Suscriptor digital

70 años: Hollywood made in casa

Desde 1933, Argentina Sono Film hizo del cine nacional una industria que emocionó a varias generaciones
(0)
10 de abril de 2003  

La productora Argentina Sono Film, que este mes cumple sus vitales setenta años de vida, está indisolublemente ligada a la historia de la cinematografía nacional. Cuando nuestra pantalla grande pretendía avanzar con el sonido, tras dejar atrás varios inútiles intentos que los pioneros de ese arte procuraban imponer a aquellas "cintas" algo borrosas y desmembradas, Luis Angel Mentasti, un italiano nacido en Varese, un pequeño pueblo cercano a Milán, había llegado a Buenos Aires y se empleó en la empresa Cinematográfica Filmreich, dirigida por un importador de films alemanes.

El "viejo" Mentasti, como comenzó luego a ser apodado cariñosamente en el ambiente, poseía una clara visión de lo que debía ser la cinematografía argentina en un momento en que ese nuevo arte atraía a multitudes y tras conocer a Luis Moglia Barth, otro soñador como él, decidió crear una productora cinematográfica cuyo primer intento fue "Tango", la primera película hablada, cantada y musicalizada del cine nacional. En ella Mentasti reunió a las mejores y más populares figuras artísticas del momento. Libertad Lamarque, Alberto Gómez, Tita Merello, Mercedes Simone, Pepe Arias, Luis Sandrini y muchos nombres más tomaron cuerpo y voz en "Tango", una producción estructurada sobre la base de conflictos sentimentales enmarcados en una cabalgata tanguera.

"Tango" se estrenó el 27 de abril de 1933 y dio nacimiento no sólo al comienzo del cine sonoro en nuestro país, sino que se convirtió en el ardoroso trampolín primigenio de Argentina Sono Film, su productora. El proyecto del "viejo" Mentasti ya era una realidad. Dos de los hijos de don Luis Angel -Angel Luis y Atilio- se incorporaron a la aventura de su padre después del estreno y del no imaginado éxito de "Riachuelo", con Luis Sandrini, en 1935. Argentina Sono Film empezaba a crecer y no daba abasto con las tareas de producir, distribuir y abrir nuevos mercados. Al fallecer Luis Angel, en 1937, su hijo Atilio se sumergió de lleno en consolidar la empresa familiar que se convirtió en sociedad anónima -pasó a denominarse Cinematográfica Argentina SA y, en seguida, de nuevo Argentina Sono Film-, y el producto inicial de esta nueva estructura fue nada menos que "Puerta cerrada", de Luis Saslavsky (1939), un clásico del cine popular argentino.

Atilio Mentasti, y quizá porque se consideraba sólo un engranaje de una familia que producía películas, nunca puso su nombre el frente de los créditos de sus films. Fue reservado en todo y creó los productos fílmicos que consumió nuestro público y el de habla española durante las décadas del cuarenta, cincuenta y parte de los sesenta. En buena medida Atilio, a quien apodaba el zar del cine argentino, creó y difundió gustos de vestir y comportarse, estilos de vida, costumbres y maneras, e inventó la fama de muchos actores que le deben el prestigio local e internacional que acompañó a sus personales dotes.

En tiempos más duros, don Atilio tuvo que acomodar las ideas a las necesidades populares y culturales del momento. Así le dio el espaldarazo a Leopoldo Torre Nilsson, primero con productos de estilo tradicional y después con la aceptación de obras -"La casa del ángel" o "El secuestrador", por ejemplo- reconocidas en el mundo y hoy patrimonio de nuestra mejor cultura cinematográfica. El fue dueño, si no de una vasta formación intelectual, sí de un fino humor y de una notable capacidad para visualizar el éxito desde antes de producirlo. Y como ejemplo vaya "Dios se lo pague", de Luis César Amadori (1948), que fue su mayor triunfo.

Mentasti supo trampear con la realidad para sacar jugo a sus amigos influyentes y no permitir que su empresa, que atravesaba momentos tan duros como los del incendio de sus estudios en 1943, desapareciera como las de muchos de sus colegas. Cuando don Atilio falleció en 1985, Argentina Sono Film no detuvo su marcha. Tuvo algunos contratiempos económicos, renació de algunos fracasos, se barajaron varios nombres en su directorio, pero la productora prosiguió su marcha, esta vez de la mano de Carlos Luis Mentasti, hijo de Luis Angel y sobrino de Atilio, que, un chiquilín por aquella época, se había incorporado a Argentina Sono Film en la parte administrativa. Tan audaz y visionario como sus cercanos parientes, Carlos Luis logró que la empresa familiar pudiese permanecer incólume hasta nuestros días. En 1984 produjo "Atrapadas", con Leonor Benedetto y Betiana Blum, que alcanzó una concurrencia de casi un millón y medio de espectadores, cifra récord para un cine argentino casi en extinción. Sabedor de que el público necesitaba la diversión en la pantalla grande, y ya presidente del directorio de la empresa, llegaron de su mano títulos que se convirtieron en sucesos de concurrencia a las salas: "Brigada explosiva", "Las colegialas se divierten", "Los bañeros más locos del mundo", "El manosanta está cargado" y muchos más.

Cuando hace cinco años Carlos Luis se incorporó a Telefé como gerente de producción del área de cine de ese canal, sin abandonar el timón de Argentina Sono Film, Luis Alberto Scalella pasó a integrar, hace ocho años, la presidencia del directorio de la productora de películas, varias de las cuales se produjeron y se producen entre ambas empresas. Y hoy, a setenta años de la creación de Argentina Sono Film, nuestra historia cinematográfica le debe a ella centenares de representativos títulos que son, sin duda, el mejor ejemplo de tenacidad y de constancia de una familia que, apasionada por la pantalla de plata, nunca bajó los brazos en ese cálido esfuerzo por brindar al público los más heterogéneos géneros y los más atrevidos proyectos.

Ciclo homenaje

Durante este mes, el Museo del Cine Pablo C. Ducrós Hicken (Defensa 1220) está proyectando grandes películas de Sono Film con entrada gratis los miércoles y de 1 peso los domingos, siempre a las 16. Estos son algunos títulos:

  • “El hincha”: con Enrique Santos Discépolo y Diana Maggi (este domingo).
  • “El reñidero”: de René Mugica y con Alfredo Alcón (miércoles 16).
  • “La tía de Carlos”: de L. Torres Ríos, con Pedro Quartucci (dom. 20).
  • “Tres hombres del río”: de Mario Soffici, con Homero Cárpena (miérc 23).
  • “¡Tango!”: primera película sonora argentina con un gran elenco (sáb. 26).
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?