Suscriptor digital

Torcuato Di Tella intenta explicar el peronismo en Italia

Dio una charla sobre política argentina
(0)
14 de octubre de 2003  

ROMA.- "No me diga ministro que me da miedo." En su primera visita oficial a Europa, a Torcuato Di Tella, secretario de Cultura de la Nación, le cuesta asumirse como alto funcionario de Néstor Kirchner. Prefiere su papel de toda la vida: el de intelectual.

"Mantengo mi actividad sociológica, y me siento raro como funcionario: es una experiencia, y aunque mantengo mi independencia, tengo que tener más cuidado al hablar -dice a LA NACION-. Opino como sociólogo, y mis opiniones no son opiniones oficiales", aclara todo el tiempo.

De paso por esta capital para firmar hoy un acuerdo de codistribución de cine y para poner a punto varios proyectos culturales, Di Tella, reconocido en el ámbito académico italiano, también vino para explicar mejor, y a nivel personal, la compleja realidad política de nuestro país. "Para entender la Argentina hay que entender el peronismo, que es un misterio. El peronismo no es entendido ni siquiera en la Argentina, pero hay que intentar explicarlo, porque es bueno que haya una imagen realista de nuestro sistema político -agrega-. Acá creen que el peronismo tiene que ver con el fascismo, pero no es así. El peronismo tiene elementos de derecha, pero no es eso."

En un hotel a metros de la Fontana di Trevi, Di Tella asegura que no sabe por qué Kirchner no vino a Italia, aunque el Gobierno había anticipado una visita oficial a este país. ¿La cancelación tuvo que ver con el temor por el embargo del Tango 01, o con el "asalto" de los 400.000 pequeños acreedores italianos golpeados por el default? "La verdad es que no sé... Cualquier cosa, yo soy uruguayo", contesta, con gran sentido del humor.

A la pregunta sobre qué querría lograr durante su paso por la Secretaría de Cultura, Di Tella no tiene dudas. Su gran sueño es hacer una "federalización de la cultura". Por ejemplo, abrir en Rosario el Museo de Arte Oriental, llevar el Museo Precolombino (en gran parte donado por su hermano Guido) a otra localidad y crear un museo de la producción y el trabajo en el interior. "No quiero nada nuevo en Buenos Aires", afirma, sino "enfatizar la cultura popular, valorar la cultura aborigen y hacerla circular por el país, también a través de bibliotecas populares".

Si el edificio del Correo Central termina en manos de la Secretaría de Cultura, por otra parte "una idea jugada", Di Tella -que también tiene la fantasía de hacer una orquesta de piqueteros- piensa convertir ese estupendo edificio en un muestrario para las actividades de las provincias.

Ayer, en su papel de sociólogo y con el fin de explicar el "misterio del peronismo", Di Tella disertó en la Fundación Italiani Europei. Una prestigiosa institución político-cultural presidida por el ex premier Massimo D´Alema, ex líder del Partido Comunista Italiano (PCI), hoy de los Demócratas de Izquierda, con quien también mantuvo una reunión.

La teoría del rabanito

"Para entender el peronismo hay que apelar a la teoría del rabanito: si uno quiere sacarlo de la tierra no hay que tirarlo de las hojas, porque se rompe. Hay que cavar en la tierra, pero sin dañar las hojas, porque por ahí el rabanito respira. Las hojas del rabanito pueden no parecerse, pero el rabanito es rojo", sostuvo este intelectual de 73 años, en perfecto italiano y con gran ironía. Intentó explicar así que el peronismo siempre fue más parecido a la izquierda autoritaria -por ejemplo, el famoso PCI- que al fascismo.

¿Qué clase de peronismo representa el presidente Kirchner? Para el sociólogo, "un peronismo más limpio, que eliminó la parte neoliberal y corrupta (el sector menemista), así como a los extremistas de derecha e izquierda". Un peronismo que "no le gusta a la gente de derecha, que, sin embargo, no le tiene miedo". En la práctica, el peronismo de Kirchner es "una socialdemocracia, que se va pareciendo cada vez más al Partido Demócrata de los Estados Unidos", y que podría pasar a integrar la Internacional Socialista, "algo que está en el tapete".

Consultado sobre si Kirchner "es el rabanito o una hoja del rabanito", Di Tella contestó que el Presidente "representa una parte del rabanito", compuesto también por un sector duhaldista, equivalente al peronismo clásico.

-¿Cómo evalúa lo que ha hecho hasta ahora?

-Yo estoy muy contento con el Gobierno, en la forma en que va, por el cambio, por las cosas que está haciendo y por la posición moderada que tiene dentro del peronismo. El Gobierno, que está logrando un equilibrio entre la alianza de fuerzas que lo componen (sector duhaldista de derecha, sector kirchnerista de centro y otro sector de izquierda moderado y no tanto, que también apoya), está funcionando muy bien, y ha manejado bastante bien las cosas en el nivel político. Kirchner ahora tiene entre el 70 y el 80% del apoyo de la gente, algo sorprendente, pero no va a seguir así toda la vida. Hay recuperación económica, no muy fuerte, pero existe. Hay que ver qué pasará con la economía y con los acreedores.

-Usted es muy optimista...

-Sí. El problema es que hace veinte años que soy optimista...

La frase

"Para entender el peronismo hay que apelar a la teoría del rabanito: si uno quiere sacarlo de la tierra, no hay que tirar de las hojas porque se rompe. Hay que cavar en la tierra, pero sin dañar las hojas porque por ahí respira."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?