California sufre su peor crisis energética

Ordenan cortes programados
(0)
19 de enero de 2001  

LOS ANGELES.- Pertrechados con linternas, generadores y leña, los californianos tuvieron ayer su segundo día consecutivo de apagones rotativos, provocados por la crisis financiera de las compañías distribuidoras de energía, al tiempo que el gobierno del Estado intentaba desesperadamente comprar electricidad a otras compañías con fondos públicos.

Con los apagones, barrios enteros del norte y centro californiano quedan sin electricidad durante una hora y media, varias veces al día, por la falta de energía para proveer a todo el Estado . Los primeros cortes rotativos ordenados desde la Segunda Guerra Mundial dejaron sin luz a cerca de medio millón de personas del más rico de los Estados norteamericanos.

"California ha sido declarado en estado de emergencia", afirmó el gobernador del Estado, Gray Davis.

En las últimas semanas, la crisis financiera de las compañías prestadoras, cuellos de botella en las redes y la falta de electricidad, empujaron al sistema energético de California al borde de un abismo.

"Los apagones han sido la última opción. Necesitamos que la gente entienda la seriedad de la situación y la necesidad de conservar energía", señaló un vocero de la compañía Pacific Gas & Electricity.

La firma, la principal compañía eléctrica del Estado, al igual que Southern California Edison, la segunda en importancia, está a punto de quebrar. La bancarrota la ha evitado por el momento la petición del gobernador Davis a la Legislatura para que permita la utilización de nuevos fondos para mantener el Estado iluminado los próximos días.

Alto impacto económico

Durante meses, las firmas eléctricas regionales pagaron sumas astronómicas para obtener energía y, en las últimas semanas, se encontraron frente a una crisis de crédito para seguir comprando electricidad. A ello se sumó el aumento del precio del metano utilizado para generar electricidad y la falta de lluvias, que redujo la producción hidroeléctrica.

Los cortes eléctricos se han convertido en el presagio de un futuro oscuro para un Estado que goza de uno de los mejores momentos en su economía, igual a la de una sexta potencia mundial.

Desde gente varada en ascensores hasta cajeros automáticos inutilizados, los cortes han causado una variedad de problemas a los habitantes de Modesto, Sacramento y otras ciudades del norte y centro del Estado. En San Francisco, la electricidad se cortó sin anuncio previo, por lo que cientos de pasajeros de subterráneos quedaron atrapados en los túneles hasta que retornó la energía.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios