Mona Moncalvillo y un desafío federalista

En menos de un mes, la periodista hizo varios anuncios, entre ellos, la creación de una AM dedicada al tango
(0)
31 de agosto de 2003  

Sus 33 años de trayectoria periodística en la gráfica, la radio y la televisión, respaldan sin duda este nuevo desafío que la sumerge por estos días a Mona Moncalvillo en el nuevo rol de funcionaria. Hace menos de un mes fue designada directora de Radio Nacional.

Su despacho, sobrio y austero, denota la mano femenina en ciertos detalles de prolijidad y en la calma que asume durante la entrevista, pese a que los teléfonos no dejan de sonar y a que debe contestar, alternativamente, las consultas de empleados de diferentes áreas de la emisora.

-Esto es así durante todo el día -dice casi a manera de saludo-, estoy trabajando casi 14 horas diarias. Porque me encontré con una ciudad. Esto es más grande que un ministerio. Son 74 emisoras en total: 40 AM; 30 FM y las cuatro que funcionan aquí en Maipú 555: la AM 870, y las tres FM (Clásica, Folklórica y Faro). Además, y esto es una primicia -dice con una franca sonrisa- vamos a instalar una AM dedicada al tango para la ciudad de Buenos Aires, para cuya dirección estoy en conversaciones con la Academia Nacional del Tango y en especial con Horacio Ferrer, al que considero la figura indicada para realizar esta labor. Pero las emisoras sobrellevan problemas de todo tipo, que se deben resolver de manera inmediata: legales, técnicos, de infraestructura. La radio se cae a pedazos. Sirva como ejemplo mencionar que en el interior, si bien levantan parte de nuestra programación, algunas sólo cuentan con un operador técnico y una locutora. Nunca fui funcionaria en mi vida y me veo obligada a cumplimentar tareas burocráticas, engorrosas, porque soy muy ejecutiva y quisiera poner en práctica en el aire, lo más pronto posible, una radio diferente. Radio Nacional es la única emisora que se escucha en todo el país (aun en los lugares más remotos) y cuando se toma conciencia de esta premisa la responsabilidad es aun mayor porque la comunicación es una de las prioridades en el mundo actual.

-¿Cuál es su proyecto de radio?

-Aspiro a poner de pie una Radio Nacional, federalista, periodística, competitiva, con perfil definido y con publicidad propia. El mayor problema de la emisora es la falta de dinero. Tenemos una planta transmisora que en cualquier momento puede darnos un gran disgusto y hay que cambiar válvulas que valen miles de dólares y no tenemos un peso. Estoy planificando, lo que aquí ya denominan "las tres P de Mona": "profesionales, probos y pluralistas". Para concretarlo hay que realizar una gran revisión y barrida de lo que acontece en el interior: me he propuesto visitar cada una de las sedes de las emisoras (ubicadas en distintas zonas del país). Por eso apunto a la posibilidad de generar publicidad. Y para que se concrete, la programación debe llamar la atención del potencial anunciador. Se trata de una tarea compleja, pero absolutamente necesaria porque el Sistema de Nacional de Medios, nos paga los sueldos, pero tenemos gastos enormes que no se logran cubrir. De allí surge mi pedido a José Albistur (titular de esa red) para que tuviera en cuenta las necesidades financieras de la emisora.

Tecnología y trabajo

-¿En que áreas se encuentran las mayores dificultades?

-No es fácil dar una respuesta precisa. Porque aquí se desarrollaron cuatro gestiones y existen deudas con Argentores y Sadaic. Se deben los servicios de muchos meses y se pagan intereses altísimos por esas deudas. Lo más importante es que faltan computadoras, fotocopiadoras, impresoras, todos elementos fundamentales para el desenvolvimiento y eficiencia de la radio. He ido al sótano de este edificio maravilloso -el único diseñado y construido para una radio- y estamos tratando de refaccionar muebles viejos, porque me estoy ocupando personalmente de mejorar la calidad de vida de todos los que se desempeñan en esta radio. Siento que es fundamental que la gente trabaje en un ámbito confortable: ya se realizaron cambios en el hall de entrada, cambios que implican orden, limpieza, que son los que se pueden llevar a cabo con imaginación. No quiero que piensen que actúo como una decoradora, sino que me impulsa un espíritu de renovación, de simplificación, que por otro lado significa hasta reubicación de tareas, pero lo que necesito -afirma con tono enfático- es dinero, tiempo y, fundamentalmente, que no me pongan obstáculos, ni de arriba ni de abajo.

-¿Y en cuánto al personal?

-Me encontré con una realidad dolorosa: gente maravillosa desperdiciada, desaprovechada y mujeres maltratadas. No puedo soportar que nadie maltrate a nadie. Quiero que esta radio se convierta en un lugar placentero de trabajo. Recorro a diario los pasillos, los estudios: pregunto, averiguo y he recogido testimonios hasta de gente llorando, que comprendo perfectamente porque me tocan las generales de la ley: soy de la profesión y del palo.

La nueva programación

-¿Cuándo se producirán cambios en la programación?

