Habilitan el puente Rosario-Victoria

La conexión vial tiene una longitud de 59,4 kilómetros y se extiende sobre el delta del río Paraná; ubicación estratégica
(0)
21 de mayo de 2003  

ROSARIO.- Con la habilitación del puente que une las ciudades de Rosario y Victoria, prevista para las primeras horas de mañana, los habitantes de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos habrán cumplido un viejo anhelo, y la región se encaminará hacia su consolidación como centro neurálgico del corredor bioceánico que conectará los puertos de Chile con los de Brasil.

La conexión vial (sobre la que también se informa en el suplemento Arquitectura), que se extiende a lo largo de 59,4 kilómetros sobre el delta del río Paraná, brindará una alternativa atractiva para el transporte de cargas del Mercosur. Su ubicación estratégica, en el corazón de la pampa húmeda, en tanto, no sólo acorta distancias y abarata el costo de flete, sino que también facilita el embarque de mercaderías destinadas a la exportación.

"El puente cambiará la historia de dos regiones que hasta ahora estuvieron separadas. Surgirán posibilidades comerciales, culturales y laborales que hoy son difíciles de dimensionar", afirmó el gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann, y añadió: "Será clave en la consolidación de los corredores de exportación que es necesario fortalecer en América del Sur".

La construcción de la obra comenzó en septiembre de 1998 por iniciativa del entonces presidente de la Nación Carlos Menem. Los trabajos estuvieron a cargo de Puertos del Litoral SA, un consorcio integrado por las empresas Impregilo, Iglys, Hotief AG, Techint y Benito Roggio, que tendrá a su cargo la explotación del puente durante 25 años.

El costo

El costo total de la obra es de 385 millones de dólares. Se extiende desde el barrio rosarino de La Florida, donde se planea habilitar un parque y un balneario sobre el río Paraná, hasta el acceso este de Victoria. Consta de un puente principal de 608 metros de longitud, además de dos viaductos de acceso y 12 puentes sobre los riachos que corren en la zona de islas.

La habilitación del puente modificará usos y costumbres de los pobladores a ambas márgenes del río y favorecerá el desarrollo económico de la región, ya que permitirá una conexión fluida entre la pampa húmeda y la Mesopotamia. Su influencia será vital en el mercado granario, que exporta la mitad de su producción por los puertos del sur santafecino.

"Será un vehículo de integración y un referente simbólico del imperativo de estos tiempos, que es la necesidad de sumar fuerzas para que la Argentina pueda cambiar", sostuvo el intendente de Rosario, Hermes Binner.

"El puente es uno de los mejores ejemplos de la creación colectiva y, como tal, un digno motivo para renovar la esperanza en estos momentos tan difíciles", enfatizó.

Los intendentes de Rosario, Hermes Binner, y de Victoria, Entre Ríos, Jorge Valverde, acordaron suspender hasta hoy, a las 11, el abrazo que tenían previsto realizar anteayer sobre el puente carretero que conecta ambas ciudades, como consecuencia de las intensas lluvias que afectan la zona de islas.

El progreso que llega en forma de camino

Más de una vez habitantes de Santa Fe y de Entre Ríos habrán imaginado la posibilidad de cruzar el Paraná en poco tiempo. Pues bien, desde mañana lo harán en 60 minutos. Y se habrá marcado otro hito en el progreso de la comunicación vial.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?