Suscriptor digital

Hoy cantará Magdalena León

Presentará su nuevo disco, "Para vivir", en La Trastienda
Mauro Apicella
(0)
23 de agosto de 2003  

"Brújula impaciente. Hormiga laboriosa y ordenada. Escándalo y ternura. Dura y exigente." Estas son sólo algunas de las frases que usaba Héctor Dengis para definir a Magdalena León, hace algo más de una década, y las que ahora vuelve a cantar la intérprete para abrir su nuevo material discográfico, con el que retoma su carrera artística.

"Es algo bastante parecido a lo que soy actualmente, pero ahora con los matices que a uno le va enseñando la vida. No hay tantos negros y blancos, los grises existen y nos ayudan a vivir mejor. Pero creo que soy bastante consecuente con aquellas palabras", dice León.

Europa y América

Magdalena nació en España, se crió en Venezuela y llegó cuando era adolescente a la Argentina. Desde aquí desarrolló su carrera por distintos países. Participó en el prestigioso grupo Buenos Aires 8 y emprendió una carrera solistas que cuenta con varias placas en solitario ("Creceremos", "Magdagrafías" y "Magdalena León"). Luego estudió fonoaudiología y provista de títulos universitarios utilizó métodos propios de trabajo vocal que desarrolló en nuestro país y en el exterior.

La casualidad (si existe) volvió a reunirla con un grupo de amigos músicos, un repertorio de canciones (de Chabuca Granda, Fito Páez, María Elena Walsh, Amaury Pérez, Iván Lins, Pablo Milanés y Víctor Heredia, entre otros) y la puso otra vez frente al público, a fines del último año. A partir de entonces decidió registrar esos temas en un estudio. Ahora parece necesario "Para vivir", como lo anuncia en el título del CD.

"Dura y exigente" dicen las "Magdagrafías" que escribió Dengis, y quizás haya sido eso lo que la llevó a dejar los escenarios, a principios de los noventa, para profundizar en el estudio de la voz y en la docencia. "De lo que creo, hablo. El canto me salvó muchas veces, pero en un momento sentí que no estaba disfrutando. Además, la situación no daba demasiado. Tal vez hay que tener un poco de suerte, estar en el momento justo para que lo que pudiere aportar tuviera un mercado más amplio. Tampoco me gusta que mis músicos no tengan la remuneración que les corresponde. Entonces me di cuenta de que estaba estudiando y enseñando. Con eso me fue bien. Creo que tengo una buena base en el canto. De golpe me encontré cursando una carrera universitaria haciendo posgrados, dando clases en el exterior. Eso me llenaba el alma".

-¿A qué responde la vuelta?

-Me pidieron que colaborara con la la Fundación Joven 2000 de niños de la calle. Querían que hiciera un recital. Llamé a los músicos amigos de toda la vida. Se fue armando un repertorio y me fue tan bien que a los músicos les pareció una tontería que no siguiera adelante. Y así terminamos haciendo este disco.

-¿Cómo un álbum en tránsito?

-Absolutamente. Aunque trato de decir: éste es el mejor disco que hice y el próximo, espero, será aún mejor. Va hacia otra cosa. Cuando uno comienza de nuevo esto representa un escalón. Me tiene que servir para conectarme con mi manera de cantar y para que el otro me comprenda. También para planear otro disco siempre en la orientación latinoamericana, porque es lo que he transitado.

-¿De dónde sos?

-Mi lugar es la Argentina, pero eso no quita que disfrute mucho del Brasil, Venezuela o México, o de haber tenido muy cerca a la señora Chabuca Granda en Perú. Este disco tiene una línea de pensamiento, equivocada o no. Todas las canciones tiene algo que ver entre sí.

Para agendar

  • Para vivir. Concierto de Magdalena León
  • La Trastienda. Balcarce 460. Tel. 4342-7650. Hoy, a las 23. Entradas desde $ 10.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?