Bolívar se dio el gusto y es campeón

En un partido vibrante y espectacular, el equipo de Marcelo Tinelli se repuso de una desventaja de 0-2, superó a Rojas por 3-2 y se quedó con el título argentino
(0)
10 de mayo de 2003  

BOLIVAR.– Habrá que rendirse, nomás, ante tanto empeño, ante tanta entrega que dilapidó Bolívar, el nuevo campeón de la Liga Argentina de Clubes. En el sexto partido de la serie final dio muestras de su temperamento, se recuperó de una desventaja de 0-2 y se impuso en un choque vibrante a Rojas por 3 a 2 (19-25, 19-25, 25-23, 26-24 y 22-20).

Y se quedó con el título de manera espectacular, también tras reponerse de las dos primeras derrotas que le infligió su rival. No se dio por vencido: ganó cuatro veces consecutivas y gritó campeón. Todo un mérito para un equipo formado para esta temporada, sustentado en el apoyo de Marcelo Tinelli, su padrino.

  • El fervor del público. Son dos equipos que no tienen tradición en el voleibol argentino. Rojas Scholem transita por su segunda temporada en la Liga Argentina de Clubes, mientras que Bolívar Signia aún no cumplió su primer año de existencia y ya es campeón. Sin embargo, ambos generaron una revolución en el folklore popular de esta disciplina y movilizaron a dos ciudades a seguir a sus equipos en cualquier punto del país. Algo que no es muy común en este deporte.
  • La final del certamen tuvo condimentos especiales: largas colas en las entradas de los estadios varias horas antes del comienzo del partido; hinchadas que ingresan en el gimnasio una vez comenzado el encuentro flameando las banderas; cantitos alusivos a los contrarios; vallas que separan el ingreso de los locales de los visitantes, son algunas de las cosas que generaron estos dos equipos sólo separados por 250 kilómetros. Salvando las distancias, todo muy parecido a un partido de fútbol.

    Por un lado, Rojas tiene La 22 (los locos); un grupo de muchachos del lugar que se identifican entre la multitud porque son los que llevan los trapos del equipo y marcan las canciones por interpretar.

    Bolívar vivió la serie con la misma intensidad. De local o visitante, los muchachos de Daniel Castellani no estuvieron solos. Las Aguilas contaron en cada encuentro con el ferviente apoyo de La 20 (la alegría). Además, tienen una mascota, Aguilucho, presente en todos los partidos.

    En cada partido de local, Bolívar convocó a cerca de 1500 personas. En misma condición, su rival atraía a un millar de espectadores. De visitante, los dos llevaban 150 simpatizantes.

    Eso sí, más allá de la pasión que generaron en ambas ciudades sus equipos de voleibol, no hay que olvidarse de algo que colaboró, y mucho, para que la final sea un espectáculo con todos los brillos.

    El apoyo de Tinelli (Bolívar) y de Mario Pergolini (Rojas) a cada uno de los equipos hizo que esta Liga trascienda los límites del deporte. Anoche, por ejemplo, se llenó el estadio de enviados de revistas y programas chimenteros. Aunque en esta ocasión, el protagonismo estuvo más cerca de las tribunas, lejos de los sets de TV.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?