizar actividades deportivas al aire libre. Así es el parque Micaela Bastidas, el paseo de siete hectáreas que inauguró el gobierno porteño hace diez días en la Costanera Sur, a orillas del río.

El nuevo pulmón, a diferencia de los tradicionales que tiene la ciudad de Buenos Aires, ofrece una fisonomía novedosa: tres colinas con muros de piedra que recrean el paisaje del Perú en el siglo XVIII. Representa la zona donde Bastidas, una india, contrajo matrimonio con el líder inca Túpac Amaru.

Un área de juegos infantiles para chicos de hasta 15 años, una amplia explanada para caminar o pasear en bicicleta y un grupo de árboles de 40.000 ejemplares con más de 150 especies distintas son algunos de los atractivos de este parque, rodeado por los bulevares Azucena Villaflor y Rosario Vera Peñaloza y la calle Julieta Lanteri, y contiguo a la Reserva Ecológica.

Pulmón nuevo

Itamir Ramos de Souza, de 38 años, del Estado de Goias, Brasil, fue uno de los cien visitantes que se acercaron ayer a la tarde a este pulmón que estrenó el Gobierno de la Ciudad a fines de enero último. "Es un lugar agradable y muy limpio", expresó con dificultad, mientras observaba cómo siete chicos se trepaban a una red de tres metros en la zona de los juegos.

Contenta con la invitación que le hizo su novio Sergio para andar en bicicleta, Mariana Rojas, de 19 años, también mostró entusiasmo con la inauguración de este nuevo parque. "Es muy grande e ideal para los fines de semana. Ojalá la gente y las autoridades porteñas lo cuiden", pidió la joven.

Para la construcción del parque Micaela Bastidas el gobierno porteño invirtió cerca de 4.000.000 de pesos. Las obras comenzaron a fines del año 2000 y finalizaron en enero último. Las personas que se acerquen a este nuevo pulmón podrán disfrutar, además, de la Plaza de los Niños, el Rosedal del Sur y la Plaza del Sol, ubicados frente al predio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios