Una voz de exquisita calidez

(0)
6 de julio de 2003  

Presentación de la cantante Belén Pérez Muñiz, con Leo Alvarez en guitarra, Luciano Dychenchauz en contrabajo y Claudio Risso en batería. Músico invitado: Pilar Pérez Muñiz en canto. Próximo show: El 10 de agosto en Notorious, Callao 966.

Nuestra opinión: Muy bueno

En Buenos Aires hay pasión por la música brasileña. El género tiene una gran aceptación por parte del público, aunque la ciudad está algo desvalida de artistas que transiten por esa senda. De ahí que no haya llamado la atención que la actuación de Belén Pérez Muñiz, que hizo un muy buen show, tuviese un lleno total en Notorious.

Pérez Muñiz es una rara avis dentro de la escena musical. Con un manejo sólido del estilo y del idioma y un swinging de mucha calidez, es aún poco conocida; no obstante, su reaparición viene a ser como una brisa refrescante dentro del circuito de clubes.

La artista eligió un exquisito repertorio basado en temas de autores como Chico Buarque, Vinicius, Dorival Caymmi y hasta Jo‹o Bosco. Algunas composiciones conocidas y otras no tanto, pero que subrayan un criterio personal en la elección. Aun los temas conocidos, como "Samba de um grande amor", "Rita", "Ligia" y "Marina Morena", fueron versiones deliciosas.

La música brasileña tiene una candencia precisa y requiere un manifiesto swing, mucho más trabajado porque la sonoridad del género es pequeña y necesita una sutileza adicional que no todos tienen. Esta introducción viene a cuento debido a que el grupo que acompañó a la cantante requiere un mayor ensamble, bajar el volumen (la guitarra y el contrabajo sonaron altos ) y consolidar el swinging .

Fuerte recepción

El timbre agradable de Pérez Muñiz, su registro no muy amplio, pero usado con mucha efectividad, y un feeling que se encuentra poco por aquí generaron una sensación muy fuerte en la audiencia. Tiene un tono íntimo, fluido y rico en matices, en los temas a medio tiempo, y gracia en las composiciones rápidas.

Tras los primeros temas, donde el conjunto (cantante y grupo) sonó algo contenido, a partir de "Samba de um grande amor", el show ganó en plasticidad; Alvarez conecta con la respiración de la cantante y su guitarra se vuelve una segunda voz. Hay arreglos personales en el tema, de tono abierto hacia el jazz, de buena factura, que agregan sin quitar la esencia al tema original. Las versiones de "Rita", de Chicho Buarque, y "Ligia", de Jobim, fueron impecables en el canto.

En cada tema, Pérez Muñiz consigue transmitirle la atmósfera adecuada, espejo del original, aunque con suave toques personales en su fraseo, suaves saltos o inflexiones, imperceptibles retrasos que agregan cadencia o sencillamente con el manejo de las palabras.

La sorpresa de la noche fue la presentación de su hermana Pilar, que, a la manera de contrapunto, crearon un clima bellísimo tanto en "Carta a Tom" o en "Milagro", de Caymmi.

Un encuentro con la calidez de la música brasileña made in Argentina. Una propuesta que sonó muy interesante.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?