Suscriptor digital

De la Sota fue reelegido en Córdoba

El gobernador consiguió más del 50 por ciento, según los primeros cálculos, y derrotó por amplio margen al radical Aguad
(0)
9 de junio de 2003  

CORDOBA.- El gobernador justicialista José Manuel de la Sota logró un respaldo contundente a su gestión y consiguió ser reelegido para un nuevo mandato con más del 50 por ciento de los votos.

En una elección que se desarrolló con absoluta normalidad y que resultó claramente polarizada entre la coalición Unión por Córdoba, liderada por el justicialismo, y la Unión Cívica Radical (UCR), la fórmula De la Sota-Juan Schiaretti (51,44%) se impuso por una diferencia que supera los 14 puntos al binomio radical Oscar Aguad-Antonio Rins, que cosechó el 37,11 por ciento de las adhesiones.

Antes de las 21, De la Sota festejó la victoria. Lo hizo en una conferencia de prensa en la que calificó su triunfo de "histórico" y anunció que acompañará el proceso que encabeza Néstor Kirchner (ver aparte).

El Presidente llamó al gobernador por teléfono desde Santa Cruz para felicitarlo y lo invitó a participar de la comitiva que viajará pasado mañana a Brasil en visita de Estado.

El triunfo de De la Sota vuelve a ponerlo en un primer plano en el peronismo nacional luego de su frustrada candidatura presidencial y, al mismo tiempo, otorga a Kirchner la primera victoria electoral desde que llegó a la Casa Rosada.

Claridad

La claridad del triunfo -en especial en el interior de la provincia, donde el justicialismo se impuso a la UCR con mucha más comodidad que en la capital- encendió los festejos justicialistas apenas segundos después del cierre de los comicios, cuando se conocieron las primeras encuestas de boca de urna, y, además, desactivó cualquier posibilidad de polémica o duda respecto del ganador de la jornada.

Muy lejos de las dos fuerzas mayoritarias, con apenas el 3,6 por ciento de los votos, el binomio de Izquierda Unida (IU) conquistó el tercer lugar y relegó al cuarto puesto a la fórmula menemista del Frente por la Lealtad, que, pese a contar con el respaldo de la Ucedé y a que Carlos Menem había conquistado el primer lugar en la última elección presidencial, consiguió el 2,5 por ciento.

Más atrás se ubicó la fórmula del Movimiento Nacional y Popular, que responde al ex presidente Adolfo Rodríguez Saá, con el 1,5 por ciento de los votos. Y en los últimos puestos quedaron los candidatos del Partido Socialista y el Partido Intransigente, con el 1,1 por ciento cada uno, y el Partido Obrero y el Partido Humanista, en otro empate, con el 0,7 por ciento.

Todos los porcentajes son provisionales, basados sobre el 60 por ciento de las mesas escrutadas.

Las bajísimas temperaturas -en varios lugares hubo registros bajo cero- demoraron la afluencia de votantes a las urnas.

Sin embargo, y siempre según datos provisionales, en la elección de gobernador y vicegobernador habría sufragado el 70 por ciento del padrón. Ese porcentaje señala una participación inferior a la registrada el 27 de abril último, cuando más del 80 por ciento de los ciudadanos se manifestó para elegir presidente.

Sin embargo, desde la justicia electoral señalaron que fue reducido el porcentaje de votos en blanco. Sobre el total de votantes, sólo el 2 por ciento colocó el sobre vacío.

Otro factor de demora se originó en que alrededor del 10 por ciento de los ciudadanos convocados para ser presidentes de mesa (una tarea que aquí no prevé ninguna remuneración) se excusó ante la justicia electoral, lo que provocó algunos inconvenientes en el inicio de los comicios. Pero fuera de esos trastornos habituales, no hubo ningún episodio que entorpeciera el desarrollo de la jornada.

Hombre de costumbres

En contra de lo que hace habitualmente, José Manuel de la Sota fue uno de los primeros candidatos que emitieron su voto. Llegó a la escuela de Villa Carlos Paz -su ciudad de residencia- a las 9.48, acompañado por su esposa, Olga Riutort, mencionada como posible candidata a senadora nacional en las próximas elecciones legislativas.

Tranquilo y de buen humor, el gobernador admitió que la elección era un virtual plebiscito de su gestión y justificó el sesgo de sus acciones proselitistas (apeló a la publicidad oficial para hacer campaña) explicando que la de ayer fue la "primera elección" que lo encuentra ejerciendo el gobierno.

En las tres anteriores peleó desde el llano. Respecto de los gastos de propaganda, partidaria y oficial, Riutort negó que hayan ascendido a cifras millonarias, como asegura la oposición, y afirmó que todo estará justificado en la rendición de cuentas que se hará esta semana ante la justicia electoral.

El radical Aguad, entretanto, llegó a su lugar de votación -en esta ciudad- caminando. Un modo de reforzar la idea de que el radicalismo cordobés está iniciando "una marcha por el cambio".

Seguros de que no habría sorpresas, desde muy temprano los militantes justicialistas comenzaron a armar el palco desde donde De la Sota les habló a los suyos anoche, frente a la Casa de Gobierno, entre banderas amarillas y anaranjadas. Ese fue el gran festejo por la reelección.

Dada la contundencia de esos sondeos, todos los candidatos admitieron el triunfo delasotista antes de que anocheciera y sin esperar datos oficiales.

De la Sota asumirá el 12 del mes próximo y su mandato caducará el 10 de diciembre de 2007. Esta vez, y de manera excepcional, el período del gobernador se extenderá por cuatro años y medio.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?