Suscriptor digital

Símbolos del Día de San Valentín

Tarjetas, bombones y flores son algunos de los objetos que identifican al amor
(0)
11 de febrero de 2003  • 01:40

Una de las costumbres más conocidas del Día de los Enamorados es el intercambio de regalos entre las parejas. Algunos obsequios, como las flores y bombones son característicos de esta celebración, pero también hay otros objetos que identifican al amor

Tarjetas

Desde el origen de las fiestas en honor a Lupercus, los jóvenes romanos de ambos sexos buscaban a sus parejas a mediados de febrero. Cuando estas fiestas paganas fueron prohibidas por la Iglesia católica, los jóvenes romanos decidieron continuar con la tradición de enviar cartas de amor a las jóvenes que querían cortejar, cada 14 de febrero. Era típico firmar estos mensajes con el pseudónimo de San Valentín.

Cupido

Un pequeño hombre desnudo, armado con flechas empapadas en una poción amorosa, se convirtió en la imagen de las tarjetas que todo el mundo conocía como"las valentinas".

Bombones

En el año 600 a.c., los Mayas difundieron el chocolate en América Central, pero recién en 1847, la firma británica Fry and Sons fabricó el primer chocolate sólido en tabletas.

“XXX” como representación de “besos”

La costumbre de representar los besos en una carta con tres cruces se remonta a principios de la era cristiana, cuando una “X” tenía la fuerza de un juramento.

La cruz era un símbolo doblemente religioso ya que hacía referencia a la cruz del Calvario y también a la primera letra del nombre de Cristo en Griego, Xristos.

Perfume

El hombre primitivo derramaba un desodorante sobre el cadáver del animal sacrificado para disimular el olor de la carne quemada, hasta que en el 3000 a.C., decidieron adoptar las fragancias de los frutos y las flores.

Tras la caída del Imperio Romano, los perfumes continuaron fabricándose, pero en Oriente. Desde allí, los cruzados fueron los responsables de reavivar el interés de Europa por la elaboración de las fragancias.

Flores

El lenguaje de las flores encuentra sus raíces en el año 1600 en Constantinopla. Son el detalle perfecto del romance y cada una de ellas esconde un simbolismo especial.

La rosa es por excelencia la mensajera del amor. Los claveles, por su parte, expresan fascinación, mientras que los jazmines manifiestan la esperanza y las lilas, la dulzura del primer amor.

Más información: www.sanvalentin.com

¿Cómo pensás festejar el Día de los Enamorados?

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?