Suscriptor digital

Talleres ganó y piensa en el Apertura

Ante unos 15.000 hinchas, el equipo cordobés venció a San Martín, de Mendoza, por 1 a 0, en el partido desquite, y festejó su permanencia en primera
(0)
14 de julio de 2003  

CORDOBA.- Abrazos, gritos, pura alegría... Talleres doblegó su paso ganador en la Promoción con otro triunfo sobre San Martín, de Mendoza, por 1 a 0, y consiguió el ansiado objetivo: mantener la categoría. Por eso el festejo de los 15.000 hinchas locales, que desafiaron el frío y poblaron las tribunas del estadio Olímpico Córdoba. El equipo que dirige Omar Pastoriza, que había conseguido una victoria en el primer partido, por 1 a 0, superó con oficio a su adversario y se quedó con toda la fiesta del final.

Cambiante y luchado resultó el partido en la primera etapa. En los primeros minutos, San Martín fue el dominador del juego merced al buen trabajo de Coria, Arrieta y Zárate, que generaron situaciones interesantes por el sector izquierdo del ataque. Pero fallaron en la definición, una dificultad a la que nunca le encontraron el antídoto .

Talleres sólo tomó el control del juego después del cuarto de hora. Sebastián Carrizo, de buen desempeño en la contención, y Lucas Rimoldi, en la distribución de la pelota, fueron los pilares del equipo de Pastoriza. Con decisión y actitud, el ganador encontró la ventaja a los 24 minutos: Lázaro bajó una pelota dentro del área grande y el atacante Germán Real conectó de cabeza. Era el 1 a 0 y, por lo poco que se había visto hasta allí, estaba bien.

A la supremacía en el marcador, Talleres le adosó una cuota importante de protagonismo. Monopolizó los ataques ante la pasividad de un rival que a esa altura necesitaba de tres goles para dar vuelta la historia.

Talleres se hizo del balón, es cierto, pero en lugar de profundizar su ofensiva se diluyó en ataques inconsistentes. Y la pelota deambuló sin un rumbo definido.

Talleres hizo su negocio en el segundo capítulo. Concentró el dominio del encuentro y especuló con el paso del reloj y con el nerviosismo de su adversario. San Martín buscó salirse de sus limitaciones, pero -con excepción de Coria- no mostró buenas aptitudes futbolísticas que pusieran en riesgo a Talleres.

Pese a todo, el director técnico Pastoriza creyó conveniente asegurarse el resultado y, cuando iban 19 minutos, reemplazó a Lázaro por Baroni (defensor) para no sufrir sobresaltos. De allí hasta el final, Talleres adormeció el partido y fue poco lo que pudieron hacer los mendocinos, dignos rivales, para conseguir lo que a esa altura era una hazaña. Porque en el balance general, el equipo cordobés fue muy superior a San Martín y su permanencia en primera quedó ciertamente justificada.

LO LLAMATIVO

La mesura del Pato

Fiel a su costumbre, a pesar de la victoria conseguida, el técnico José Omar Pastoriza no se mostró eufórico. "Fue un trabajo muy duro, pero un objetivo concretado. De mi equipo, lo que más destaco es el buen trato de la pelota."

LA TRANQUILIDAD

Del técnico Roldán

Pese a no haber conseguido el ascenso a primera división, el entrenador de los mendocinos, Carlos Roldán, dijo: "Tuvimos una actuación muy digna. Estoy tranquilo porque siempre respetamos la pelota. Nos faltó mayor fortuna."

EL DATO

La despedida de Islas

El arquero Luis Islas anunció que la de ayer fue su última actuación en Talleres. "Es un placer irme dejando al club en primera. Hoy (por ayer) venció mi contrato con Talleres y no seguiré." ¿El futuro? Estudiantes de La Plata o Independiente.

LO NEGATIVO

Violencia en el final

Luego del match se generaron enfrentamientos entre hinchas de Talleres, que deseaban ingresar en el campo de juego, y la policía, que intentó impedirlo. Tras algunos forcejeos, el tumulto se dispersó con disparos de bala de goma.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?