Suscriptor digital

Personalidad: Colón venció a Vélez 3 a 1

En Santa Fe, superó sin problemas al equipo de Liniers, que sumó cinco derrotas seguidas; otra lesión de Bardaro
(0)
13 de agosto de 2003  

SANTA FE.- Colón crece, avanza, se consolida. Vélez se desvanece, retrocede, se desorienta cada día un poco más. El conjunto santafecino tiene a Javier Delgado, a Giovanny Hernández, le sobra personalidad. El equipo de Liniers, en cambio, con el futuro de Nanni cada vez más cerca de Europa, con otra seria lesión de Bardaro, que no jugará el domingo próximo ante Boca, ya sumó cinco derrotas consecutivas. Las dos últimas en el Clausura (Estudiantes y Colón), las dos primeras en el Apertura (Central y Banfield) y la de ayer, por la Copa Sudamericana. En esta ciudad, Colón se impuso por 3 a 1, por la primera etapa del certamen internacional. El desquite será el 28 del actual, en Liniers.

Colón expuso el protagonismo, pero le faltó decisión en los metros finales; Vélez, sin vuelo creativo ni fuerza ofensiva, se alejó de la audacia en los primeros minutos. El conjunto santafecino, con poco, sólo con las ráfagas de Giovanny Hernández, era más. Y a los 19 minutos, abrió el score, con una jugada preparada: centro del hábil colombiano, definición potente, con un zurdazo, de Javier Delgado. Colón lo merecía.

A partir de allí, el conjunto local se adueñó aún más del desarrollo. Con Hernández, con Delgado, con Martínez, dejó una mejor imagen que la tibieza que expresó Vélez.

Sin Nanni, que está a un paso de ser transferido a Besiktas, de Turquía, en 4.000.000 de euros, sin Cristian Bardaro, que dejó el campo de juego a los 25 minutos del primer tiempo por una distensión en los ligamentos de la rodilla derecha, la ambición de Vélez se diluyó con rapidez. El delantero no jugará ante Boca, el domingo próximo, y estaría algunas semanas fuera de las canchas.

Y Colón aprovechó su momento, con Delgado y Hernández. El uruguayo, con un tiro libre, descubrió un grosero error de Sessa. El colombiano, en otro tiro libre, sorprendió al arquero. Fue un golazo.

Al rato, Obolo marcó el descuento de Vélez. Y en el final, el conjunto de Liniers apretó el acelerador. Buscó, insistió, casi anota otra vez. Pero no le alcanzó. Colón ya había realizado lo suyo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?