Suscriptor digital

Claudio Segovia: el señor del tango

Hace 20 años creó "Tango argentino", que despertó una verdadera fiebre en todo el mundo, y lo festejó anoche en Buenos Aires
Gabriel Plaza
(0)
31 de agosto de 2003  

"Supongamos que uno quisiera montar un fracaso en Broadway y anduviese a la pesca de malas ideas. ¿En qué podría uno pensar? Veamos qué tal esto: un grupo de 15 bailarines argentinos, entrados en años y a veces en kilos, bailando ese viejo y decadente favorito, el tango. Agreguemos cuatro cantantes llorando sus penas en español, con una orquesta cargada de bandoneones, y la marquesina bien puede decir Desastre (...) Pero la razón no siempre prevalece en Broadway, donde audiencias a sala llena han transformado a "Tango Argentino" en el éxito sorpresivo de la temporada. "

La crónica del periodista de la revista Time, en octubre del 86, reflejaba el fenómeno inexplicable que había despertado el espectáculo "Tango Argentino", ideado por el escenógrafo Claudio Segovia y el productor Héctor Orezzoli. A veinte años de su estreno en París, el 13 de noviembre de 1983, el espectáculo que puso de moda al tango en el mundo entero fue recordado en un acontecimiento especial anoche en el hotel Marriott Plaza, con la presencia de su creador Claudio Segovia.

El promotor del espectáculo que significó un antes y un después para el género charló con LA NACION sobre el fenómeno de "Tango Argentino" y su entusiasmo por comenzar una nueva etapa. "Quiero instaurar nuevamente el espectáculo porque está un poco olvidado. Todos los espectáculos que he visto después han partido del modelo de "Tango Argentino", pero ninguno tuvo su nivel artístico", aclara Claudio Segovia.

A pesar de la expresión seca de su rostro, los ojos sueltan un destello emotivo cuando habla de su máxima creación: "Lo que hicimos con el espectáculo fue llevar a escena el tango en estado puro. Tomamos un arte popular que existe en la vida, una creación que habían hecho los argentinos y que estaba marginada en el 83. "Tango Argentino" significó la forma más noble y auténtica de transportar un arte que existe en el pueblo a un escenario. Se pueden haber hecho muchos espectáculos de tango, pero fue la primera vez que se completó una compañía con esos grandes artistas".

Por el elenco de "Tango argentino" pasaron los bailarines Juan Carlos Copes y María Nieves, Mayoral y Elsa María, Virulazo, Miguel Angel Zotto y Milena Plebs, los intérpretes Roberto Goyeneche, Horacio Salgán-Ubaldo De Lío, Osvaldo Berlingieri, Raúl Lavié, el Sexteto Mayor, Jovita Luna, Elba Berón y Alba Solís, entre tantos otros bailarines y músicos. La compañía "Tango argentino" se estableció como el modelo del musical tanguero: orquesta en vivo, varios cuadros de baile que cuentan la historia del género, un cuidadoso diseño de vestuario y un repertorio de clásicos. La fórmula imbatible tuvo su prueba de fuego en Broadway. A partir de ahí el éxito se multiplicó por diez.

"Durante la gira por los Estados Unidos se cae una fecha en Boston y surge la posibilidad de actuar en el City Center de Broadway. El estreno se hizo de forma salvaje. Hicimos sold out y tuvieron que habilitar un palco que no se usaba hacía 40 años. Además vinieron las personalidades más destacadas: Martha Graham, Mikhail Baryshnikov, Rodolf Nureyev y Robert Duvall. Estaban todos fascinados. Las mujeres venían vestidas de negro, los hombres se engominaban y al calor del espectáculo surgieron bailarines de tango en todo el mundo", recuerda este hombre, que suma a la nostalgia de los 20 años del estreno la década que luchó para subir a escena el musical.

