Suscriptor digital

Jugar con Borges

Así se llama un libro reciente donde Jaime Poniachik, a partir de textos del autor de Ficciones, propone diversos desafíos a la sagacidad del lector. Aquí, algunos de ellos y fragmentos de una entrevista a Borges incluida en el texto
(0)
18 de mayo de 2003  

Que el juego ha sido, para Borges, no sólo un motivo de placer, sino también una actitud estética ante la vida y la literatura, lo prueba la magnífica realidad de su obra.

Sin embargo, hasta ahora a nadie se le había ocurrido entrar en esa fiesta del intelecto que es su obra como a una cantera de desafíos a la imaginación y la inteligencia.

Tal fue el caso de Jaime Poniachik, director de la recordada revista Juegos y uno de los responsables de Ediciones De Mente; empedernido y luminoso difusor de acertijos, problemas y enigmas que el lenguaje, la lógica y las matemáticas suelen plantear.

En Jugar con Borges, el libro de reciente aparición, Poniachik incluye una entrevista al gran escritor publicada originalmente en la revista Juegos; y propone diversos problemas a la sagacidad de sus lectores: descubrir a qué aluden algunas célebres metáforas recopiladas por Borges en sus textos, completar el final de los versos de algunos de sus poemas con la palabra exacta que debe respetar la métrica, la rima y obviamente el sentido del texto, reconocer el significado exacto de un puñado de palabras ariscas que pueblan también la obra del escritor, o reflexionar sobre paradojas y contradicciones incluidas en la sofisticada materia de sus escritos.

Reproducimos a continuación algunos de esos desafíos, con sus correspondientes soluciones, y un fragmento de la entrevista a Borges. Hagan juego, señores.

Dos adivinanzas

"El Códice de Exeter incluye noventa y cinco adivinanzas en verso", dice Borges en Literaturas germánicas medievales, y pasa a mencionar unos pocos ejemplos, de los que rescatamos dos.

1 Un ladrón en la oscuridad devoró el famoso canto de un hombre y su fuerte fundamento.

Nada aprendió el furtivo huésped con haber devorado palabras.

¿Qué nombra el poema sin dar el nombre?

2 Mi morada es silenciosa, ni yo hago

[ruido.

El Señor ordenó que fuéramos juntos.

Soy más veloz que mi morada, a veces

[más fuerte,

pero ella trabaja más.

A veces suelo descansar; ella

[es incansable.

En ella habitaré mientras viva;si nos separan, mi destino es la muerte.

¿Quién habla aquí, quién lo cobija?

Iniciales

En lo que sigue, proponemos un juego que consiste en volver a encontrar las rimas que Borges supo encontrar antes que nosotros. Para armar el entretenimiento, hemos anotado unos versos, dejando adrede algunos huecos, así el lector sabrá rellenarlos con las palabras convenientes, según el siguiente criterio: las palabras gato y ñato, aunque diversas en sus significados, se diferencian tan sólo por la letra inicial; lo mismo ocurre con cada par de términos que calzan en los espacios libres de los versos siguientes (anote una letra por guión).

1 De esa ciudad de libros hizo d- - - -

a unos ojos sin luz, que sólo pueden

leer en las bibliotecas de los s- - - - -

(Poema de los dones. El Hacedor)

2 Pude haber sido un mártir. Fui un

[verdugo.

Purifiqué las almas con el f- - - -.

Para salvar la mía busqué el r- - - -,

el cilicio, las lágrimas, el yugo.

(El inquisidor. La moneda de hierro)

El diccionario

Las palabras que siguen son palabras que despertaron nuestra curiosidad al leer cuentos, poemas y artículos de Borges. Curiosidad es una manera elegante de decir que dudábamos sobre su significado, o bien lo ignorábamos por completo. Ahora, cada una de esas palabras viene acompañada por tres referencias: ¿sabe el lector cuál de ellas es la correcta? Dé su respuesta antes de seguir leyendo. Un acierto le vale 2 puntos. Pase luego a leer la cita de Borges que incluye la palabra en cuestión. Un acierto le vale ahora 1 punto.

Aduar

a) Aduana.

b) Poblado.

c) Almacén.

"Un cacique los salva de la muerte, pero quedan en el aduar como prisioneros."

(El Martín Fierro)

Hipogeo

a) Pista de carreras.

b) Cavidad subterránea.

c) Esfera hueca.

"Una mujer, la primera que le depararon los dioses, lo había esperado a la sombra de un hipogeo."

(El Hacedor)

Perspicuo

a) Sesgado.

b) Claro.

c) Oscuro.

"Mi primer recuerdo de Funes es muy perspicuo."

(Funes el memorioso. Ficciones)

Yahoo

a) Indio americano.

b) Pueblo ario.

c) Animal con forma humana.

"He referido mi estadía entre los Yahoos, pero no su horror esencial, que nunca me deja del todo y que me visita en los sueños."

(El informe de Brodie)

Soluciones

Dos antiguas adivinanzas: 1. La polilla; 2. El pez y el río. Iniciales: 1. dueños-sueños; 2. fuego-ruego. Diccionario: Aduar: b); Hipogeo: b); Perspicuo: b); Yahoo: c).

Para saber más: www.demente.com

Jugador en su salsa

–Borges, háblenos de juegos.

–Juegos, qué linda idea. En mi primer libro, había un poema sobre el truco que no era muy bueno.

–¿Qué piensa del truco?

–Me gusta mucho. Las jugadas de póquer o ruleta siempre tienen que ser por dinero. En cambio, el truco tiene un interés propio, es una especie de humilde ajedrez.

–Usted dijo alguna vez que aborrecía los deportes, pero también son juegos.

–Lo malo de algunos juegos es que haya perdedores. Yo sospecho que, si el fútbol interesara a la gente, no importaría quién gana. Es absurdo que once jugadores argentinos le hayan ganado a once holandeses. ¿Qué victoria es ésa? ¿Qué dirán los militares? Once infelices de un bando y once infelices del otro. Yo quiero mucho a Inglaterra y hay mucha gente que la odia; qué raro que no le echen en cara a Inglaterra uno de los mayores pecados que ha cometido: haber llenado el mundo de estúpidos juegos físicos.

–Huizinga dice que el juego es anterior a la cultura.

–Y anterior al hombre, también. Mi enorme gato blanco juega todos los días con un perro de policía que vive en el departamento vecino. Nunca se han lastimado.

–Se dice que los animales que no han tenido oportunidad de jugar se vuelven huraños e indiferentes cuando empiezan a envejecer.

–Bueno, yo soy un gato viejo. ¿Qué tengo que hacer para no envejecer?

(Fragmento de una entrevista con Jorge Luis Borges, realizada en 1981)

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?