Trepada: River, a la punta con goles y decisión

En un partido atrapante por las variantes en el juego y el marcador, el equipo de Pellegrini venció 4 a 3 a Lanús tras remontar dos desventajas y es líder otra vez
Claudio Mauri
(0)
16 de junio de 2003  

La punta del Clausura es un universo insondable en el que todo puede pasar, en el que nada puede darse por seguro ni descontado. Las certezas escasean y las sensaciones se alteran permanentemente. Cierto rasgo esquizofrénico prendió en el techo del torneo y eso lo hace tan excitante como imprevisible. Ciertamente, en ese contexto hay que ubicar a River, el nuevo puntero que aprovechó los tropezones de Boca y Vélez con un triunfo al que es casi imposible encerrar en un solo concepto, dentro de un partido volcánico por los vaivenes del resultado, el torrente de emociones, los planteos opuestos.

Si bien la victoria de River atravesó contrastantes estados y características, esa diversidad no echa sombra ni menoscaba los merecimientos y la justicia del éxito. Por dos razones concluyentes: tuvo las individualidades más desequilibrantes y pudo traducir su mayor ambición en el marcador, lo cual no siempre es posible en el fútbol. Después sí se puede desgranar el resto: el sufrimiento al que se expuso en el final por no rematar a un rival que en varios pasajes del segundo tiempo había bajado los brazos, la personalidad y la entrega para reponerse a dos desventajas y a un penal desperdiciado, las variantes en ataque y los padecimientos defensivos. Dentro de esa inestabilidad, River, al menos, hizo prevalecer los perfiles positivos.

Viejo zorro de la dirección técnica, Chiche Sosa movió el tablero con un dibujo por demás conservador. Cinco defensores, con Galván de libre y los otros dos centrales, Hoyos y Alesandria, tomando en zona a Fuertes y Cavenaghi. Le dio a River el campo y la pelota y se reservó la carta del contraataque. Y encontró enseguida recompensa, con la escalada en una réplica del lateral uruguayo García y un centro largo y pasado que Garcé, encimado por Díaz, convirtió en gol en contra. River no demoró en reaccionar: gran pase al vacío de Pereyra y Cavenaghi, tras la primera tapada de Flores, terminó empujando la pelota con la colaboración de Alesandria.

En mar abierto, a la defensa visitante le costaba hacer pie ante la movilidad de Díaz y Mannara. Los imponderables volvieron a escena con el remate de Benítez que se desvió en Garcé para el segundo gol. Lo de Lanús era un canto a la efectividad: dos tiros al arco e igual cantidad de goles en 21 minutos. Pero a sus planes defensivos le sobraban hombres y le faltaban seguridad, firmeza para frenar a un River que se le venía con la conducción de D´Alessandro (tiro libre en un palo), la profundidad de Lucho González, la rotación de los delanteros, el empuje de todos. Fuertes, impaciente, desvió un penal, pero no se desanimó porque tiene la tozudez -no la inteligencia- de los goleadores.

Así apareció para definir una jugada armada por Ludueña y González. Por el lesionado Coudet ya estaba el Hachita Ludueña, un volante que cada vez que agarra la pelota da la impresión de que va a hacer algo importante. Y no se queda sólo en insinuaciones. River desplegaba las velas y era poco menos que incontenible. Llegó el tercero, un golazo por elaboración y precisión entre D´Alessandro y González, autor del último toque.

De arranque en el segundo tiempo, Fuertes corajeó sobre la salida de Flores e hizo el cuarto, tras el centro de D´Alessandro. En Lanús había ingresado un delantero (Bustos Montoya) por un defensor (Hoyos), pero ese tanto le comió la moral. Acusó estatismo y dejó espacios; River tocó, gobernó y creó varias situaciones, pero entre Flores y deficientes definiciones no estiró la ventaja. Hasta que Bustos Montoya esquivó a tres hombres y le sirvió el descuento a Morales, que con su expulsión frenó la reacción granate. Con algún susto en el cierre, River volvía a la punta entre el derroche y algunos costos, la comodidad y los apuros. Así le hechó el lazo a este Clausura indomable.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios