Cuba: fusilan a tres acusados de terrorismo

Con la intención de dirigirse a EE.UU., habían secuestrado un ferry, cerca de la capital, hace diez días
(0)
12 de abril de 2003  

LA HABANA (Reuters).- En un hecho que no registra antecedentes en los últimos años, tres hombres que la semana pasada secuestraron un ferry en La Habana fueron ejecutados en la madrugada de ayer, luego de haber sido condenados por "graves delitos de terrorismo" en un juicio sumario, informó el gobierno cubano.

En una primera reacción, Estados Unidos condenó las ejecuciones, que según el gobierno de Washington revelan "la naturaleza del tiránico régimen" de Fidel Castro. También España repudió el hecho, al igual que los grupos anticastristas de Miami.

"Al amanecer de hoy (por ayer) las sanciones fueron aplicadas", se indicó en una nota oficial, leída en el noticiero de la televisión estatal cubana.

El Tribunal Provincial de Ciudad de La Habana, "tomando en cuenta la alta peligrosidad social de los hechos", condenó el 8 de abril a la pena de muerte a Lorenzo Enrique Copello Castillo, Barbaro Leodan Sevilla García y Jorge Luis Martínez Isaac, acusados de ser "los brutales jefes de los secuestradores".

Las condenas fueron ratificadas luego por el Consejo de Estado y por el Tribunal Supremo Popular, ante el cual los condenados presentaron apelaciones que fueron rechazadas. Se trata de las primeras ejecuciones confirmadas en Cuba desde abril de 2000, cuando, según grupos de derechos humanos de la isla, se ejecutó la última pena capital. Otras condenas a muerte desde entonces no se cumplieron.

"Esto significa un retroceso; en 2000 dejaron de fusilar, había una moratoria de facto", dijo Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

"Estas ejecuciones son un asesinato con ropaje judicial. Cuando se actúa de manera tan sumaria, el riesgo de errores es muy alto. Se busca ejemplarizar, pero los actos delictivos de estas personas no significaron lesiones graves para nadie", añadió.

El gobierno cubano, que señaló que en el proceso hubo "pleno respeto de las garantías y derechos fundamentales de los acusados", no detalló la forma en que fueron ejecutados, pero según Sánchez a las familias les comunicaron que habían sido fusilados.

Con la intención de dirigirse a Estados Unidos, los condenados secuestraron el 2 de abril un transbordador que, con 50 personas a bordo, realizaba el corto trayecto entre La Habana y la localidad cercana de Casablanca.

Pero el transbordador, de 15 metros de eslora, se quedó sin combustible a 45 kilómetros de Cuba. Debido al fuerte oleaje, los secuestradores accedieron a que la embarcación fuera remolcada hasta el puerto cubano de Mariel, donde exigieron combustible para ir a Estados Unidos.

El secuestro finalizó cuando, tras 38 tensas horas, una turista francesa se tiró al agua, allanando el camino para que las autoridades redujeran a los secuestradores, que llevaban una pistola y algunas armas blancas. Otros cuatro participantes en el secuestro fueron condenados a cadena perpetua, otro a 30 años de prisión y tres mujeres a sendas penas de cinco, tres y dos años.

Episodios similares

El secuestro del ferry se produjo pocos días después de que se llevaron a cabo dos secuestros de aviones, también para llegar a Estados Unidos.

El gobierno cubano acusa a Estados Unidos de fomentar estos secuestros por ser demasiado tolerante con los secuestradores. Los seis hombres que tomaron con cuchillos un avión el 19 de marzo y lograron llegar al Estado norteamericano de Florida quedaron en libertad provisional bajo fianza, lo que indignó al gobierno cubano.

Según la nota del gobierno, el secuestro del ferry supuso "peligros potenciales no sólo para la vida de numerosas personas inocentes, sino también para la seguridad del país".

La nota añadió que Cuba está sometida "a un plan siniestro de provocaciones fraguado por los sectores más extremistas del gobierno de Estados Unidos y sus aliados de la mafia terrorista de Miami con el único propósito de crear condiciones y pretextos para agredir a nuestra patria".

La hostilidad entre ambos países, que rompieron relaciones diplomáticas tras la revolución castrista de 1959, creció drásticamente en las últimas semanas. Cuba acusó a Estados Unidos de crear y financiar a la oposición interna en la isla, donde días atrás fueron encarcelados 75 disidentes acusados de ser mercenarios al servicio de Washington.

En la capital norteamericana, el Departamento de Estado dijo ayer que no tenía confirmación oficial de las ejecuciones, pero señaló que, "de ser ciertas, revelan la naturaleza del tiránico régimen y de los tribunales arbitrarios que caracterizan a Cuba".

También España condenó las ejecuciones, que demuestran que Castro "es un tirano", mientras que en Miami, donde reside la mayor comunidad del exilio cubano, los principales grupos anticastristas reaccionaron duramente.

"Es evidente que (La Habana) está buscando enviar un mensaje sangriento, de terror, a la población", dijo Mariela Ferretti, vocero de la Fundación Nacional Cubano-Americana.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios