Suscriptor digital

Flamearon banderas por el regreso del tren a Santa Fe

El servicio partió anteanoche de Retiro; pasó por Santo Tomé
(0)
18 de septiembre de 2003  

SANTA FE.- Después de once años, un tren de pasajeros volvió a esta capital. Desde ayer quedó rehabilitado el servicio entre Retiro y Santa Fe que, con una frecuencia semanal, ofrecerá Trenes de Buenos Aires (TBA) por vías concesionadas al Nuevo Central Argentino (NCA), dentro de un plan nacional de reactivación de este medio de transporte que hace apenas 45 días se reanudó hasta la vecina ciudad de Santo Tomé.

Para un sector importante de la ciudad, compuesto por familias de ferroviarios y vecinos del Oeste, la de ayer será una fecha casi inolvidable. Algo más de dos mil personas saludaron el ingreso de la formación en la vieja estación ubicada en el barrio Sur, repitieron anécdotas gastadas con el tiempo -seguramente más felices- y no ocultaron sus lágrimas.

"Esto refleja que existe una Argentina que está de pie, que quiere recuperar su historia para construir un futuro mejor", expresó el secretario de Transporte de la Nación, Raúl Jaime, quien llegó en el tren, con otros funcionarios de su cartera y representantes de TBA y NCA.

"Estamos acompañando una decisión política del Presidente. Y consideramos muy positivo que el Estado haya tomado la decisión de volver a poner en servicio los trenes de pasajeros hacia el interior", apuntó Jorge Molina, vocero de TBA.

El de ayer fue un viaje inaugural, pero el servicio cotidiano partirá de Retiro los viernes, a las 23.50, para llegar a Santa Fe a las 10 del sábado -el regreso será el domingo, a las 19, y arribará a las 6.50 del lunes-, con una tarifa promocional de 15 pesos, el cuarenta por ciento del costo actual del pasaje en ómnibus de larga distancia.

La formación ferroviaria está compuesta por una máquina para tracción, dos coches clase turista y uno de primera clase; está prevista la pronta incorporación del servicio pullman.

Cuando minutos después de las 10 el convoy asomó desde el Oeste, miles de santafecinos al costado de las vías agitaron pañuelos y banderas para celebrar su llegada. Para los barrios del extremo sudoeste significó revivir el anecdotario de aquellas épocas, cuando diariamente el tres, con diez vagones de pasajeros y tres de carga, ingresaba en la capital, luego de cruzar casi cinco kilómetros de puentes sobre el valle aluvional y el río Salado, hasta hace poco el factor desencadenante de la peor tragedia que vivió la ciudad por su desmadre.

Estación para evacuados

En las últimas dos semanas hubo que preparar de urgencia el escenario para el recibimiento. Se limpiaron tramos de vías totalmente cubiertas por vegetación y se desinfectó, se retiró basura y se pintó la vieja estación de General López al 3700, convertida en un centro de evacuados.

No faltaron los insultos al intendente, Marcelo Alvarez, el funcionario más cuestionado durante y después de la inundación; un grupo de escolares miraba atónito esa estructura moviente; la Banda Municipal interpretó temas alusivos y en el hall, próximo al local de la Fundación Fernando Birri, en 33 minutos una pantalla revivió aquel "Tire dié", el film con las voces de Francisco Petrone y María Rosa Gallo (ver aparte).

"Siento una emoción incontrolable. Fui maquinista del Mitre y con ese oficio mantuve una familia, ayudé a mis hijos a labrarse un porvenir. Esta fue una parte de mi vida. No le miento: lloré desconsoladamente el día que partió el último tren. Once años después estoy llorando otra vez en el mismo lugar; sólo que esta vez es de alegría", expresó Roberto, de 74 años, un símbolo de un servicio que ayer recuperó esta capital.

"Tire dié"

  • Ese "paisaje" -casi histórico para el que compartió El Santafecino- quedó documentado en las escenas que en 1958 filmó el realizador Fernando Birri para "Tire dié". La pobreza de entonces, reflejada en jóvenes y adolescentes corriendo za la par del tren para pedirles a los pasajeros "tire dié guita", se repite hoy, más expandida después de la inundación que afectó 28 mil viviendas, pero quizás en una sociedad indolente.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?