En Rotterdam se mueven los espacios

La Bienal Internacional de Arquitectura contará con la participación de dos arquitectos argentinos
(0)
30 de abril de 2003  

La semana próxima, en Rotterdam, se realizará la Bienal Internacional de Arquitectura y dos jóvenes arquitectos argentinos fueron invitados a exponer su original proyecto para un centro de transferencia de pasajeros. La arquitecta Francine Houben, directora de la Bienal (y socia del reconocido estudio local Mecanoo) invitó formalmente a los arquitectos Luis María Etchegorry y Oliverio Najmías (ambos de 28 años) a participar de la muestra-debate Mobility Laboratory (MO_LAb), que el 7 de mayo abrirá formalmente el encuentro mayor.

Estarán 90 arquitectos, ingenieros y artistas seleccionados entre 500 participantes de todo el mundo, mostrarán y discutirán con el público sus trabajos sobre Movilidad, el espacio de una mirada , organizados en diferentes grupos: transferencia; caminos; bordes; campos; intersecciones; ficción-noficción; planeamiento urbano; logística. En el primero de los tópicos se enrolan los arquitecto Etchegorry y Najmías con su proyecto desarrollado para el concurso del Centro Multimodal de Transportes de La Plata, que no mereció ningún premio en esa oportunidad (como se sabe, el primer premio lo obtuvo el arquitecto Rolando Schére).

"Consideramos que si hay un programa que representa los tiempos que corren, ése es el del centro multimodal de transportes. Entonces, el desafío fue doble al intentar generar un nuevo edificio con lenguaje contemporáneo, relacionado con el edificio de la estación de trenes, declarado patrimonio histórico", aclaran Etchegorry y Najmías.

Superando a la ficción

Paralelamente a la estación de trenes se proyectó el edificio de la estación de ómnibus. Ambas están conectadas en uno de los extremos, y, vistos en un corte transversal, presentan diferencias de niveles entre los andenes del tren (-7 m); el nivel de la calle y tránsito vehicular (0 m), y el de boleterías y esperas de pasajeros de ómnibus (+ 4,5 m).

Para salvar las diferencias de altura entre el nivel de tránsito vehicular y las esperas del nuevo edificio, los arquitectos propusieron un contenedor que, además de reducir la cantidad de ascensores y escaleras mecánicas, también atiende las necesidades de personas con movilidad reducida. En correspondencia con los andenes de cada línea de transporte, pero en el nivel superior, se dispone igual número de módulos (que contienen las salas de espera climatizadas y el despacho de equipajes), accionados por un mecanismo de tijeras. De esta forma, la sala de espera desciende hasta el nivel vehicular a la hora de partida o arribo, ocupando el hueco un patio interior verde alojado en su cubierta.

A un paso de Milán

Antes de viajar a Holanda, el arquitecto Najmías fue a Milán para recibir la Mención del Concurso Hanssem (ver Arquitectura del 6 de noviembre de 2002), por el diseño de un prototipo de departamentos con desniveles y patio propio. El 10 de este mes, por la mañana, los organizadores llevaron a los premiados a visitar la Feria del Mueble y, por la tarde, arreglaron reuniones con los organizadores del concurso (Hanssem Corea) y con las firmas subsidiarias de Hanssem en Italia.

Oliverio Najmías, vía e-mail, contó que "luego conocimos el Atelier Mendini, donde el propio Alessandro mostró su producción actual para Alessi. Después partimos al centro de convenciones del Hotel Galles, donde estaban expuestos los trabajos; allí hubo una exposición y debate, y finalmente se entregaron los diplomas". Según se informó, se realizará una publicación muy cuidada. El encuentro posibilitó también un rico intercambio de ideas entre los participantes.

Un edificio para otro planeta

"Hicimos el concurso de La Plata como excusa para presentarnos en la selección del MO_LAb y en este sentido estamos satisfechos por el reconocimiento a nuestro trabajo, ya que el jurado argentino nos había dicho que nuestra propuesta no era viable, y que parecía de otro planeta", aclaran los arquitectos argentinos.

La arquitectura de datos es una de las herramientas más usadas por los que, como Etchegorry y Najmías, buscan conjugar formas alternativas con las vicisitudes del programa y del lugar; sin embargo, complica la materialización y eleva el costo del edificio. Muchas veces, la tarea de adaptar el diseño original a la realidad resulta por demás compleja (es el caso de la estación del puerto internacional de Yokohama, de Alejandro Zaera Polo), al mismo tiempo que supone un riesgo para los jurados.

Hasta el 9 de julio, se presentarán también en la Bienal arquitectos especialmente invitados como Odile Decq; MVRDV; Sauerbruch-Hutton; Dominique Perrault Office; Maximiliano Fuksas Architects; OMA, por ejemplo.

Más información en www.lab-rotterdam.nl/en/303.htm

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?