El Gobierno porteño rescindió el contrato de concesión de la Autopista Illia

Por irregularidades en la gestión, las autoridades dejaron hoy sin efecto el acuerdo comercial con la empresa Covimet; desde el mediodía de mañana, el peaje pasará a costar 50 centavos
(0)
25 de febrero de 2003  • 21:05

El gobierno porteño rescindió esta noche el contrato de concesión de la Autopista Arturo Umberto Illia, que ahora pasará a ser administrada por el Estado comunal con un peaje de $0,50.

El jefe de gobierno, Aníbal Ibarra, dispuso la caducidad en un decreto en el que también ordena el otorgamiento de la "explotación, mantenimiento y administración de la vía" a la estatal "Autopistas Urbanas S.A.".

El secretario de Obras Públicas de la ciudad, Abel Fatala, informó esta noche que "desde el mediodía de mañana" la comuna se hará "cargo de la autopista" y "desde ese momento el peaje va a empezar a costar cincuenta centavos".

La empresa afectada por la decisión oficial es Covimet, una sociedad que encabeza con el "60 por ciento" de las acciones "la constructora CCI" e integran con el "20% el Grupo Roggio y con otro 20 otros inversores", precisó el funcionario.

Fatala indicó que "desde el momento en que se haga el traspaso, nosotros tenemos a disposición la fuerza pública, el SAME y la Guardia de Auxilio" para hacer cumplir el decreto de rescisión.

Según explicó el funcionario, la caducidad de la concesión se debió -entre otras cosas-, a los "incumplimientos de obras, como el corrimiento de vía, la construcción de la Rama Pueyrredón y Callao, que nunca se hicieron".

También, abonó la rescisión a la declaración de "nulo de nulidad absoluta e insanable" la renegociación del contrato que encaró el entonces jefe de gobierno porteño, Fernando De la Rúa, y que "habilitó el cobro de 1 peso de peaje".

Ante esto, la empresa concesionaria, Covimet, emitió un comunicado en el que manifestó "su enérgico rechazo a la medida y los argumentos esgrimidos como justificación" de la caducidad, al tiempo que vinculó la medida a "una fuerte campaña de corte político, orquestada por los funcionarios del gobierno, en el marco de la campaña electoral de la ciudad y del debate ideológico sobre las privatizaciones".

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?