Suscriptor digital

Izquierda Unida y el PO irán separados

Sin acuerdo, formalizaron las fórmulas
(0)
2 de marzo de 2003  

Luego de que fracasaron las negociaciones entre ambas fuerzas para el armado de un frente electoral, el Partido Obrero (PO) proclamó ayer a la fórmula Jorge Altamira-Eduardo Salas, mientras que Izquierda Unida (IU) formalizó la candidatura presidencial de Patricia Walsh.

Walsh lamentó que no se haya arribado a un acuerdo con el PO, aunque evitó responder a las críticas de Altamira, que adjudicó a los “vetos y atropellos de los dirigentes de IU contra los candidatos propuestos por el PO” el fracaso de las conversaciones.

“Hicimos intentos muy serios, pero no se pudo acordar. De todos modos, tenemos ya una unidad en la acción”, declaró la diputada nacional (Capital).

Además, reclamó la convocatoria a una asamblea constituyente “soberana” y -haciendo un juego de palabras- pronosticó: “Después de la segunda vuelta, habrá una revuelta popular”.

La hija del escritor y periodista Rodolfo Walsh -desaparecido durante la última dictadura militar- ya había aspirado al sillón presidencial en 1999, cuando -acompañada por Rogelio de Leonardi- obtuvo el 0,89% de los votos. Esta vez la secundará Parrilli, un abogado vinculado con la defensa de los Derechos Humanos.

En el acto de IU -que comenzó pasadas las 18 en la Plaza de Mayo- hablaron también la legisladora de la Ciudad de Buenos Aires Vilma Ripoll, postulante a jefa del gobierno porteño, y su compañero de bancada Patricio Etchegaray, que encabezará la lista de candidatos a diputado nacional por este distrito.

Etchegaray evitó responder a las críticas de Altamira: “Yo estoy para atacar a la derecha imperialista, no a la izquierda. Repartir culpas es sembrar más divisiones”, dijo a LA NACION.

En su discurso, Ripoll amenazó con “romper con el Fondo, reestatizar las privatizadas, expropiar a los banqueros ladrones y a las multinacionales, encarcelar a todos los genocidas y a los corruptos que vendieron el país”.

También estuvieron las organizaciones piqueteras que responden al Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y al Partido Comunista (PC), las dos fuerzas que integran IU: el Movimiento Sin Trabajo Teresa Vive y el Movimiento Territorial Liberación (MTL), respectivamente.

Medidas del PO

El PO, en tanto, resolvió llevar como candidato presidencial a Altamira -actual legislador porteño-, que, en diálogo con LA NACION, detalló las primeras medidas que tomaría de llegar al gobierno: “Romper con el FMI, desconocer la deuda externa, subir los salarios, nacionalizar el sistema bancario y repartir las horas de trabajo para terminar con la desocupación”.

Hace cuatro años, Altamira, encabezando el binomio que completaba Pablo Rieznik, había obtenido el 0,64% de los votos. Salas, su nuevo compañero de fórmula, es un líder del Polo Obrero -brazo piquetero del partido- en la provincia de Córdoba.

El acto de lanzamiento de la campaña proselitista tendrá lugar dentro de 15 días en el estadio Luna Park.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?