Suscriptor digital

Ganó Rovira, el candidato de Kirchner

El actual mandatario, apoyado por el Presidente, se impuso a Puerta en la pelea por la gobernación; obtuvo el 47,83 % de los votos, y su rival, el 32,98 %, escrutados el 98,76 de los sufragios
Mariano Obarrio
(0)
29 de septiembre de 2003  • 08:28

POSADAS.- Carlos Rovira obtenía el 47,83 por ciento de los votos en la suma de los sublemas del Frente Renovador, escrutados el 98,76 de los sufragios.

Mientras tanto, el senador nacional Ramón Puerta, del Frente Justicialista para el Cambio, se ubicaba en el segundo lugar con el 32,98 por ciento.

El clima de festejo quedó empañado cuando, después de la medianoche, Rovira anunció que una niña de 13 años, Mariana Acosta, resultó muerta como consecuencia de disparos que se registraron en serios enfrentamientos durante la caravana de festejos del candidato a intendente del Frente Renovador de Caraguatay, a 190 km de esta capital. En los incidentes también resultó gravemente herida Juana Sotelo, de 23 años.

El episodio, según el diario El Territorio, de esta ciudad, se produjo cuando un grupo de militantes roviristas se cruzó con una camioneta en la que viajaba media docena de personas, desde la cual le habrían efectuado una serie de disparos que ocasionaron la muerte de la niña.

Detenciones

Esta tarde, dos hombres que serían empleados de la municipalidad de Caraguatay fueron detenidos por el hecho, según confirmó la Policía.

Los presuntos autores de los disparos fueron identificados por los vecinos que presenciaron la escena, en la medianoche de ayer.

Fuentes policiales revelaron que en los domicilios de los detenidos se secuestraron dos armas de distinto calibre, en tanto continúan las investigaciones a cargo del juez de instrucción 1, con asiento en El Dorado, Horacio Gallardo.

Con la victoria electoral, además del reelegido Rovira, el gran triunfador de la jornada es el presidente Néstor Kirchner, que lograría así consolidar su política de construcción de una fuerza transversal, con independencia de la estructura del PJ.

Por otra parte, este resultado significó un fuerte golpe político para Puerta. El senador controla una estructura peronista que parecía invencible aquí y con este resultado quedaría seriamente herido su proyecto presidencial con miras a 2007.

Pero el segundo gran derrotado es el ex presidente Eduardo Duhalde, que apostó todo a apuntalar al candidato del PJ. A tal punto se jugó el líder del peronismo bonaerense que vino a Misiones a apoyar a Puerta en los actos del cierre de campaña y sólo regresó anteayer a la tarde a Buenos Aires.

Diputados

Con los resultados provisionales, además, la pelea por los diputados nacionales también le daba un fuerte espaldarazo al presidente Kirchner.

Sucede que la lista de Rovira logró colocar dos diputados en el Congreso, los kirchneristas Juan Manuel Irrazábal y Miriam Bosh de Sartori. La lista puertista se aseguraba una banca, la de Diego Sartori, y tenía casi asegurado el ingreso de la segunda candidata, Estela Pesso de Hobecker.

Las bancas vacantes corresponden a los diputados salientes, dos del PJ y dos de la UCR. Así, el peronismo -ya sea en su versión kirchnerista o puertista- sumaría así dos bancas más.

En rigor, todos los diputados electos de las dos vertientes peronistas sumarían fuerza para el gobierno de Kirchner, por cuanto Puerta y Duhalde reiteraron hasta el cansancio que apoyarán a rajatabla la gestión del dirigente santacruceño e incluso exageraron que respaldarán su reelección en 2007.

Euforia presidencial

Tan eufórico estaba Kirchner por las últimas noticias anoche que llamó desde Buenos Aires a Rovira para felicitarlo. El gobernador misionero lo atendió en su residencia oficial, en las afueras de esta ciudad, y acordaron no hablar y mantener la cautela hasta que se registrara una tendencia firme en los cómputos oficiales.

Acompañado por su esposa, Rosanna Spotorno, y sus dos hijos, Rovira recibió recuentos extraoficiales de sus equipos de fiscales, según los cuales las tendencias eran similares a las mencionadas.

Todos admitían aquí que la victoria de Rovira agiganta aún más la figura de Kirchner, habida cuenta de que el gobernador no era, en los papeles, un buen candidato. Y reafirma de algún modo el triunfo de Kirchner en la Capital, donde Aníbal Ibarra era un seguro perdedor frente a Mauricio Macri hace unos meses, pero ganó sólo por el apoyo presidencial.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?