"Tango argentino" se paseó por escenarios de las capitales más importantes del mundo durante nueve años. En la Argentina el espectáculo sólo pudo estrenarse en 1992. Fueron once fechas en el teatro Gran Rex, a sala llena, y una temporada más en el Lola Membrives. Poco antes había sido la muerte de Héctor Orezzoli y posteriormente se produciría el alejamiento de algunos músicos que formaron sus propias compañías, marcando el comienzo del fin. El espectáculo pasó a un cuarto intermedio. Antes de festejarse el nuevo milenio, Segovia -que vive entre Nueva York y París, pero actualmente está radicado en Río de Janeiro, donde prepara un musical sobre la MPB- volvió a impulsar el regreso de "Tango argentino" a Broadway. Ahora, el escenógrafo y director teatral sueña nuevamente con hacer otra puesta con nombres nuevos, que renueven esa fiebre por el tango argentino. "Cuando nosotros pensamos este espectáculo teníamos la inquietud de que fuera una piedra fundacional, un punto de partida para hacer otras cosas. En estos años lo único que se hizo fue repetir ese esquema" (ver recuadro).

Luces y sombras de un éxito

El productor artístico Claudio Segovia tuvo que sortear varias dificultades para dar forma definitiva a "Tango argentino": la incredulidad de los propios músicos, la indiferencia de los empresarios locales y la marginalidad que sufría el género en esa época. "Era realmente un imposible concretar "Tango argentino". Yo luché en realidad 10 años para poder hacerlo. Incluso hasta el momento antes de salir hacia París invitamos a gente amiga para un ensayo en el Teatro Alvear y la recepción fue particular, porque la mayoría de la gente no se explicaba por qué habíamos pensado hacer un espectáculo de tango. Creían que iba a ser un fracaso. Hoy, que intento hacer una nueva puesta, siento las mismas dificultades."

El hombre se remonta nuevamente al estreno en París. "Fue muy increíble la llegada al Chatellet por todo lo que hubo que superar hasta el momento en que subió el telón -relata Segovia con una precisión obsesiva-. Antes de la función habíamos vendido 250 entradas para un teatro de 2500. Desesperados empezamos a invitar amigos. Pero la prensa nos dedicó varias páginas antes de la noche del debut y la noche del estreno la sala desbordó de gente. Cuando sonaron los bandoneones se produjo un silencio sepulcral y al terminar "Quejas de bandoneón" surgió un aplauso inconmensurable, a partir del cual el espectáculo comenzó a navegar en un mundo ilusorio."

La voz monocorde logra limpiar el relato de cualquier sensación de felicidad o desazón que desvíe la atención del minucioso informe que ofrece sobre uno de los fenómenos tangueros más rotundos del género en el siglo XX, de los cuales en dos meses se cumplirán 20 años. El creador del espectáculo, encargado de la dirección, el vestuario y la puesta en escena, fue uno de los pocos en visualizar el atractivo del género. "Hasta entonces en el exterior el tango era conocido por Carlos Gardel, pero el baile nunca había sido visto en su forma argentina y original", apunta Segovia.

Tras la popularidad del espectáculo, los musicales de tango se convirtieron en una atracción en el exterior. Pero, según el mentor, no habrá ninguno igual a "Tango argentino". "Es imposible escapar al tiempo. El espectáculo que se vio en París y se estrenó en Nueva York no se va a ver nunca más. La gente que participó de ese espectáculo eran los modelos originales y las personas que habían creado el tango. Es verdad que el tango ha cambiado, hay gente joven y hay mucho interés, pero el tango tiene que encontrar su camino verdadero como en la década del 40."

Hitos del musical

  • En noviembre de 1983, el espectáculo "Tango argentino" se estrena en el teatro Chatellet de París.
  • En 1986 llega al teatro City Center en Broadway y se transforma en el suceso del año, despertando un boom por el baile en todo el mundo.
  • Sólo en 1992 el espectáculo llegó a un teatro de Buenos Aires.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?