Suscriptor digital

A Bugliotti lo vieron desde atrás

Ante una multitud, el piloto cordobés triunfó con un Chevrolet en la carrera de Buenos Aires; en la clásica rivalidad de las marcas, Ford hizo su negocio: Ponce de León se afianzó en la punta del campeonato y Hernández fue tercero
Roberto Berasategui
(0)
13 de octubre de 2003  

Chevrolet y Ford pelearon por la punta de la carrera. Las tribunas, colmadas, brindaron color y calor al autódromo Oscar Alfredo Gálvez. No fue el Turismo Carretera. Esta vez, el Turismo Competición 2000 concretó en la pista la vieja rivalidad del clásico tuerca nacional ante una multitud. Y en la pulseada, el Astra de Marcelo Bugliotti tuvo cada vez más peso, hasta que resultó inalcanzable para los Ford Focus de Gabriel Ponce de León y de Walter Hernández, que se conformaron con llegar al podio en el fabuloso negocio por la conquista del título.

Bugliotti fue imparable. Sacó más de seis segundos de ventaja y dominó a voluntad. Aunque esa contundencia no se mostró desde el comienzo de la carrera, que prometía un espectáculo más emocionante y que se diluyó con la velocidad del ganador.

La largada tuvo a Ponce de León adelante y a Gabriel Furlan detrás, con un Mitsubishi liviano y conocedor de este circuito N° 9, ya que lo utiliza como pista de pruebas. Juan Manuel Silva no perdía pisada con su Honda y Lucas Armellini se mostraba como el Chevrolet más veloz.

Pero los candidatos comenzaron a caerse. Primero desertó Furlan, cuando el impulsor perdió potencia. Luego, Silva perdió rendimiento en una maniobra desacertada, aunque luego trató de recuperarse. A mitad de la competencia, Bugliotti, que había largado desde el sexto lugar, cambió su andar y desplegó a pleno su estrategia: cuidó el coche para explotar su potencial sobre el final. Y el resultado fue demoledor.

Pasó a los dos Focus y se alejó sin miramientos. El equipo que conduce Darío Ramonda se preocupó por la pinchadura de neumático que sufrió el otro piloto, Christian Ledesma. Pero Bugliotti estaba por demás confiado y no se inmutó.

Detrás de los Focus, que mantuvieron un ritmo parejo, los Honda de Silva y de Ortelli protagonizaron una rara decisión: el chaqueño iba cuarto y el piloto de Salto, con un auto más veloz, se quedó detrás de su compañero. Ortelli se decidió a tres vueltas y lo pasó, para luego cederle el puesto nuevamente a Silva, que pelea por el título. Quizás hubiese sido más beneficioso (para Silva y para el espectáculo) un temprano ataque de Ortelli para descontarle puntos a los Ford.

Norberto Fontana penó inconvenientes durante el fin de semana. Un motor, un roce... Luchó con los Ford Escort de García y de Beitía y finalizó séptimo, alejándose en el campeonato del cada vez más afianzado Ponce de León.

A diferencia del Turismo Carretera, donde los Ford festejan y los Chevrolet apuntan a la corona, en el TC 2000 de Buenos Aires, celebró la hinchada de Chevrolet, pero Ford se quedó con medio título bajo el brazo.

  • Reglamento nuevo

    En la sala de conferencias el TC 2000 presentó el nuevo reglamento, que se estrenará el año próximo. Las novedades son: suspensiones provistas por la categoría, neumáticos de 18 pulgadas y la diferencia de altura de los coches se compensará en un 40 por ciento, entre otras características.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?