AC/DC, un clásico del rock´n roll

El veterano grupo australiano finalmente fue admitido en el Salón de la Fama
(0)
21 de abril de 2003  

BEVERLY HILLS (The New York Times Syndicate).- La banda dispara cañones y toca campanas gigantescas en su conciertos. El vocalista da alaridos similares a los de espíritus irlandeses que anuncian la muerte, y el volumen normalmente es tan alto que puede detener la embestida de un rinoceronte.

¿Acaso eso es material para el Salón de la Fama?

Sí, si hablamos de AC/DC. Tan sólo pregunten al Salón de la Fama del Rock and Roll, que el 10 de marzo último admitió formalmente al quinteto australiano de hard-rock en una ceremonia efectuada en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York.

AC/DC respondió con una presentación típicamente impetuosa, pero sus irreverentes miembros reconocen cierta ambivalencia con respecto a su sacralización.

"Es agradable que lo hayan ofrecido", dice el guitarrista Malcolm Young, quien junto con su hermano mayor, Angus, el que viste como escolar, fue el cofundador del grupo en 1973. "Pero también hemos sido rechazados anteriormente, no fuimos elegidos en nuestra primera ocasión (en la votación). Hemos estado tocando durante 30 años, ¿sabe? De forma que Angus y yo no estamos demasiado impresionados con respecto a eso. Pero lo hicimos, porque no queremos ser majaderos.

"De alguna manera es un tanto gratificante -concede-, pero no es un honor para nosotros. Creo que sería mejor que nos ignoren de nuevo. Para mí sólo se trata de otra fiesta por el negocio. Uno se viste de gala, qué tiene que ver maldita la cosa con el rock `n´ roll, el verdadero rock `n´ roll."

Y sin duda AC/DC es rock `n´ roll verdadero. Además, Steven Tyler, de Aerosmith, que nombró a AC/DC para ser incluido en el Salón de la Fama, elogió a la banda como "la prueba ácida de lo que hace el rock".

Más aún, AC/DC ha mantenido su credibilidad rocanrolera -amén de haber vendido mas de 140 millones de álbumes- sin el beneficio de colocar un solo sencillo en las Mejores 20 Canciones (Top 20), aunque estaciones radiales de rock transmiten de modo regular favoritas de sus seguidores como "Dirty Deeds Done Dirt Cheap" (1976), "Highway to Hell" (1979), "Back in Black" (1980) y "You Shook Me All Night Long" (1980).

Todo empezó en su nativa Glasgow, Escocia, dice Young, varios años antes de que la banda cobrara forma en Sydney. "Existía una visión -dice-. Esencialmente era que no deseábamos tener empleos de día y que pudiéramos salir y tocar la guitarra como un medio para ganarnos la vida, algo que nos encantaba hacer. Era magnífico si podías renunciar a tu empleo y pasar más tiempo trabajando con la guitarra. Esa era nuestra ambición y nuestra visión, y sencillamente se fue volviendo cada vez más grande a medida que la banda evolucionaba.

"Con todo, no hubo nada parecido a un plan maestro -aclara Young-, no como los que todos tienen hoy día. Somos sólo personas de la clase trabajadora, y simplemente nos alegraba que uno pudiera pasarlo bien ganando dinero, incluso si eran 50 dólares por semana."

Los menores de seis hermanos y una hermana, Angus y Malcolm Young empezaron a tocar la guitarra solamente porque era lo que se acostumbraba en su familia.

"Todos nuestros hermanos tocaban la guitarra -explica Young-. Ya tocábamos la guitarra antes que los Beatles, retomando tonadas instrumentales y composiciones similares, además de que solíamos tocar las cuerdas abiertas porque nuestros dedos no tenían el largo suficiente para esas viejas y enormes guitarras acústicas."

La familia se mudó a Australia en 1963 y el hermano mayor, George Young, empezó a tener éxitos tales como "Friday on My Mind" (1966) con los Easybeats.

"Cuando emigramos hacia Australia provenientes de Glasgow -recuerda-, nos estuvimos hospedando en un refugio para inmigrantes durante tres o cuatro semanas, y él formó un grupo con otros tipos que estaban ahí. Realmente nunca lo escuchamos, porque sencillamente ellos se iban a practicar por su cuenta. No fue sino hasta que grabaron un disco y él volvió a casa con él, cuando lo siguiente que se supo fue que era el número uno en Australia y entonces pensamos: "Caray, ¿cómo pudo suceder esto?""

Malcolm, Angus y el vocalista Bon Scott fundaron AC/DC en 1973, con George y su ex compañero Harry Vanda de Easybeats como productores. El grupo grabó con frecuencia y efectuaba largas giras, haciendo gradualmente incursiones en Australia y Gran Bretana. "Highway to Hell" fue el primer gran logro de AC/DC en el mercado estadounidense, ascendiendo en las tablas al numero 17 en 1979, pero dicho triunfo fue empañado por una tragedia.

En febrero de 1980, el exhibicionista y jovial Scott murió en Londres después de una noche de excesos con drogas y alcohol. Las autoridades dictaminaron que fue "muerte accidental," y AC/DC estuvo a punto de abandonar todo, hasta que la familia de Scott los exhortó a seguir adelante.

Incluso actualmente, dice Young, el espíritu de Scott sigue siendo una parte integral de AC/DC.

Con el vocalista Brian Johnson, AC/DC de hecho se volvió más popular. "Back in Black," la turbulenta elegía a Scott, alcanzó el número 4 en las tablas de Billboard, y desde entonces ha vendido más de 41 millones de copias en escala mundial, lo cual lo convierte en el sexto disco mejor vendido de todos los tiempos. Los álbumes de la banda se siguen vendiendo y sus presentaciones en vivo se agotan siempre.

AC/DC recientemente cambió de etiqueta a Epic Records. Aún le debe a EastWest Records un álbum final de estudio, pero Epic ya empezó a reeditar los primeros 15 álbumes de la banda, en tanto que el siguiente lote de cinco discos saldrá al mercado el 20 de mayo. No contienen pistas adicionales, pero los nuevos discos compactos (CD) le dan acceso a sus seguidores a un sitio especial en Internet que incluye videos, música y otra información relacionada con los álbumes.

"Lo que más nos preocupaba a Angus y a mí era la envoltura, ahora el empaque vuelve a ser de calidad," dice Young, agregando que en lanzamientos previos, la situación "había quedado a la deriva y la calidad había bajado un poco."

Informa que las nuevas versiones de los álbumes fueron remasterizadas para ser incluso más estridentes que los originales. "Ese es el gran valor agregado -dice sin ocultar su deleite-. Probé uno el otro día y luego puse el nuevo disco para compararlos, y tal vez era, diría, un treinta por ciento más estridente; quizá más".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios