Una obra fundacional

EDUCACION Y ACTUALIDAD BRASILEÑA Por Paulo Freire-(Siglo XXI)-200 páginas-($33) LECCIONES DE PAULO FREIRE Por M.Gadotti, M.Gómez y L. Freire-(compiladores) (Clacso)-351 páginas-($ 20) EL GRITO MANSO Por Paulo Freire-(Siglo XXI)-101 páginas-($13)
(0)
2 de noviembre de 2003  

Completamente démodé o plenamente vigente. No hay opiniones intermedias entre quienes reflexionan sobre la obra de Paulo Freire. Para algunos, su pensamiento representa un setentismo definitivamente anacrónico. Pero otros consideran al autor de Pedagogía del oprimido y La educación como práctica de la libertad absolutamente vigente, imprescindible, en este comienzo de siglo marcado por la desigualdad y la exclusión, y donde los debates sobre diversidad y multiculturalismo aún agitan los claustros académicos.

Los tres libros que acaban de presentarse en el ámbito local pertenecen a esta segunda corriente interpretativa, que hace del educador brasileño, fallecido en 1997, un verdadero autor en el sentido foucaultiano: un pensador que instala visiones, que abre caminos. Alguien que reordena las categorías del pensamiento. Alguien con una obra fundacional, que no se agota en las primeras lecturas, sino que invita a retornos incesantes en busca de nuevas respuestas.

De los tres lanzamientos, sin duda, Educación y actualidad brasileña es el que más rigurosamente cumple con esos dos gestos fundamentales, ya que representa la reedición de la tesis con que Freire se presentó al concurso para la cátedra de historia y filosofía de la educación en la Escuela de Bellas Artes de Pernambuco, en 1959.

El importante trabajo de contextualización que acompaña la tesis la valoriza, la explica en parte y aporta claves para su interpretación. Este esfuerzo tiene dos vertientes. Una es más clásicamente académica, y está a cargo de José Eustáquio Romão, investigador que integra el consejo directivo del Instituto Paulo Freire de San Pablo. En su estudio preliminar, Romão analiza la situación social y política del Brasil de fines de los años cincuenta --en particular, del Nordeste, donde se esperaba un movimiento similar al que dio origen a la revolución cubana--, y la matriz de influencias en la obra de Freire. La otra es vivencial e incluye el testimonio de Paulo Rosas, un educador nordestino que compartió largos años de trabajo y militancia con Freire, y el de una de sus hijas, Cristina Heiniger Freire, que actualmente reside en Suiza.

La impronta del existencialismo francés --en particular, de Sartre y Camus, pero también de pensadores cristianos, como G. Marcel y J. Maritain-- se hace presente en las primeras páginas de la tesis de Freire. También resulta visible el sentido dialoguista que tendría desde entonces su trabajo --su aporte más fuerte a la pedagogía--, aunque en los primeros años este enfoque tenía todavía acentos paternalistas.

Lecciones de Paulo Freire. Cruzando fronteras: experiencias que se completan es, antes que un libro, el registro de una experiencia. Compilado por Moacir Gadotti, Margarita Victoria Gómez y Lutgardes Freire --sociólogo e hijo menor del brasileño--, reúne gran parte del intercambio de trabajos, ideas y críticas realizado por educadores e investigadores sociales en el ámbito del "campus virtual" del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso). Se trata de una obra heterogénea y vital, con aportes académicos en portugués --como las reflexiones sobre la interdisciplina de Reinaldo Matías Fleuri-- y en español --como el texto de Marlen Quesada Ugalde sobre el deterioro de la situación laboral de los maestros--, pero también con relatos de experiencias, apuntes breves y hasta diatribas políticas. El grito manso, en tanto, es una obra fundamentalmente oral, que tiene mucho de homenaje y algo de souvenir. Recoge un breve discurso, los seminarios y hasta la conferencia de prensa que Freire dio en la provincia de San Luis en ocasión de recibir un doctorado honoris causa, poco antes de su muerte.

En tono coloquial, de patriarca cómplice, Freire critica el modelo neoliberal e incita a la resistencia: "Estoy cansado de escuchar que el desempleo que se extiende por el mundo es una fatalidad de este fin de siglo. Ni el hambre ni el desempleo son fatalidades, ni en Brasil, ni en la Argentina, ni en ninguna parte". También insiste en las claves de su mensaje para el trabajo de maestros y profesores: "[...] la práctica del educador, de la educadora, consiste en luchar por una pedagogía que nos dé instrumentos para asumirnos como sujetos de la historia". Los lectores podrán disfrutar o irritarse ante el tono decididamente de entre nous de buena parte de sus breves páginas.

Creador de un método, perseguido político, académico reconocido en todo el mundo, Freire todavía parece ser una voz demasiado fresca y cercana para que pueda hacerse balance de su obra. Sin embargo, como muestran dos de los trabajos reseñados, es posible tomar un poco de distancia y revisitar sus aportes para enriquecer la teoría y la práctica educativa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?