Alberto Ure, a su manera

Alejandro Cruz
(0)
11 de octubre de 2003  

Se llama "Sacate la careta. Ensayos sobre teatro, política y cultura". Su autor es Alberto Ure, una figura del teatro, la televisión y la cultura argentina que, desde hace casi seis años, está lidiando con una delicada rehabilitación. Su última puesta fue "Don Juan" desde ese momento sencillamente se lo extraña. Para tenerlo más cerca, un "complot de amigos", como dice Cristina Banegas en el prólogo, reunió textos del mismo Ure escritos en otros tiempos y editados recientemente por el Grupo Editorial Norma. El resultado es al mejor estilo Ure: un compilado irónico, inteligente, incisivo y provocativo. De la misma manera que sus puestas, de la misma manera que es él. Para aquellos que también lo extrañan, va un salpicadito al mejor estilo Ure.

* * *

Sos relindo. " Lo que hoy domina absolutamente en el campo estético es la promoción, una promoción igual a todas las promociones, lo que nos transforma a todos en modelos de Pancho Dotto. Hay diarios que tienen sus artistas y escritores y los fotografían a todos juntos como las lindas chicas que mencioné. Se escriben unos a otros los comentarios, como si se arreglaran los detalles de la ropa en un desfile: tené cuidado con esta solapa, la tapa te queda genial, sos un best-seller , no lo olvides, querida."

* * *

"La bijou es gentileza de..." " El chivo es una variable de las corrupción encadenada de la televisión argentina, fuente de fracasos y su mediocridad, que ya está instalado en el corazón del medio."

* * *

Sobre los talk shows . "Hasta las cámaras sorpresa son hoy previsibles y, por lo que se ve, a casi nadie se le ocurre nada (...) Hay conductores que son cómicos, como Moria Casán, pero tampoco son tan atractivos porque repiten sus chistes. No se ha descubierto nada todavía que reemplace a un buen argumento. Principalmente, porque allí aparece lo que se oculta en la vida, lo que uno no querría ver, lo que no se le ocurre, lo que lo captura por fantástico. Algunas veces se cuentan en estos programas fragmentos que son casi argumentos, y éstos son los minutos más brillantes. El resto son charlas para escuchar un rato y chau."

* * *

De Strindberg a Gatica. " A veces he pensado que Strindberg es al teatro lo que Gatica es al boxeo criollo. Una bestia indispensable, un organizador de la gramática. Sin Gatica nadie hubiera gozado de la elegancia de Locche. Nicolino hubiera finteado en la oscuridad absoluta de nuestra ceguera. Pongo este ejemplo popular para que se entienda que Ibsen sería inapreciable sin Strindberg. Siendo un dramaturgo genial, muy superior a Strindberg. Es el Mercante de Perón, el Engels de Marx, el Trotsky de Lenin, el tío que sabe la verdad que el padre arrogante oculta."

* * *

Sobre Teatro Abierto. "Tuvimos reuniones que parecían una mezcla de sesión de grupo, asamblea del Ejército de Salvación y encuentro de la Escuela Científica Basilio. Mientras unos "elaboraban" sus dificultades, otros se ponían de pie y proclamaban sollozando que su vida había cambiado (...). Recuerdo esos momentos como de una gran exaltación, pero también de terror. Ese circo nuestro era el resultado de una fiesta, sí, pero, ¿por qué se festejaba? Estábamos respondiendo a una necesidad, ¿pero a cuál?"

* * *

Casi a nadie. "Durante los últimos años he llegado a la certeza de que el teatro argentino no le interesa a casi nadie, y lo confieso aquí con el riesgo de que algún gracioso me pregunte por qué me tomé tanto tiempo (...). Dije que el teatro no le interesa a casi nadie, y no a nadie, porque conozco a quienes no han podido prescindir de él, entre los que estoy yo y, en realidad, el teatro les interesa a los que hacen teatro, lástima que no somos muchos y el interés no es tanto."

* * *

Irritables. "En la Argentina de hoy parecería que no se puede mostrar a alguien sin herir susceptibilidades demasiado frágiles. No se puede mostrar militares, ni homosexuales, ni izquierdistas, ni diputados, ni nadie con algún poder organizado, porque se sienten afectados (...). Por suerte, Buenos Aires es una ciudad muy grande y hay una minoría flotante que todavía se pregunta sobre sí misma porque sabe que el verdadero terror no es la duda ni la discusión sino su ausencia."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?