Gioja recuperó San Juan para el PJ

El presidente provisional del Senado ganó con comodidad por sobre el peronista disidente Basualdo y el gobernador Acosta Dedicó la victoria a Kirchner y prometió un alineamiento total con la Casa Rosada Las tres fuerzas se repartían las bancas de diputados nacionales
Gabriel Sued
(0)
6 de octubre de 2003  

SAN JUAN.- Rodeado de la más tradicional liturgia peronista, José Luis Gioja festejó ayer el triunfo en los comicios que lo consagraron como el gobernador de esta provincia a partir del 10 de diciembre próximo.

Con el 40,13 por ciento de las mesas escrutadas, al cierre de esta edición, el presidente provisional del Senado se imponía por unos 10 puntos: lograba el 41,72 por ciento de los votos, seguido del candidato del Movimiento Vida y Compromiso (Movicom), el justicialista disidente Roberto Basualdo, que obtenía el 30,90. El gobernador bloquista Wbaldino Acosta quedaba en tercer lugar (20,13 por ciento).

"La gente advierte que en el país pasa algo y quiere que en San Juan también pase", evaluó Gioja, en diálogo con LA NACION, cuando comenzaba a confirmarse la tendencia.

Los 1200 kilómetros que separan a esta provincia de la Capital Federal no fueron un impedimento para que el triunfo de Gioja se festejara como propio en la Casa Rosada.

San Juan se convirtió en la primera provincia que recupera el justicialismo desde la asunción de Kirchner.

El dato no pasó inadvertido en Buenos Aires: durante todo el día el gobernador electo recibió las llamadas del vicepresidente Daniel Scioli y del ministro del Interior, Aníbal Fernández, además de las de sus colegas de la Cámara alta.

Cuando el resultado ya era inamovible, se concretó la comunicación con el Presidente. "Le voy a agradecer por el respaldo", había anticipado Gioja.

Sucede que su triunfo se construyó, en gran parte, sobre la base del apoyo de Kirchner, que, desde afiches y spots televisivos, invitó a votar al candidato justicialista.

El cuarto puesto quedaba para la candidata de Cruzada Renovadora, Nancy Avelín, hija del ex gobernador Alfredo Avelín, destituido por la Legislatura local hace un año, en medio de una severa crisis social y política.

Lo ajustado de los resultados impedía, al cierre de esta edición, saber con certeza quiénes se quedarían con las tres bancas en la Cámara de Diputados de la Nación que se pusieron en juego.

En principio, cada una de las tres principales listas ubicaría un diputado nacional: Ruperto Godoy (PJ), Guillermo Baigorrí (Movicom) y Leopoldo Bravo (h.) por el bloquismo.

Además, los sanjuaninos eligieron 34 legisladores provinciales, 19 intendentes y 256 concejales.

Desde el mediodía y hasta el mismo instante en que se confirmó la tendencia definitiva los centros de campaña de Gioja y Basualdo desataron una verdadera guerra de números: los dos se adjudicaban la victoria, valiéndose de encuestas a boca de urna.

Desde las 18.30, todo era triunfalismo en la sede del PJ. Los hombres que iban llegando daban abrazos sudorosos y felicitaban a los dirigentes que organizaban los festejos.

Los allegados a Basualdo, de peor ánimo, repetían una y otra vez que no había ningún resultado oficial y que nadie tenía motivos para festejar.

Una hora después, cuando aún no habían cerrado todas las mesas, la policía cortó el tránsito alrededor de la sede del PJ. La llegada de Gioja era inminente.

Pero los resultados de las primeras mesas daban un panorama más reñido de lo esperado. El triunfalismo se tornó en nerviosismo y el festejo quedó postergado por algunas horas.

Un día peronista

La jornada electoral había amanecido con una temperatura cercana a los 30 grados y un cielo claro. Unas pocas nubes se escondían detrás de los cerros bajos que rodean a esta ciudad.

Pero no sólo el clima favoreció la gran afluencia de votantes: desde temprano, autos y camionetas (unos 1000, según el Diario de Cuyo) se alistaron en las sedes partidarias para movilizar a los votantes.

"Pagaron 80 pesos por todo el día", detalló un remisero a LA NACION.

Acompañado por el postulante a la intendencia de Rawson, Mauricio Ibarra, Gioja votó en una escuela de ese departamento, pasadas las 10.35. Vestía una radiante camisa verde. "Me puse la de color esperanza para estar a tono con el día", explicó a los primeros periodistas que se le acercaron.

Casi 12 horas después festejó su triunfo con una conferencia de prensa en la sede del PJ al lado de su compañero de fórmula, Marcelo Lima. Se había cambiado la camisa verde por una rosa.

"La única pasión que me mueve es trabajar todos los días por San Juan", dijo. Había concluido el día más importante de su vida política.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?