Suscriptor digital

La Villa 31 enfrenta a los candidatos

Macri quiere que se vaya de Retiro; Ibarra insiste en urbanizarla; Bullrich busca relocalizar a unas 1000 familias
Evangelina Himitian
(0)
28 de mayo de 2003  

Nadie pudo con ella. Sobrevivió a las topadoras. A desalojos compulsivos. Las promesas de urbanizadores y las ofertas de indemnizaciones y de viviendas subsidiadas sólo consiguieron que se hiciera más grande. La Villa 31 tiene hoy más de 13.300 habitantes. Y un potencial de crecimiento anual que no se detiene: en sólo dos años, aumentó en un 40 por ciento la cantidad de ocupantes.

Es el destino de muchas de las 43 personas que cada día se suman a los asentamientos que hay en Buenos Aires. Es la villa porteña que tiene casas más altas. Ante la falta de terreno para expandirse, los pobladores comenzaron a construir para arriba. En el barrio Güemes, el más cercano a la terminal de ómnibus de Retiro, hay casas de cuatro pisos y muchas cuentan con televisión satelital.

Ningún intendente o jefe de gobierno pudo hasta hoy transformar o mudar la villa. A menos de tres meses de las elecciones locales, el único asentamiento que se levanta en el centro de la ciudad es un tema obligado en la agenda.

Si gana los comicios de agosto próximo, Mauricio Macri, candidato por Compromiso para el Cambio, anuncia que la permanencia de la villa en una de las zonas de Buenos Aires más codiciadas por los agentes inmobiliarios tiene los días contados.

El plan de Aníbal Ibarra, si consigue ser reelegido, es levantar allí un barrio de casas económicas. Claro que hace dos años lanzó esa misma promesa, aunque en la Comisión Municipal de la Vivienda (CMV) reconocen que todavía no se comenzó con esa tarea. Patricia Bullrich, candidata de Unión por Todos, propone que unas 1000 familias vuelvan a su provincia o país de origen, y que el resto de la villa sea reurbanizada. Luis Zamora no dio a conocer su proyecto.

Propone Macri

"Según nuestros equipos técnicos, hoy el 70% de los habitantes de la Villa 31 preferiría vivir en un lugar más digno. Para eso, la gente va a tener diversas opciones dentro del esquema de 25.000 viviendas que vamos a construir en cuatro años", aseguró Macri.

Según explicaron los técnicos que diseñaron ese plan habitacional, la propuesta consiste en "ayudar" a ese 70% a "reubicarse" fuera de los terrenos que hoy ocupa la villa, entre el puerto y la estación de Retiro.

"No habrá desalojos a la fuerza, porque la mayoría de la gente se quiere ir. Hace diez años no era así, pero ahora cambió la composición de la villa. Mucha gente que cayó del sistema que tiene que convivir con gente que tiene hábitos non santae ", confió uno de los técnicos.

Como razón de gobierno, los hombres de Macri argumentan la contaminación: "La Villa 31 está en terrenos que lindan con una zona de actividades industriales de alto contenido contaminante, lo cual trae aparejado grandes riesgos para la salud", asegura el informe técnico. Se financiaría con "recursos existentes, utilizados en forma eficiente, y también con dinero de préstamos de organismos internacionales que el actual gobierno está gastando en contratos de consultoría", detalla.

Propone Ibarra

En marzo de 2001, al inaugurar las sesiones ordinarias de la Legislatura Ibarra anunció que su gestión transformaría la villa en un barrio de casitas, financiadas con créditos blandos, hechos a medida de las posibilidades de los residentes. LA NACION quiso conocer el estado de tal urbanización. Pero desde la CMV se informó que no se había comenzado "porque son terrenos ferroviarios que pertenecen a la Nación".

"La propuesta es mantener la asistencia social a los habitantes y seguir con la construcción de infraestructura y equipamiento", asegura un informe que envió la administración de Ibarra ante la requisitoria de LA NACION. Según el escrito, desde 2002 se abrieron 620 senderos peatonales, se conectó a la red pluvial y cloacal a 730 hogares; a la red eléctrica, a 7570 viviendas y al agua potable, a 670 hogares. También se realizaron 1950 trabajos de mejoramiento de calles.

Pero del plan de radicación anunciado, ¿se adelantó en algo? "Los proyectos en marcha no implican el abandono del proyecto de urbanización para toda la zona de Retiro, ya que los trabajos de infraestructura que se van a realizar son imprescindibles para cualquier tipo de urbanización futura", explica el informe.

Propone Bullrich

"Proponemos la relocalización del 25% de las familias, que según relevamientos propios, quieren volver a su provincia o país de origen", aseguró Patricia Bullrich. Para ello, explicó, se proyecta crear un fideicomiso con los títulos que se harán sobre las propiedades de los habitantes de la villa. Una vez que acepten dejar el asentamiento, se les otorgaría un crédito blando de hasta $ 30.000, a pagar en diez años.

"Haremos un seguimiento para constatar que ese dinero se emplee en la compra de una vivienda en la provincia de Buenos Aires, en el norte argentino o en el país limítrofe de donde es originaria. Esas propiedades formarán parte del fideicomiso hasta que se terminen de pagar", explicó. Con los habitantes que permanezcan, promete, se hará un barrio. "No habrá más villa en Retiro - asegura Bullrich-. Buscaremos un acuerdo con la Nación para conformar una sociedad mixta. No insistiremos en la transferencia de las tierras. Tanto la Ciudad como la Nación aportarán para financiar la apertura de calles y la construcción de viviendas", dijo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?