-En AM 870, como fecha tentativa podría señalar el mes de noviembre. Aquí, mi gran proyecto es la federalización de la información, con la participación de Capital Federal y todos los columnistas del interior del país. Será un ciclo diario de dos horas (podría ser en horario de mediodía) con fuerte tono periodístico, con las noticias de todos los ámbitos: política, economía, educación, temas sociales, notas de color y hasta comentarios sobre el clima de cada región. En síntesis un segmento que al mismo tiempo apunte a fortalecer nuestra identidad y nuestra cultura, partiendo de la base de que son dos conceptos que se desdibujan día tras día. Esta suerte de modelo lo he tomado de la Radio Nacional de España. Claro, pero estamos hablando de primer mundo, y de una emisora que cuenta con el presupuesto necesario. Pero ése es mi sueño y no cejaré hasta verlo cumplido. En la actualidad, me secundan "Tato" Contissa, coordinador general de todas las áreas gerenciales, y Mario Giorgi, gerente de las emisoras del interior (ex director de la radio). Lo demás se va a ir cambiando poco a poco y reacomodando; todavía estamos trabajando en proyectos y contenidos. Respecto de La Folklórica (FM 98.7), Marcelo Simón será su director; para El Faro (FM 87.9) estoy pensando en alguien joven con mucho entusiasmo y dinamismo porque debemos elevar su nivel y respecto de la dirección de la Clásica (FM 96.7) existe un ofrecimiento a Víctor Hugo Morales, quien al parecer podría dar su consentimiento. Me parece un gran comunicador que puede aportar interesantes innovaciones a esta frecuencia que tiene tan buenos y caracterizados oyentes. Morales, lógicamente, trabajaría en total coordinación con Juan Carlos Montero, su actual coordinador.

Batacazo femenino

-¿Qué lugar ocuparán las mujeres en la programación?

-El lugar que realmente merecen. Lo que está establecido en general es que a igual capacidad y talento siempre se elige a un hombre, pero yo siento que las mujeres van a dar el batacazo. He comprobado el grado de concentración al trabajo que tienen las mujeres. Si revisamos, por ejemplo, los equipos de producción que trabajan en programas muy escuchados y los conducidos por profesionales masculinos, podemos comprobar la cantidad de mujeres que respaldan con creatividad, talento y dedicación lo que posteriormente luce frente al micrófono. En ese sentido me propongo una suerte de reivindicación.

-¿Cuál será su política para llevar a cabo su gestión?

-Yo sé que tengo una trayectoria como periodista avalada por la coherencia, pero en esta oportunidad apelo a la ayuda de colegas para observar el desarrollo de esta nueva Radio Nacional. Apelo a la frontalidad, detesto el "radiopasillo", aunque sé que existen aun en las emisoras líderes en audiencia. Y confío en que no se espere a que la radio se caiga para otorgar el dinero que solucione los problemas. Les digo no a los talibanes. Y lo dice quien ha trabajado en la gráfica, la TV y la radio. Hoy me toca esta labor de funcionaria, pero lo que más me gustaría es hacer micrófono. Porque considero a la radio el mejor medio para ejercitar la imaginación. Admiro a todos los que hacen una tarea radial y por esa razón en los momentos en que otras actividades me lo permiten, entro a los estudios, dialogo con todos, me intereso por sus actividades. Y lo pongo en práctica porque sé que no todos los directores de radio o de TV lo realizan. Me parece un deber fundamental y de educación estar codo a codo con el personal, mientras ellos y yo esperamos que las dificultades económicas se superen y se haga realidad nuestro deseo de convertirnos en la mejor radio del país y la que haya logrado la auténtica federalización en la comunicación.

Trayectoria

  • Mona Moncalvillo es una periodista de raza, que abrazó esta profesión por vocación y si bien desarrolló la mayor parte de su carrera en la gráfica, también tuvo activa participación en radio y TV. Es licenciada y profesora en Comunicación Social, egresada de la Universidad Nacional de La Plata. Se desempeñó en la agencia de noticias Télam, pero sin lugar a dudas, donde mejor demostró su talento e inteligencia y se consagró como una de las mejores entrevistadoras, fue en la revista "Humor" -durante los años del Proceso- tarea que desempeñó durante 14 años. Fue fundadora de la organización "Poder Ciudadano", junto a Martha Oyhanarte, Luis Moreno Ocampo, Teresa Anchorena y Manuel Mora y Araujo. Participó como columnista en La Opinión, LA NACION, Clarín y Página 12. Su labor en el micrófono fue en Radio Belgrano, en FM Palermo; y en la pantalla chica en los canales 7 y 11. Actualmente conduce por Plus Satelital "Dos ideas juntas", y por CVN "La salud que nos duele".
  • La competencia, de lunes a viernes

    Fuente Ibope Rating

    Radio 10: 2,1

    Mitre: 1,5

    Continental: 0,8

    La Red: 0,7

    Rivadavia: 0,6

    Del Plata: 0,3

    Belgrano: 0,2

    América: 0,1

    Nacional: 0,1

    Once Diez: 0,1

    Splendid: 0,1

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?