Suscriptor digital

Una marca de ropa lanza una emisora y un sello discográfico

La radio -una FM- saldrá al aire en septiembre y no tendrá tandas publicitarias
Alfredo Sainz
(0)
11 de julio de 2003  

Después de inaugurar hace un mes su primer local en Corea del Sur, en un shopping center de la ciudad capital de Seúl, la marca argentina de indumentaria Kosiuko decidió redefinir sus planes de expansión.

Los próximos pasos no incluyen la apertura de nuevas sucursales de su cadena de ropa en el exterior, sino la incursión en el negocio del entretenimiento.

La compañía anunció la creación de una división de negocios, que en una primera etapa reunirá una radio FM propia, un sello discográfico y un periódico digital, con una inversión inicial cercana a 1 millón de pesos.

El paso de una marca de ropa hacia un holding del negocio del entretenimiento hasta ahora no lo había hecho ninguna empresa local. En el nivel internacional, quizás el antecedente más cercano corresponde al grupo inglés Virgin, que recorrió un camino inverso. Comenzó como un sello discográfico y en la década del 80 inició un proceso de diversificación comercial, que incluyó el lanzamiento con su nombre de una aerolínea, teléfonos celulares, tarjetas de crédito y hasta una marca de gaseosas que compite con Coca-Cola y Pepsi.

En Kowzef -la empresa dueña de Kosiuko- reconocen que el ejemplo de Virgin estuvo presente a la hora de lanzarse a incursionar en los nuevos negocios, aunque destacan el carácter distintivo de su marca.

Propuesta "rupturista"

"Kosiuko arrancó con una propuesta de vanguardia desde el producto y ahora estamos acercando el concepto de la marca a todos los lugares donde los jóvenes están, pero de una manera rupturista, con propuestas verdaderamente nuevas", expresó Federico Bonomi, CEO de la compañía.

Kosiuko dará el paso inicial en el negocio del entretenimiento con el lanzamiento de un disco de su sello discográfico, KSK Records, que reunirá a una docena de jóvenes artistas argentinos de música electrónica.

Sin embargo, el proyecto más audaz de la empresa es la creación de una radio. La nueva emisora de frecuencia modulada será bautizada con el nombre de KSK 103.5 y estará en el aire a partir de septiembre, ocupando la actual sintonía de FM Premium (ex FM Clásica).

"Será la primera radio argentina sin tandas publicitarias", afirma Bonomi. "La idea es financiarse con el aporte de diez anunciantes, que son todas empresas líderes con las que estamos a punto de firmar los acuerdos, que participarán activamente en la creatividad de la radio", señaló el empresario.

Kosiuko, además, ya cerró un par de acuerdos con las firmas SubTV e IRSA para que la KSK 103.5 se escuche en las estaciones de subte y en las playas de estacionamiento de los shoppings del grupo Alto Palermo.

Un periódico digital

Los planes de Kosiuko en el nuevo negocio también incluyen el lanzamiento de un periódico digital, que incluirá información sobre lugares para salir, ir a comer o escuchar música, al estilo de propuestas norteamericanas y europeas como Village Voice y Time Out, y la instalación de una serie de webcams en distintos lugares para poder ver en vivo lo que pasa en Buenos Aires.

Al menos en una primera etapa, la división digital de Kosiuko se completará con el lanzamiento de una línea de CD vírgenes con la marca KSK y la creación de una playa temática en tres balnearios, durante el próximo verano.

Cambio de dueños

Kosiuko está cumpliendo diez años. La firma Kowzef fue fundada en 1993 por los empresarios argentinos Federico Bonomi, Cynthia Kern y Daniela Magnani, aunque esta última se desprendió de sus acciones a manos de sus socios en octubre pasado.

La marca nació como una línea exclusivamente femenina y después fue ampliando su portafolio de productos sumando indumentaria masculina, calzado, accesorios, perfumes y desodorantes.

En la actualidad, es la marca argentina de indumentaria con mayor presencia en el mercado internacional. Cuenta con locales propios o franquicias en prácticamente todo el continente americano y en varios países de Europa y Asia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?