Un sábado con tono bronceado

El tiro, el tenis, la gimnasia, el judo y el racquetbol lograron cinco medallas de ese color; el yachting aseguró una plateada
(0)
10 de agosto de 2003  

SANTO DOMINGO (De un enviado especial).- A falta de mejores metales, la Argentina sigue sumando en la columna derecha del medallero: ayer fueron seis las preseas de bronce que consiguió la delegación nacional. Además de la que consiguió el remo (ver aparte), aportaron otros deportes: el tiro, el tenis, la gimnasia rítmica, el judo y el racquetbol.

"¡Vamos Argentina, todavía!", se oyó en el polígono panamericano. Una vez más. El tiro ha sido un soporte importante en la cosecha de medallas de nuestro deporte. El protagonista de la ocasión fue Pablo Damián Alvarez, que se ubicó tercero en la especialidad de 50 metros con rifle libre de tres posiciones. Su conquista fue agónica: hasta el último de los diez disparos de rigor, marchaba tercero el cubano Liécer Pérez, pero el intento final del caribeño fue muy flojo. El del argentino resultó superior, y la medalla de bronce quedó para él. Alvarez totalizó 1234,8 puntos y quedó detrás de los norteamericanos Jason Parker (1259,7) y Eric Uptagrafft (1257).

"Es una alegría indescriptible. Cuando faltaban dos disparos me di cuenta de que estaba tranquilo, relajado, y de que iba a tirar como nunca. Y así ocurrió", dijo Alvarez, de 25 años y empleado administrativo en una fábrica de harina.

Anahí Sosa es cordobesa y tiene 20 años. Ayer tuvo un día feliz. "Cumplí uno de mis dos sueños, ganar una medalla en los Panamericanos. El otro es ir a los Juegos Olímpicos", dijo, tras conseguir la medalla de bronce en la prueba de gimnasia rítmica individual all around (agrupa las competencias de aro, pelota, clavas y cinta). La ilusión de Anahí es lograr, gracias a su actuación de ayer, una invitación de la federación internacional para participar en Atenas 2004. Y hoy se renovarán sus expectativas: participará en forma separada en las finales de cada una de esas especialidades.

Otro que puso su firma en el medallero nacional fue el judoca Miguel Albarracín, un rosarino de 22 años que en su primera participación en Juegos Panamericanos se clasificó tercero en la categoría de hasta 60 kg.

En tenis, la pareja integrada por Carlos Berlocq y Cristian Villagrán cayó en semifinales ante los mexicanos Santiago González y Alejandro Hernández por 6-1 y 7-5, pero la derrota significó automáticamente la medalla de bronce. El mismo caso se dio en el racquetbol con Daniel Maggi y Shai Manzur, que cayeron con los norteamericanos Guidry y González por 2 a 0 (15-14 y 15-12).

Para hoy hay novedades garantizadas: llegarán por el lado del yachting, porque Marcos Galván, que hoy concluirá su participación en la Clase Mistral, se adjudicará una medalla de plata, ya que el brasileño Ricardo Santos le lleva una ventaja indescontable. En otras clases llegan con muy buenas posibilidades de agregar preseas Diego Romero y Florencia Cerutti (Láser masculino y femenino, respectivamente) y Catalina Walther (Mistral).

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?