Suscriptor digital

La muerte de Diana, otra vez blanco de una pesquisa

Un juez británico será el encargado
(0)
30 de agosto de 2003  

LONDRES.- Seis años después de la muerte de la princesa Diana de Gales, en un accidente automovilístico en París, por primera vez habrá una investigación oficial británica sobre la tragedia, informaron ayer autoridades judiciales de Gran Bretaña. Sin embargo, el eje de la pesquisa no será tanto la muerte de Lady Di sino la de su amante, Dodi al-Fayed.

El encargado de llevar adelante la investigación será Michael Burgess, juez de instrucción del condado de Surrey (en el sureste de Inglaterra), donde residía y fue enterrado el hijo del millonario egipcio Mohammed al-Fayed, propietario de los grandes almacenes Harrods, de Londres.

"Esperamos que el juez de instrucción anuncie en forma inminente la fecha de la investigación (sobre la muerte) de Dodi -entonces novio de Diana de Gales-, pero aún no tenemos esa fecha", dijo ayer un vocero del gobierno local del condado de Surrey.

Añadió que Burgess lo anunciará "muy pronto", dado el interés que despierta el caso, y que la investigación comenzará en cuestión de semanas. Un vocero del príncipe de Gales, viudo de Diana y heredero al trono de Inglaterra, ofreció su total cooperación con la pesquisa.

Tras una investigación contenida en un informe de 6000 páginas que nunca se hizo pública, un juez francés concluyó en 1999 que el accidente de Diana y Al-Fayed, en un túnel de la capital francesa, se produjo porque el conductor del automóvil, Henri Paul, también fallecido en el accidente, conducía bajo la influencia del alcohol y de antidepresivos.

Retraso y complot

Mohammed al-Fayed, quien durante años exigió una nueva pesquisa y denunció un complot para asesinar a su hijo y la esposa del príncipe Carlos, acogió ayer con cautela la noticia y recordó que "durante seis años la investigación de las muertes de mi hijo Dodi y de la princesa Diana ha sido varias veces pospuesta". Añadió que "si la intención de Burgess es llevar a cabo una investigación conjunta ante un jurado, estaría encantado".

El dueño del imperio Harrods afirmó, asimismo, que "hay muchas preguntas sin responder en relación con esta tragedia", y señaló que siempre creyó que las circunstancias que rodearon el accidente "deben ser examinadas de forma adecuada en una investigación pública".

La indagación judicial se ha retrasado seis años debido a la larga investigación que ha llevado a cabo la policía británica, entre otros factores.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?