Nuevo sistema para nombrar jueces

Los ternados por el Consejo de la Magistratura deberán difundir su patrimonio y someterse a otro proceso de evaluación
(0)
14 de agosto de 2003  

El explosivo debate público que se generó a partir de la postulación de Eugenio Zaffaroni para integrar la Corte Suprema podrá reproducirse hasta el infinito a partir de la semana próxima.

Un nuevo decreto del presidente Néstor Kirchner obliga desde ayer a aplicar el sistema de evaluación pública que se estrenó con Zaffaroni antes de designar a cualquier juez, fiscal o defensor público del orden nacional.

Así, por primera vez, los futuros magistrados deberán difundir sus declaraciones patrimoniales y se habilitará un período de consultas sobre las cualidades de los postulantes, que ya habrán pasado el filtro del Consejo de la Magistratura.

El Ministerio de Justicia ya empezó a recolectar la información de los integrantes de 14 ternas elevadas por el consejo para cubrir vacantes en juzgados federales del interior y tribunales nacionales de la ciudad de Buenos Aires.

Además, está en marcha el concurso para ocupar otras 63 vacantes, incluidos cuatro juzgados federales porteños, cuyos encargados serán responsables de investigar -entre otras causas- posibles delitos de funcionarios del Poder Ejecutivo.

Según establece el decreto 588/03, cuando el Ministerio de Justicia recibe una terna de candidatos para un cargo difundirá en Internet, en dos diarios y en el Boletín Oficial el puntaje que obtuvo cada uno en el concurso del consejo y el respectivo currículum detallado.

Al mismo tiempo, se obliga al aspirante a presentar su declaración jurada, que no estará sujeta a las leyes que hoy impiden conocer libremente el patrimonio de los jueces.

Las organizaciones profesionales, académicas o de derechos humanos, así como los particulares, podrán presentar por escrito objeciones o adhesiones a cada uno de los candidatos. Se abrirá un plazo de 15 días desde que se publique la terna en consideración.

Todo quedará a la vista en Internet antes de que el Poder Ejecutivo llegue a tomar una decisión.

Cumplido el período de consultas, el Ministerio de Justicia tendrá que elaborar un informe para el Presidente, en definitiva encargado de elegir a quién propone ante el Senado. No podrá demorar más de un mes en terminar ese trámite.

En esa instancia se analizará también el estado impositivo y previsional de quienes quieren ser jueces, para lo cual se consultará a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Beliz y los integrantes de su gabinete destacaron como un "cambio moral profundo" el hecho de que se levante el secreto sobre el patrimonio de los futuros miembros del Poder Judicial.

A los jueces en actividad se los obliga a presentar una declaración de bienes ante la Corte Suprema, pero para consultarla se requiere un pedido de otro magistrado en el contexto de una investigación penal.

Acto repetido

Kirchner anunció el contenido del decreto en el Salón Blanco de la Casa Rosada, en un acto al que invitó a líderes de asociaciones que luchan por la transparencia en la Justicia.

Fue un esquema casi idéntico a la presentación que encabezó el 19 de junio para explicar la norma que cambió el método de selección de los futuros miembros de la Corte Suprema.

"No buscamos contar con una justicia adicta o que le convenga al Gobierno, sino con una justicia que le sirva al país", enfatizó Kirchner al leer el discurso preparado para la ocasión.

El Presidente considera un éxito la repercusión que tuvo el debate sobre Zaffaroni, que acumuló grandes elogios por sus cualidades profesionales y duras críticas por su ideología jurídica. "Estamos impulsando un cambio moral en el Poder Judicial, para que sea prestigiado, comprometido con la Constitución y con el pueblo", agregó Kirchner.

El sistema se aplicará también para la designación del procurador general de la Nación y del defensor general de la Nación cuando se deban cambiar los actuales titulares de esos cargos.

Según indicó Beliz, llegaron a sus oficinas cerca de 1000 informes de particulares y asociaciones civiles referidos a la nominación de Zaffaroni.

No lo dijo, pero todos en el ministerio esperan que ese ritmo no se repita con cada uno de los cientos de candidatos a jueces, fiscales y defensores que se analizarán en los próximos meses.

Aumento de sueldo

  • PARANA.- El Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos recompuso en un 32% los haberes de los trabajadores judiciales, en una acordada que permitió que el salario de los vocales del máximo cuerpo se aproximara a los 10.000 pesos mensuales, el triple de lo que cobra el presidente de la Nación. El juez Carlos Chiara Díaz defendió la medida: "No se trata de un aumento salarial, es simplemente la aplicación de una ley sancionada en 1988 y corregida en 1992 que establece el modo de fijar la remuneración de los magistrados". La medida causó un descontento generalizado a causa de las dificultades por las que atraviesan las finanzas provinciales.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?