Suscriptor digital

Obligan a reconocer la diferencia de cambio

Por un retiro parcial o total del corralón
(0)
30 de septiembre de 2003  

Los bancos deberán reconocer la diferencia de cambio en los casos en que los depositantes afectados por el corralón hubieran realizado retiros parciales o totales de los fondos y aunque no lo hayan hecho bajo protesto.

Así lo dispuso un dictamen de la jueza en lo contencioso administrativo N° 3 de la Capital Federal Claudia Rodríguez Vidal, que reconoce el derecho de una amparista a "disponer libremente del total de las sumas que hubiera depositado" y ordena a los bancos el pago "en la misma moneda en que fuera realizado o la cantidad de pesos necesaria para adquirir en el mercado al tipo vendedor igual cantidad de dólares".

La novedad es que, además, dispone que "en el caso de haberse realizado extracciones parciales y que no se hubieran concretado en la misma moneda de la imposición original, las sumas respectivas deberán convertirse a dólares de acuerdo con la cotización del tipo vendedor en el momento de realizarse cada extracción".

La resolución de primera instancia se adoptó en el contexto de la causa 299/02 Galli contra PEN y otro. "Hasta aquí, para poder reclamar la diferencia había que haber hecho los retiros bajo protesto, pero la realidad indica que si uno firmaba en disconformidad los bancos no hacían el pago, por eso este fallo es importante", destacó la abogada Nydia Zingman de Domínguez, que realizó las presentaciones del caso.

Otro caso

También ayer se conoció que una persona mayor de 75 años, con problemas de salud, obtuvo un fallo favorable para recuperar la diferencia entre su dinero pesificado y la cotización libre del dólar, pese a que no había hecho reserva para reclamar por ese monto. El fallo del juez en lo contencioso administrativo Ernesto Marinelli corresponde a una causa iniciada por Gualterio Hirschman, que en el momento del retiro en el marco de las excepciones al corralón recuperó pesos a $ 1,40 más CER y no hizo reserva judicial para reclamar posteriormente por la diferencia entre lo percibido y la cotización de la divisa.

Aun así Marinelli entendió que "las excepciones al régimen de programación no implican la aceptación voluntaria de la pesificación".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?