Suscriptor digital

Kirchner y Lagos firmaron un convenio de libre tránsito

Permite a los habitantes de localidades fronterizas circular sin trámites migratorios
Mariano Obarrio
(0)
30 de agosto de 2003  

El CALAFATE.- El presidente Néstor Kirchner y su par chileno, Ricardo Lagos, concluyeron aquí, bajo la pared de hielo del glaciar Perito Moreno, la gira del visitante trasandino, cuyo logro más relevante, según ambos, fue el tratado de libre tránsito entre ambos países, que regirá desde enero de 2004.

El acuerdo permitirá a los habitantes de las localidades fronterizas de ambos países transitar libremente sin hacer trámites migratorios. "Este acuerdo es espectacular porque reactiva todas las zonas de pasos fronterizos", dijo Kirchner a LA NACION, a bordo del avión presidencial Tango 01.

Sin embargo, Kirchner y Lagos también firmaron sobre el catamarán que los transportó hasta los hielos la "Declaración de El Calafate sobre el cambio climático y la capa de ozono".

De esta manera, las dos naciones exhortaron a los países desarrollados que son parte del Convenio Marco de la ONU sobre el cambio climático "para que ratifiquen el Protocolo de Kyoto a fin de que su entrada en vigor modifique la tendencia de crecimiento de las emisiones de gases" que producen el efecto invernadero.

Lagos dijo a LA NACION que "el valor de este acuerdo es poder llamar la atención del mundo desde aquí, desde el Sur". Calificó al encuentro como "muy bueno" y dijo que demuestra "el espléndido nivel de relaciones bilaterales con la Argentina". Añadió que es una "relación estratégica" y señaló que "se dieron pasos bilaterales en obra pública, políticas de inversiones y servicios".

Casi con las mismas palabras Kirchner dijo que el acuerdo es "la clara respuesta a un problema muy importante y es un antecedente de que no se puede seguir mirando al costado".

En cuanto al balance de la gira, Kirchner añadió que con Lagos "se está trabajando fuertemente para consolidar un proceso de integración definitivo que nos permita repotenciar la región". El Presidente explicó que "todas las nubes con Chile quedaron en el pasado", en referencia clara a los conflictos limítrofes entre la Argentina y el país trasandino.

Vuelo conjunto

Los dos mandatarios se trasladaron hasta El Calafate en el Tango 01. Lagos le explicó durante gran parte del viaje a su anfitrión el sistema federal de Chile, en lo que allegados a ambos calificaron como una "magnífica clase de instrucción cívica".

En el vuelo viajaban además la primera dama, la senadora Cristina Fernández, el ministro de Defensa, José Pampuro, el titular de la SIDE, Sergio Acevedo, y el gobernador santacruceño, Héctor Icazurriaga. Como representantes del Parlamento, viajaron el jefe del bloque de diputados del PJ, José María Díaz Bancalari, y el diputado radical Marcelo Stubrin, especialista en relaciones internacionales.

Lagos, en cambio, estuvo acompañado por su canciller, Soledad Alvear, y por el embajador chileno en la Argentina, Juan Gabriel Valdez.

Sobre las aguas del lago Perito Moreno, Kirchner manifestó a LA NACION que es la primera vez que dos presidentes de la Argentina y Chile se reúnen frente a los hielos desde que se resolvió el conflicto limítrofe por los hielos continentales, en 1998. "Y uno de ellos se había puesto en contra", sostuvo, en referencia a sí mismo.

Como se recordará, Kirchner y Stubrin objetaban la traza poligonal del acuerdo que en ese momento impulsaba el entonces presidente Carlos Menem y lograron imponer una traza más favorable a la Argentina.

Luego de un paseo en catamarán -en el que el viento hizo que Lagos tuviera que recurrir al peine en más de una ocasión-, ambos presidentes con sus respectivas comitivas almorzaron en la Hostería Los Notros, frente a la imponente vista del lago y el glaciar.

Fiel a sus mañas, Kirchner le ofreció a Lagos un cordero patagónico con quinoa, papas y batatas en cuña y salsa oscura, precedido de una sopa de crema de hongos del bosque.

Los allegados al Presidente comentaron que son optimistas respecto de que se logre un acuerdo de mediano plazo con el FMI. "El acuerdo está muy avanzado y el borrador está casi listo", adelantó un integrante de la comitiva.

El optimismo en el círculo íntimo del Presidente es llamativo. Sostienen que aun si no hubiera acuerdo la Argentina enfrentará un período de crecimiento sostenido, y aseguran que el Presidente no está apurado por llegar al entendimiento.

En ese sentido deslizaron que Kirchner viajará antes de fin de año a Italia, a Alemania y a China. Luego de la visita a El Calafate, el Presidente viajó a Río Gallegos, donde permanecerá durante el fin de semana.

Preocupación por el ozono

  • EL CALAFATE.- Kirchner y Lagos dejaron sentada en el acuerdo sobre cambio climático su preocupación "por el aumento de las temperaturas medias que ya se registra en esta región, los cambios en el régimen de precipitaciones y la inusitada intensidad del deshielo que reduce los glaciares y los témpanos". Esto se debe, según la declaración de El Calafate, al deterioro de la capa de ozono, el cambio climático en el Sur del continente y al aumento de la radiación ultravioleta. Además se propusieron "apoyar e impulsar estudios conjuntos de científicos argentinos y chilenos sobre los efectos del cambio climático".
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?