Suscriptor digital

Las ballenas se quedaron sin santuario en el Atlántico Sur

La iniciativa propuesta por la Argentina y Brasil, y respaldada por Sudáfrica, fue rechazada en la segunda jornada de votaciones, en el marco de la 55o. reunión de la CBI que se lleva a cabo en Berlín; tampoco fue aprobado el Santuario del Pacífico Sur
(0)
18 de junio de 2003  • 09:55

Nota de la primera jornada de votación

Uno de los temas más importantes en la agenda de la Comisión Ballenera Internacional para la Argentina, como así también para Brasil y Sudáfrica, es la creación del Santuario Ballenero en las aguas del Atlántico Sur. Por cuarto año consecutivo se presentó la propuesta y, nuevamente, no alcanzó las tres cuartas partes de votos necesarios para su aprobación.

A diferencia del año último en la reunión en Japón, la propuesta obtuvo un nuevo voto. En esta ocasión, el resultado fue de 24 en favor, 19 en contra y 3 abstenciones.

Además, tampoco fue aprobado el Santuario Ballenero del Pacífico Sur, propuesta patrocinada por Australia y Nueva Zelanda, con 24 votos en favor, 17 en contra y 4 abstenciones.

"Los Santuarios son de gran importancia ya que son áreas que pueden ser utilizadas para investigación, manejo y conservación de ballenas", comentó a la salida de la segunda jornada de votaciones Vanesa Tossenberger, de la Fundación Cethus y de Whale and Dolphin Conservation Society, de Inglaterra.

En la primera jornada, los países conservacionistas habían logrado una victoria importante al obtener la resolución de la "Iniciativa Berlín", una propuesta que permitirá la creación, en el seno de la CBI, de un comité dedicado exclusivamente a políticas de conservación de los cetáceos. Ayer, la no obtención de los votos necesarios para la creación de los dos santuarios, fue un duro revés para estas naciones.

"A pesar de tener la mayoría de los votos en favor, todavía no tenemos las tres cuartas partes para su aprobación. Se espera que el año entrante en la próxima reunión 56 de la CBI en Sorrento, Italia, se vuelvan a presentar las propuestas de Santuario", declaró Marta Hevia, de la Fundación Cethus. Habrá que esperar un año más.

Voces en contra de los Santuarios

Entre los detractores de la creación de nuevos santuarios, además de los existentes desde 1994 en el Océano Indico y en la Antártida, Noruega tachó la propuesta argentino-brasileña de "inadmisible" y Japón dijo que la misma "se contradice con los principios y propósitos de la convención fundacional" de la CBI.

El comisario Noruego, Odd Gunnar Skagestad, observó que siete de los países que anunciaron su apoyo al santuario dijeron estar "orgullosos" de ello, y recordó que el "orgullo nacional" es precisamente uno de los reproches contra Noruega a la hora de explicar su postura favorable a la caza de la ballena.

Islandia dijo que un santuario en el Atlántico Sur no tendría "base científica" y "nadie ha explicado en qué medida su creación es necesaria para optimizar las poblaciones de ballenas".

Entre matanza y conservación

La segunda jornada de la CBI también tuvo como temas destacados los stocks de caza balleneros y los diferentes métodos que se utilizan para matar a estos cetáceos.

En relación a los stocks, se trataron todos los trabajos estudiados por el Comité Científico en relación con las diferentes poblaciones de ballenas, como las ballenas Minke, gris, franca y de Groenlandia, entre otras. Estos informes fueron aprobados sin mayores discusiones aceptando todas las recomendaciones de los especialistas para el próximo año.

Posteriormente, se trataron los métodos empleados para matar ballenas. Se reporto todo lo trabajado dentro del Taller que se llevo a cabo entre los días 7, 8 y 9 de junio último, perteneciente a la CBI. En el mismo se presentaron diferentes trabajos sobre las distintas metodologías empleadas de matanza de ballenas y se comparo la eficacia de cada uno de ellos, especialmente en relación con el tiempo de muerte de los animales. Tiempo que se pretende sea lo mas corto posible para reducir la agonía del animal.

Fuente: Fundación Cethus y EFE

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?