Suscriptor digital

Hasta los gauchos hablaban piamontés

En el sudeste cordobés y el este santafecino se conservan las tradiciones de los inmigrantes, también las capillas chacareras
(0)
6 de julio de 2003  

CORDOBA.- Más allá de donde alcanza la vista, superando los confines de la provincia de Buenos Aires, hay otra pampa que ocupa una extensa franja en el sudeste cordobés y el oeste santafecino. Es la llamada pampa gringa central, tierra fértil con inmensas extensiones cerealeras y una gran cuenca lechera, la más importante del país.

Recorrer esta región es una aventura diferente. Porque si bien no posee la belleza de las sierras de Córdoba, que están más hacia el Oeste, ni de los paisajes litoraleños del este santafecino, guarda las historias de miles de inmigrantes que escaparon de la pobreza para arrancarle a América la riqueza virgen.

Le dicen la pampa gringa porque en gran parte fueron piamonteses los que llegaron hasta allí a fines del siglo XIX con sus pocas pertenencias y la esperanza de hacerle rendir frutos a tierras que después serían suyas.

No era fácil, pero la política inmigratoria del gobierno argentino había incentivado la aparición de compañías privadas que adquirían extensas propiedades e invitaban a los europeos a comprarlas con la fuerza de su trabajo.

Campesinos en su mayoría, muchos piamonteses no dudaron en cruzar el Atlántico para desmontar, sembrar y esperar.

Mucha prosperidad

Uno de los grandes centros de esta cultura piamontesa es San Francisco. En la parte central del límite entre las provincias de Córdoba y Santa Fe, la ciudad cuenta hoy con 65.000 habitantes y es soprendentemente próspera en el campo y la industria. La comunidad rinde culto a sus antepasados en propuestas que recuerdan las primeras épocas de esfuerzo y soledad.

Organizados en la Federación de Asociaciones Piamontesas, desarrollan actividades tales como la Cantata de la Tierra del Pan , una obra musical en idioma original y escenas teatrales que representan la odisea de los primeros inmigrantes, con objetos y vestimentas rescatadas de los baúles de los abuelos.

Son actores amateurs que conocen la historia por tradición familiar y hasta hablan algunos el piamontés original luciéndose orgullosos con sus mostachos , gorros y tiradores pasados de moda más de un siglo atrás. Con música y personajes de la época se va percibiendo las vivencias de los primeros colonos, que preparan para recorrer el campo donde esperan las antiguas capillas chacareras que se recortan solitarias en la inmensa llanura.

Desde fines del siglo XIX y principios del siglo XX, la necesidad de hacer un alto en el trabajo para rezar sus oraciones y realizar actividades comunitarias obligaron a los inmigrantes a construir pequeños oratorios, de los cuales algunos se convirtieron en iglesias regionales. Los sanfrancisqueños las llaman Los Caminos de la Fe de las Capillas Chacareras, y constituye una gran extensión que, desde San Francisco, sube hacia el Norte por una ruta provincial.

Son más de treinta capillas y cada una guarda una historia que los descendientes se ocupan de contar con orgullo. La advocación correspondiente fue elegida en su momento por cada comunidad y las imágenes, muchas traídas de Italia, son llevadas en procesión cuando llega el día de la fiesta del santo patrono. En general, la imagen recorre los campos de labranza rememorando el agradecimiento de los primeros colonos y vuelve a su sitio en una ceremonia que reúne a las familias de la zona.

La capilla Alisio, al este de San Francisco, ya en jurisdicción santafecina, construida en 1894, guarda la imagen de San Chiafredo de Crissolo, un santo medieval. La Madonna delle Grazie, más al Este aún, es una construcción de 1906, pero la ermita original data de 1888. La construyó María Magnano de Vottero, que a ella se encomendó cuando quedó viuda, un año después de llegar al país y alimentó cinco hijos elaborando manteca que vendía en el pueblo. De la misma época son Nuestra Señora de Pompeya, San Miguel y San José, que es la iglesia principal de la pequeña localidad de Josefina y hay otras construidas a principios del siglo XX.

Son muchas las capillas rurales que podemos conocer si seguimos hacia el Norte. Es interesante visitar cada lugar y conversar con la gente que recibió la custodia de la casa de oración. Porque detrás de cada relato familiar hay un surco que cuenta la historia de gran parte de nuestro país.

Allá lejos y hace tiempo

Una historia que cruzó el Atlántico

El viaje fue larguísimo, como diecisiete días o más. En el barco, Anselmo Macchieraldo, de 22 años por aquel entonces, lloró tanto que un hombre se acercó a consolarlo. Era un inmigrante golondrina, de esos que iban y venían conociendo América y sus posibilidades. Preguntó a Anselmo hacia qué lugar de la Argentina se dirigía y el chico contestó que tenía una oferta de trabajo en Tandil y una carta para un sacerdote que vivía en Porteña.

"Si vas a Tandil es probable que te exploten; mejor tomate el tren en Buenos Aires y llevale la carta al sacerdote", recomendó el inmigrante. Anselmo obedeció y aprovechó el pasaje gratuito que tenían todos los inmigrantes para dirigirse a algún lugar del Interior. Fue con la carta hasta aquel pequeño pueblito del este cordobés y fue recibido por el cura que le dio un lugar para dormir. Fue sacristán durante varios meses y también empleado en un almacén de ramos generales gracias a que sabía escribir en piamontés y podía llevar la contabilidad de las informales cuentas corrientes de la época.

El primer camioncito que pudo comprar para hacer fletes en el campo se lo vendió -coincidencias de la vida- Alberto J. Armando, que luego fue presidente del Club Atlético Boca Juniors. Hacía falta alguien más para cubrir aquellos largos viajes que duraban hasta tres días y Anselmo decidió llamar a su hermano Aquiles.

Después, los camiones fueron tres y así fueron creciendo ininterrumpidamente hasta hoy en que los hijos de los hermanos Macchieraldo poseen fábricas y numerosas propiedades en la ciudad de San Francisco. Uno de ellos, Rafael, es el presidente de la Federación de Asociaciones Piamontesas de la Argentina que agrupa a 82 organizaciones en todo el país y no duda en profundizar los lazos con su tierra de origen.

Datos útiles

Cómo llegar

Desde Buenos Aires, ruta Nacional N° 9 hasta Rosario. Luego ruta 34 hacia el Norte, empalmando hacia el Oeste por la ruta 19. Distancia: 550 kilómetros.

Artesanías

Platería, tallas en madera, cuero, tapices, telares, cerámicas y murales esmaltados, platos y placas con las capillas chacareras.

Productos regionales

San Francisco disputa un lugar preferencial en la elaboración de salames. La costumbre en la región es mantenerlos húmedos envuelto en grasa animal.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?