Suscriptor digital

Entra en acción el sistema Excalibur

Para ello, las empresas telefónicas deberán proveer las listas de comunicaciones entrantes y salientes
Gustavo Carabajal
(0)
6 de julio de 2003  

SANTIAGO DEL ESTERO.- Cinco meses después de que los cadáveres de Leyla Bashier Nazar y Patricia Fernanda Villalba fueron hallados en un paraje de La Dársena, el juez Dardo Herrera decidió investigar al ex jefe de Inteligencia del juarismo, a su hijo; al defensor del pueblo de la capital provincial, a un diputado provincial y a uno de los hijos del ex vicegobernador.

Según consta en la foja 1478 del expediente, al que tuvo acceso LA NACION, el magistrado ordenó a las distintas empresas telefónicas que le envíen los listados de todas las comunicaciones entrantes y salientes realizadas durante enero y febrero últimos desde los teléfonos celulares y fijos de Musa Azar y de su hijo, del abogado Gilberto Perduca, del legislador (PJ) Carlos Alfredo Anauate, alias "Pololo", y de Juan Felipe Santiago Moreno, hijo del ex vicegobernador Darío Moreno.

El Excalibur

Fuentes judiciales indicaron que el magistrado ordenaría la aplicación del sistema informático de entrecruzamiento de llamadas denominado Excalibur, que fue utilizado en la investigación del homicidio del fotógrafo de la revista Noticias José Luis Cabezas. El análisis de esas llamadas estará a cargo de los agentes de la Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE) que están colaborando con la investigación desde hace poco menos de un mes.

El 6 de febrero último, Rosa Angélica Vergara, una vecina de La Dársena, situada a 25 kilómetros de la capital provincial, encontró los cadáveres de Leyla y de Patricia. La primera de las víctimas había sido vista por última vez el 16 enero, cuando salía del local nocturno Saravah. Patricia fue asesinada unas horas antes de que Vergara encontrara su cadáver mientras juntaba huesos en el monte. Hace veinte días, Luis Santucho, abogado de la familia Villalba, denunció ante el Superior Tribunal de Justicia provincial que Leyla fue asesinada durante una fiesta de sexo y drogas y que luego el cadáver fue llevado a una finca de Musa Azar, donde habría sido sumergido en ácido. Según la hipótesis de Santucho, Patricia fue asesinada para encubrir el homicidio de Leyla.

El letrado había denunciado al hijo de Musa Azar, a Perduca, a Anauate y a uno de los hijos del ex vicegobernador como los supuestos responsables del homicidio de Leyla, y agregó que podía aportar testigos para probarlo.

Sin embargo, una semana después el magistrado afirmó públicamente que en la causa no existía elemento alguno que vinculara a los denominados "hijos del poder" en ninguno de los dos homicidios.

Impulsan la investigación

La decisión de Herrera de impulsar la investigación de la denuncia presentada por Santucho se produjo cuando parecía que apuntaba a cerrar la investigación con José Patricio Llugdar como el único supuesto responsable de los asesinatos, según surge del análisis de las 2000 fojas de las que consta el expediente.

Hasta el momento, el magistrado había ordenado allanamientos en la finca que Musa Azar posee en Arraga, en las oficinas de la Subsecretaría de Informaciones y la Dirección de Investigaciones, donde secuestró por lo menos tres vehículos en los que los peritos hallaron manchas de sangre, que fueron enviadas a laboratorios de la Policía Federal y de la Universidad Católica de Santiago del Estero, para ser analizados.

No obstante, vale recordar que el juez realizó dichos procedimientos a cuatro meses del hallazgo de los dos cuerpos y que no allanó la casa que Musa Azar posee en el centro de la capital provincial.

Además, la decisión del magistrado coincidió con las afirmaciones de uno de los colaboradores del caudillo justicialista Carlos Arturo Juárez, el esposo de la gobernadora, quien en la actualidad ocupa el cargo de asesor de los poderes Legislativo y Ejecutivo, que indicaban que Llugdar no había actuado solo y que se sospechaba que Musa Azar habría actuado, por lo menos, como supuesto encubridor.

Esta hipótesis cobró fuerza luego de que se incorporó en la causa el informe que consta en la foja 1194, del hospital Angel Padilla, de San Miguel de Tucumán, que confirmó que la joven Bashier Nazar no tenía sida, tal como sostenía una de las pistas utilizadas para señalar a Llugdar como el supuesto asesino solitario.

La investigación

El juez de la causa

  • Cinco meses después de que fueran descubiertos los cadáveres de Leyla Bashier Nazar y Patricia Villalba, el juez Dardo Herrera decidió investigar al ex jefe de inteligencia del juarismo, Musa Azar, a su hijo, al defensor del pueblo de la capital provincial, a un diputado provincial y a uno de los hijos del ex vicegobernador.
  • Musa Azar

  • El ex jefe de inteligencia del juarismo fue denunciado por el abogado de la familia Villalba por el presunto encubrimiento del crimen de La Dársena. Su finca fue allanada en dos oportunidades.
  • Gilberto Perduca

  • El abogado Gilberto Perduca también fue señalado en la denuncia de Santucho como posible responsable del crimen de Leyla.
  • Carlos Anauate

  • El legislador del PJ es otro de los acusados por la denuncia de un testigo de identidad reservada como presunto partícipe de la fiesta donde habrían asesinado a Leyla.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?