0

EE.UU. toma represalias contra 35 países

Anunció ayer la suspensión de la asistencia militar a las naciones que no les otorgaron inmunidad a sus efectivos ante la CPI
Jorge Rosales
0
2 de julio de 2003  

WASHINGTON.- En un claro gesto destinado a incrementar al máximo la presión que ejerce para que los países otorguen inmunidad a los norteamericanos frente a la Corte Penal Internacional (CPI), el gobierno de George W. Bush anunció ayer que suspendió la asistencia militar a 35 naciones que hasta ahora no han cedido a sus exigencias.

Entre los países afectados está Colombia, tercer destino de la ayuda militar estadounidense después de Israel y Egipto, aunque la medida no afecta el Plan Colombia, por el que ese país recibe unos 500 millones de dólares anuales para combatir el narcotráfico.

La Argentina no fue sancionada a pesar de haber adherido a la CPI y no haber firmado un acuerdo bilateral de inmunidad con Washington, debido a su condición de país aliado extra- OTAN de Estados Unidos (ver aparte).

Entre las naciones de América latina que perderán la ayuda militar están Brasil, Uruguay, Costa Rica, Ecuador, Paraguay, Venezuela y Perú, y seis países de Europa del Este que buscan su incorporación a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), algunos de los cuales integraron la coalición liderada por Estados Unidos en la guerra en Irak. Estos son Bulgaria, Estonia, Lituania, Eslovaquia, Eslovenia y Letonia.

"Este es un asunto que habrá que resolver o vamos a seguir presionando para que los países firmen un acuerdo en el marco del artículo 98" -del Tratado de Roma que crea el tribunal internacional-, dijo ayer el vocero del Departamento de Estado, Richard Boucher.

"Esperamos seguir trabajando con los gobiernos para asegurar y ratificar los acuerdos que protegen a los miembros del servicio norteamericano de la arbitrariedad y persecución política de la Corte Internacional", agregó.

El impacto de la suspensión inmediata de la asistencia militar es de 47 millones de dólares en lo que resta del año fiscal, que termina en septiembre próximo, y de 630.000 dólares para entrenamiento y educación.

Presupuesto

El artículo 98 del Tratado de Roma que creó el tribunal estableció que los países signatarios pueden firmar acuerdos bilaterales con naciones que no adhirieron, como Estados Unidos, para que en su territorio no se aplique la jurisdicción de la CPI. Es decir, que les dé inmunidad frente a ese tribunal.

Estados Unidos firmó en 1998, durante el gobierno de Bill Clinton, el acuerdo para crear una corte internacional para juzgar crímenes de guerra y actos de genocidio. Pero cuando Bush llegó al poder, en 2001, la Casa Blanca dio marcha atrás y no ratificó el tratado, convirtiéndose en uno de los principales opositores a la creación de ese cuerpo, que ha sido avalado por 90 naciones.

Entre los otros países que perderán los beneficios de la asistencia militar están Antigua y Barbuda, Barbados, Belice, Benin, República de Africa Central, Croacia, Ecuador, Fiji, Lesotho, Malawi, Mali, Malta, Namibia, Níger, Serbia y Montenegro, Samoa, Sudáfrica, Saint Vincent y Grenadines, Tanzania, Trinidad y Tobago y Zambia.

El presupuesto de ayuda militar norteamericana fue este año de 4107 millones de dólares y de 80 millones para planes de entrenamiento. Para el año fiscal próximo, el Departamento de Estado tiene previsto gastar 4414 millones de dólares de ayuda militar externa, aunque ahora ese número se verá reducido por el recorte.

Bush envió anteayer el informe al Congreso con 22 waivers, o perdones, a naciones que, habiendo adherido al tribunal, no firmaron hasta ahora entendimientos de inmunidad con Estados Unidos. El recorte no alcanza a los socios de la OTAN y a los aliados extra-OTAN, como la Argentina.

Entre las naciones exceptuadas no está Colombia, el país que más ayuda militar recibe de Washington, básicamente para sostener la lucha contra el narcotráfico. Hasta ahora Estados Unidos ha enviado a Bogotá más de 2000 millones de dólares dentro del Plan Colombia. Esos fondos no se pueden utilizar en la represión de la guerrilla, para lo cual recibe asistencia militar, que son precisamente los recursos que se afectarán.

El caso de Colombia fue mencionado en forma explícita ayer por el Departamento de Estado cuando se anunció el recorte de ayuda. Colombia tenía asignados este año 98 millones de dólares de asistencia, de los cuales ya gastó 93 millones. Por eso, el congelamiento en los próximos tres meses alcanzará a 5 millones de dólares.

Pero para el año próximo el presupuesto norteamericano establece una ayuda de 110 millones de dólares, que estarán en suspenso si el gobierno de Alvaro Uribe no suscribe un convenio de inmunidad con Washington o se retira de la Corte Penal Internacional.

América latina recibió este año ayuda militar norteamericana por 115 millones de dólares frente a 11,7 millones en 2002. Y para el 2004 la previsión es de 143 millones de dólares. Para entrenamiento y educación militar el presupuesto de este año preveía 13,7 millones de dólares y para el próximo, 14,6 millones de dólares.

De los países de América latina que fueron exceptuados por haber firmado acuerdos con Estados Unidos están Bolivia, Honduras, Panamá, Nicaragua, República Dominicana y El Salvador, que en total recibirán ayuda por 6 millones de dólares. Sin embargo, estos países tienen hasta octubre para ratificar el convenio, ya que si no lo hacen perderán los beneficios de la ayuda norteamericana.

La Argentina recibió asistencia por 2 millones de dólares y un millón más para entrenamiento militar este año y el año próximo será por 1,5 millón y 1,1 millón de dólares, según consta en la previsión presupuestaria del Departamento de Estado.

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios