Pocas ideas: Arsenal y Chacarita, sin goles

En Lanús, dejaron una pálida imagen y ambos equipos se conformaron con el empate
Diego Morini
(0)
24 de marzo de 2003  

El mensaje parecía estar muy claro: había que sumar. Daba la sensación de que la prioridad era no perder, incluso por encima de la conquista del éxito. Y cuando se aplica al juego ese criterio, el espectáculo deportivo tiene como resultado un mal partido de fútbol. Bajo ese libreto se encolumnaron Arsenal y Chararita, que en la cancha de Lanús empataron sin goles y aburrieron con pelotazos e infinidad de imprecisiones en el traslado del balón.

Nada de juego. Todo se resolvió en la mitad de la cancha, donde predominó la pierna fuerte y las fricciones y quedó de lado el intento de jugar bien al fútbol. Fue tan pobre el desarrollo que era todo un milagro encontrar acciones de juego con más de tres pases consecutivos.

Intentaba salir un poco de la amnesia futbolística Román Díaz, la figura de la cancha, que con empuje, velocidad y algunos buenos desbordes le permitió a Chacarita crear alguna que otra situación con peligro. Incluso, fue por intermedio de Díaz que llegó una jugada que todo el equipo de San Martín reclamó como penal sobre Federico Astudillo, pero que el árbitro Gabriel Favale acertó en no convalidar.

Arsenal se cuidó un poco más durante gran parte del partido. Mostró algo de buen juego en los últimos 15 minutos, cuando Gastón Esmerado, con el orden y la marca en la mitad de la cancha, y Javier Morales, en la creación, lograron fabricar las situaciones más claras para el equipo del Sur. También fue importante el aporte de Pablo Cantero y Mauricio Piersimone, que ingresaron en el segundo tiempo con más aire que el resto y le dieron más ritmo al equipo.

No dejaron mucho más estos dos equipos que van en busca de su mejor nivel. Por lo realizado ayer están bastante lejos de encontrarlo.

Corridas antes del partido

La policía reprimió con balas de goma a hinchas de Arsenal y de Chacarita que se enfrentaron antes del partido en el ingreso en el estadio de los hinchas visitantes. La calma se restableció cuando la policía montada obligó a los hinchas de Arsenal a replegarse hacia la cancha. No hubo detenidos por este incidente.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios