La despedida no fue la esperada

Gabriel Milito y D’Alessandro, el más ovacionado por la gente, jugaron su último partido en el país antes de irse a Europa
Juan Manuel Trenado
(0)
17 de julio de 2003  

LA PLATA.- Hubo dos despedidas, o al menos, dos hasta luego. Andrés D´Alessandro y Gabriel Milito jugaron su último partido en nuestro país antes de comenzar sus respectivas aventuras futbolísticas en Europa. Y la gente los despidió de manera dispar. Está claro, ambos jugadores no tuvieron un adiós feliz en tierras argentinas, o al menos, no el que ellos hubiesen soñado antes de la actuación de anoche.

La alegría y la emoción para Milito fueron mayores, porque, por primera vez fue el capitán de la selección que dirige Marcelo Bielsa; ya había llevado la cinta en distintas convocatorias juveniles, pero ayer debutó entre los grandes. Gabriel partirá hoy mismo (a las 13.30) para Madrid, donde se realizará los exámenes médicos para luego incorporarse a el superestelar Real Madrid.

Los hinchas de Independiente quedaron en evidencia en las tribunas, cuando por lo bajo comentaron el gesto de Milito, que, antes de aceptar el pase al Madrid, les perdonó a los Rojos gran parte de la deuda que el club tiene con él, una cifra cercana a los 500.000 dólares. Sin embargo, los medios españoles, que criticaron con dureza la contratación del defensor del equipo de Avellaneda, seguramente mostrarán sus dientes tras el gol en contra del capitán en 2 a 2 de Uruguay.

Cabe recordar que la televisión española presentó a Milito a los ibéricos, entre otras imágenes, con el gol contra su valla que marcó en el Monumental, ante River, en el último Clausura.

D´Alessandro, que se irá a Alemania el domingo próximo para incorporarse a Wolfsburgo, operación que le dejó a River 9.000.000 de euros netos, fue el más ovacionado de la noche cuando la voz del estadio anunció la formación del equipo titular. Evidentemente, la magia de Andrés superó cualquier fanatismo o colores de camisetas y comenzó a andar por el camino de la idolatría y el reconocimiento general.

El creador de River entró muy poco en juego, y como la Argentina tuvo sólo dos volantes de contención, debió trabajar bastante en la recuperación de la pelota, por lo que su juego conocido no pudo verse desplegado como lo hizo habitualmente con la camiseta de River. Salvo una jugada (con La Boba y caños incluidos) brillante a los 20 minutos del segundo tiempo, que le valió al Cabezón la ovación de la gente y la tarjeta amarilla (inmerecida, porque le habían cometido infracción) por parte del árbitro paraguayo Epifanio González, D´Alessandro no vivió su gran noche.

Otro que casi seguro tuvo su despedida de nuestras tierras fue César Delgado, que si bien no tiene confirmado su pase a Cruz Azul, es casi un hecho que su futuro estará en el club mexicano. Como es jugador de Central, quizá su popularidad aquí no sea tan grande como en Rosario; lo cierto es que el pibe, a pura habilidad y asistencias, se ganó a aquellos que lo tenían sólo de nombre o lo vieron en esporádicamente en alguna transmisión televisiva.

Luciano Figueroa, otro que seguiría su carrera en Europa, más precisamente en Osasuna, de España, estuvo en el banco de los suplentes y no pudo despedirse jugando.

Racha de goles de Diego Milito

LA PLATA.- La eficacia que busca el técnico Marcelo Bielsa la encontró, al menos, en las tareas de Diego Milito, atacante de Racing: en cuatro encuentros con el seleccionado, marcó tres goles. Actuó frente a Honduras y marcó un tanto en el éxito por 3 a 1; luego, jugó ante México y Estados Unidos; y anoche, en el clásico del Río de la Plata, señaló otros dos y fue uno de los jugadores más valiosos en la irregular actuación colectiva. Lo mejor del delantero se mostró en el primer capítulo cuando, además de su eficacia en el área, participó asiduamente en el circuito ofensivo junto con César Delgado, Federico Insúa y Andrés D´Alessandro. Con seguridad, Bielsa lo volverá a citar para los próximos compromisos.

LO DESTACADO

Los números de Bielsa

El ciclo de Marcelo Bielsa anoche cumplió 50 partidos oficiales, con 31 victorias, 12 empates y 7 derrotas. Hubo un cotejo más, pero no fue oficial: la caída por 2 a 0 con Espanyol, en 1999, en Barcelona.

LO INSÓLITO

El debut de Mascherano

Mientras se prepara para los Juegos Panamericanos, y para el Mundial Sub 20, Javier Mascherano, a los 19 años, debutó en el seleccionado, con la curiosidad de que aún no lo hizo en la primera de River.

LO CURIOSO

Los hermanos

Por tercera vez en la historia del seleccionado, los hermanos Gabriel y Diego Milito compartieron la camiseta albiceleste. Las otras ocasiones fueron este año frente a Honduras y los EE.UU.

EL HISTORIAL

Ventaja nacional

El historial del clásico rioplatense, con el cotejo de anoche, quedó así: la Argentina ganó 84 partidos, Uruguay, 57 y empataron 47 veces, en los 188 enfrentamientos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios