Suscriptor digital

La trágica muerte de Gómez

Tenía 23 años y jugaba en Pachuca
(0)
31 de enero de 2001  

PACHUCA, México (ANSA).- El argentino Pablo Hernán Gómez, de 23 años, que murió anteayer en México, en un accidente automovilístico cerca de Pachuca, será sepultado hoy en un cementerio local de esta céntrica ciudad del estado de Hidalgo, donde estaba radicado.

Anteanoche, el futbolista viajaba de Querétaro hacia Pachuca por la ruta que une las localidades de Huichapán con Izquimilpán, en La Manga, a 130 kilómetros al norte de Ciudad de México. Por causas que la policía local aún no determinó, el automóvil que manejaba Gómez se desvió de la ruta, dio varios tumbos y se estrelló contra el pavimento.

En el accidente también falleció su esposa, Mónica Gónzalez. Sus pequeños hijos Pablo y Paola, que viajaban con ellos, se recuperan de sus lesiones en un hospital y quedarán bajo la custodia de sus abuelos, también residentes en Pachuca.

Gómez nació en Mendoza el 20 de diciembre de 1977 y comenzó su carrera en el club Huracán Las Heras, en el que debutó en la primera división provincial, a los 16 años. En Huracán, Gómez, un delantero hábil y veloz, fue la figura del equipo. Continuó su carrera en Godoy Cruz, de Mendoza, y luego pasó a Argentinos Juniors, donde debutó en agosto de 1997, en la derrota ante Boca por 4 a 2. Uno de los goles de la entidad de la Paternal lo convirtió Gómez. Tras un breve paso por la primera división del fútbol argentino, el delantero emigró al fútbol mexicano, en donde se destacó en Atlético Morelia y Pachuca, su último club.

El domingo último, Gómez fue la figura del triunfo de Pachuca ante Irapuato por 2 a 0, por la cuarta fecha del torneo mexicano.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?