Zaffaroni respondió las impugnaciones a su candidatura

(0)
6 de octubre de 2003  • 17:10

Tras siete horas de duración, los senadores dieron esta tarde por concluida la audiencia pública donde el juez Eugenio Zaffaroni contestó cerca de 200 preguntas referidas a su candidatura para integrar la Corte Suprema.

El magistrado afirmó que quiere formar parte del tribunal para devolverle su "función originaria de control de la constitucionalidad" y aseguró no poseer "una vocación de poder".

Al término de la audiencia pública, dijo en rueda de prensa que la "mayoría" de las impugnaciones a su candidatura eran de "tenor ideológico", ya que abogaba por una Justicia y un sistema de seguridad que "dé plenas garantías, no mayores penas".

En respuesta al cúmulo de impugnaciones recibidas por Zaffaroni por su posición ideológica-teórica, en su descargo escrito -leído en la reunión- rechazó que se lo cuestione por poseer "una visión teórica en el campo del derecho" diferente a la dominante, para responder a los que lo acusan de "minimizar con tendencia al abolicionismo" del derecho penal.

"Si fuera tan descabellada", dijo, su posición hubiera recibido el rechazo de catedráticos del derecho penal, lo cual no ocurrió.

Zaffaroni se opuso a que se considere a un candidato para ocupar la Corte Suprema "inhábil" por tener posiciones contrarias a las predominantes.

La audiencia pública se inició pocos minutos después de las 10 en el Salón "Manuel Belgrano" del Senado organizada por la comisión de Acuerdos, que presidió el senador Jorge Busti (PJ).

El salón ese ocupó en un 90 por ciento por público acreditado y medios de prensa, que siguieron la lectura de las 40 impugnaciones planteadas al pliego, luego de las adhesiones cosechadas y, finalmente, el descargo presentado la semana última por Zaffaroni.

En el escrito, el jurista fue contestando por temas las impugnaciones que se le formularon, en gran medida por su posición teórica jurídica que lo acusan de promover "el minimalismo penal", por cuestiones patrimoniales y su situación impositiva y por su actuación como juez de sentencia durante la dictadura militar.

También por sentencias y declaraciones publicas que -según los impugnantes- mostrarían un supuesto desapego "a los derechos humanos y al sistema democrático".

Luego al responder en forma oral preguntas formuladas por la comisión, Zaffaroni reiteró que en su actuación como juez sólo tuvo dos sanciones, una por "no guardar la mesura tradicional en la justicia argentina" en relación con un caso por el robo de una afeitadora y otra que consideró "arbitraria" de parte de la Corte de turno.

A su vez, el jurista admitió haber prestado juramento por los estatutos que rigieron la dictadura, así como cuando se desempeñó durante el gobierno de facto de Juan Carlos Onganía y luego en la democracia.

Alegó que "fueron los tiempos que nos tocaron vivir" a su generación y precisó que "nunca fue un juez simpático" para el contexto judicial de la dictadura.

Sobre presuntas demoras en tramitar hábeas corpus en esos aciagos años, indicó que como medida "pretoriana" abría a prueba los pedidos de paradero para seguir investigando hasta donde podía.

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?