Zaffaroni fue designado para la Corte

Esta madrugada, tras un prolongado debate, su pliego fue votado por más de dos tercios de los presentes Su candidatura fue aprobada por el PJ, algunos radicales e independientes Arduas gestiones para asegurar la votación favorable Denunciaron presiones de la Iglesia
Gustavo Ybarra
(0)
16 de octubre de 2003  

El Senado le dio acuerdo esta madrugada al abogado penalista Raúl Eugenio Zaffaroni para integrar la Corte y ocupar la vacante que dejó el ex titular del tribunal Julio Nazareno.

El candidato propuesto por el Poder Ejecutivo consiguió los votos favorables de 43 senadores, mientras que 16 lo hicieron en contra. Así, superó los dos tercios de los presentes que exige la Constitución nacional. Esa proporción fue lograda gracias al apoyo del bloque peronista y el respaldo de varios legisladores radicales, el Frepaso y partidos provinciales.

Una vez que jure, Zaffaroni se convertirá en el segundo juez designado en la Corte en los últimos dos años, ya que en diciembre de 2001 el senador Juan Carlos Maqueda (PJ-Córdoba) fue designado para ocupar la vacante dejada tras la renuncia de Gustavo Bossert.

La política de "depuración" del tribunal que impulsa el presidente Kirchner apunta ahora a obtener el desplazamiento del ministro Eduardo Moliné O’Connor, sometido a juicio político ante la Cámara alta.

La fuerte resistencia a la figura de Zaffaroni obligó a los principales operadores oficialistas a apelar a su máximo esfuerzo para alinear a una bancada en el que las impugnaciones planteadas contra el penalista habían causado efecto en por lo menos una docena de sus miembros.

"Somos senadores del Gobierno; ésta es una pulseada política y no podemos permitirnos una derrota, como sería el rechazo de un candidato a ocupar un lugar en la Corte", aseguró Miguel Angel Pichetto (PJ-Río Negro) en medio de un debate interno que varios legisladores oficialistas calificaron como el más áspero desde que Néstor Kirchner llegó a la Presidencia.

Así, por lo menos tres fuentes confiables de la bancada peronista confirmaron que la Iglesia ejerció presión sobre varios senadores para que rechazaran la nominación de Zaffaroni.

La más afectada fue la sanjuanina Nélida Martín, a quien el obispado de su provincia le habría pedido que rechazara el pliego del penalista. También fue objeto de una dura presión por parte de Pichetto para que apoyara al Poder Ejecutivo. Finalmente, quebrada por el llanto, accedió al pedido y decidió ausentarse.

También fueron eje de negociaciones políticas los peronistas bonaerenses Antonio Cafiero y Mabel Müller, que estaban decididamente en contra de aprobar el pliego de Zaffaroni.

Allegados a la senadora y fuentes de la bancada oficialista coincidieron en señalar que Eduardo Duhalde llamó para pedirles su voto afirmativo.

El debate parlamentario se dividió en dos bloques bien diferenciados, enfavor y en contra del abogado.

El titular de la Comisión de Acuerdos, Jorge Busti (PJ-Entre Ríos), como miembro informante del PJ, se dedicó a responder una a una las impugnaciones que recibió Zaffaroni.

Así, rechazó las acusaciones contra el abogado por haberse desempeñado como juez durante la última dictadura militar al destacar que, una vez recuperada la democracia, en 1983, "fue ascendido con acuerdo del Senado" a camarista, y que sus omisiones patrimoniales en las declaraciones juradas ante la Oficina Anticorrupción "fueron una negligencia, pero no constituyeron ilícito ni evasión".

En cuanto a la presencia de Jacobo Grossman -condenado por secuestros extorsivos en 1976-, al lado de Zaffaroni en la audiencia pública del Senado, Busti dijo que el abogado ya había cumplido su pena con 13 años de prisión y que, en definitiva, lo que estaba en discusión no era su acuerdo.

"El pliego de Zaffaroni va a ser una oxigenación para la Corte", sentenció el senador, que destacó que "antes, los jueces del Tribunal se aprobaban en sesiones secretas de siete minutos y sin que se les preguntara nada", en clara alusión a los ministros designados por el gobierno de Carlos Menem.

Ofensiva

Los críticos iniciaron su ofensiva con Sonia Escudero (PJ-Salta), con un fuerte alegato en el que acusó a Zaffaroni de aplicar criterios sexistas en la evaluación de procesos sobre delitos sexuales. "Sus fallos demuestran prejuicio de género hacia las mujeres", dijo.

Ricardo Gómez Diez (Partido Renovador-Salta), hizo hincapié en las omisiones patrimoniales imputadas al penalista, al incumplimiento previsional que mantuvo durante casi diez años (1994-2003) y a la deuda de 45.000 pesos que, en concepto de intereses, aún mantiene con el Estado. "No creo que sea una excusa válida decir que no leyó las declaraciones juradas porque todos tenemos la obligación de ser prolijos en ese tema", afirmó.

Además, el senador salteño acusó a Grossman de haberle mentido al Senado al negar, en una nota enviada a la Comisión de Acuerdos, haber participado en secuestros de menores. Para sostener esa afirmación, Gómez Diez leyó diarios de la época en la que el abogado aparece vinculado a ese tipo de delitos.

Pasos que faltan

  • Una vez aprobado el acuerdo para Eugenio Raúl Zaffaroni por el Senado, el penalista quedará en condiciones de jurar como nuevo miembro de la Corte Suprema, previa firma del decreto con su respectiva designación por parte del presidente Néstor Kirchner. Cumplidos esos pasos, el máximo tribunal se reunirá para tomarle el juramento que sellará su ingreso en el máximo tribunal.
  • Voces en la sesión

    Busti (PJ-Entre Ríos)

  • "Los impugnadores de Zaffaroni son grandes estudios formados sólo para impugnarlo, no son entidades obreras ni organizaciones piqueteras, y las agrupaciones que lo apoyan son las Madres de Plaza de Mayo. Acá no está en juego el garantismo, sino la posibilidad concreta de que la Argentina tenga una justicia independiente."
  • Terragno (Radical Ind.)

  • "Zaffaroni es un penalista de prestigio internacional. El problema es su foja democrática. Videla lo designó juez y él, que ya había jurado por el estatuto de Onganía, juró en 1976 por el estatuto del Proceso."
  • Escudero (PJ-Salta)

  • "Mi voto es de enérgica protesta a favor de los millones de mujeres argentinas que no encuentran respuesta en el sistema judicial argentino. Sus fallos demuestran prejuicio de género hacia las mujeres."
  • Ibarra (Frente Grande)

  • "Zaffaroni es seguramente el jurista de máximo prestigio internacional que tiene la Argentina y un hombre de la democracia. No escuché a ninguno de los que ahora hablan de la deuda previsional y de las omisiones patrimoniales hablar de la evolución patrimonial de los miembros de la Corte Suprema de Justicia."
  • Gómez Diez (Renovador)

  • "El principio de ejemplaridad es para todos, y todos estamos obligados a cumplir con la ley y con los tributos previsionales, tanto más cuando se trata de alguien que aspira a ingresar en la Corte Suprema de Justicia."
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?