Suscriptor digital

Antonio Tormo fue la voz del pueblo

Vendió millones de discos de folklore
(0)
16 de noviembre de 2003  

El artista cuyano Antonio Tormo, considerado "el cantor de las cosas nuestras", falleció ayer, a los 90 años, en el sanatorio Mitre de la Capital Federal, a causa de una afección renal.

Antonio Tormo expresó a toda una generación. Fue el abanderado de los "cabecitas", que orgullosamente representó a través de temas populares, como "El rancho e´ la cambicha", "Amémonos", "Mis harapos" o "La canción del linyera". La voz humilde de Tormo y la simpleza de sus canciones llegaron a las masas y lo transformaron en un fenómeno popular. Fue uno de los primeros en vender un millón de discos y en insertar el folklore cuyano en todo el país.

Muchos lo llamaron el cantor del peronismo, aunque cariñosamente lo identificaron con los "veinte y veinte", como llamaban a los provincianos que usaban veinte centavos para una porción de pizza y los otros veinte para escuchar sus temas en las fonolas de baratos comedores. Este icono de las clases populares tenía un origen popular humilde que marcó decididamente su destino musical.

Tormo nació en una de las casitas de la Bodega Giol ubicadas en el departamento de Maipú (Mendoza) un 18 de septiembre de 1913, tres meses después de que su padre falleció de tifus. La familia Tormo, su madre junto con sus tres hermanos, se trasladó a San Juan. Allí, el pequeño Antonio aprendió con el tiempo el oficio de tonelero profesional. Fiel a ese destino viñatero, trabajó en oficios pesados del campo, hasta que encontró en el canto la forma de representar a los de su clase.

Todavía adolescente, comienza a trabajar en la vendimia y a la par toca en audiciones de distintas radios cuyanas junto a otros músicos de la zona. La buena repercusión lo motiva a viajar a Buenos Aires para probar suerte con el flamante nombre de Tropilla de Huachi Pampa, a la que también se suma Buenaventura Luna. Pasa varios días viajando en un camión de vino, pero las cosas le salen bien en la Capital y el grupo consigue un contrato de un año para tocar en Radio El Mundo, además de la participación exclusiva en el programa "Fogón de los arrieros".

Pero tras varios cambios de grupos y viajes por el Uruguay, el cantante Antonio Tormo decide volverse a San Juan, y se dedica a reparar bicicletas, por lo que se aleja del canto. Tormo volverá a los escenarios promediando los cuarenta, pero como solista. Así llegará la verdadera explosión por su música. En Radio Aconcagua, de Mendoza, sus actuaciones provocan verdaderos tumultos de gente que pugna por entrar a ver sus recitales. Decidido a triunfar en la gran ciudad, viaja nuevamente a Buenos Aires, y a partir de allí se inicia una cadena exitosa que lo llevará de ser protagonista de los programas de radios más importantes de la época a vender millones de copias de sus discos. Eso coincidirá con una enorme migración interna, desde el interior hacia Buenos Aires, que encuentra en la voz de Tormo el representante de sus vivencias. En 1950 sale el simple "El rancho `e la Cambicha", que se transformaría en el disco más vendido de la historia argentina y que alcanzó una cifra total de 5 millones de copias. A partir de ahí, la compañía RCA Víctor inicia el mito de que Tormo fue el único artista argentino que vendió más discos que Gardel.

Epoca de silencio

Pero a partir de la caída de Perón, tras el golpe militar de 1955, la carrera de Antonio Tormo cae en desgracia por su representación con el peronismo, y es silenciado. Durante los últimos cuarenta años, y en razón de los vaivenes de la política, Antonio Tormo resurgió y desapareció de los medios de difusión y de los escenarios, en tanto y en cuanto se fueron sucediendo los gobiernos civiles y militares. El advenimiento del proceso democrático en 1983, con el gobierno de Raúl Alfonsín, le permitió reanudar una nueva etapa. Se reivindicó su obra y se realizaron diversos homenajes en vida. Una calle lleva su nombre en Mendoza y otra generación de músicos se acercó a su figura.

León Gieco le grabó un disco titulado "Veinte y veinte", para que esos temas tan populares durante los cincuenta que lo acompañaron toda su vida volvieran a sonar con la misma frescura. Tormo se jactaba, a pesar de su edad, de mantener el mismo tono que el de su adolescencia y de que nunca hubieran podido silenciar su canto, el de los humildes. Así lo definió el enorme poeta Armando Tejada Gómez en vida. "Cantó todo lo que tenía que cantar. Cantó al niño desvalido, cantó a los pobres, cantó a la alegría de los vinos jocundos de nuestros valles y le cantó al amor, ¡y cómo![...] Tormo es un amasijo popular, una escultura hecha por su propio pueblo al que respondió sin dar jamás un paso atrás."

Algunos hitos de su vida

  • 1913. Antonio Tormo nació el 18 de septiembre, en Maipú, Mendoza. Hijo de un matrimonio valenciano. Tres meses antes había muerto su padre, víctima de tifus.
  • 1923. La madre, casada nuevamente con su cuñado Ramón Tormo, se radicó en la provincia de San Juan. Siendo aún menor de edad, volvió a Mendoza para ocupar el puesto que había dejado su padre en la bodega Giol. Se hospedó en la casa de don Diego Manuel Benítez, guitarrista y cantor, que tenía el seudónimo de Diego Canale. Algún tiempo después, nació el dúo Tormo-Canale.
  • 1934. El dúo Tormo-Canale viajó a Buenos Aires, donde se relacionó con Buenaventura Luna, quien alentó al dúo a formar un conjunto. Nace La Tropilla de Huachi Pampa, que además integran Remberto Narváez, José Samuel Báez y José Castorina ( el Zarco Alejo).
  • 1937. En setiembre, La Tropilla debutó en Radio El Mundo. Durante un año hicieron el programa "El fogón de los arrieros".
  • 1942. Antonio Tormo formó Los Arrieros Cantores, pero al poco tiempo fueron boicoteados por Buenaventura Luna y se quedaron sin contrato. Tormo volvió a San Juan y se dedicó al arreglo de bicicletas.
  • 1945. Como solista fue contratado por Radio Aconcagua, de Mendoza, donde comenzó su consagratoria carrera.
  • 1947. El gran éxito en Radio Aconcagua lo llevó a Buenos Aires, donde actuó acompañado por los guitarristas mendocinos Tito Francia, Santiago Berti, Aurelio y Martín Ochoa. Primero, en Radio Splendid; poco después, en Radio Belgrano.
  • 1948. Sus discos se vendieron a raudales en Colombia y fue contratado en ese país. A su regreso grabó en la Argentina "Amémonos", de Mombrún Ocampo y Flores. Se produjo el primer "boom" de Tormo. Según la RCA, llegó a vender más discos que Gardel.
  • 1950. Estrenó y grabó "El rancho ´e la Cambicha", que llegó a vender en un solo año casi 4 millones de placas. Sus giras fueron permanentes por todo el país y Latinoamérica. Está en su apogeo.
  • 1955 -1983. El golpe militar que derrocó a Perón prohibió la difusión de sus discos y sus actuaciones. Los sucesivos cambios de gobierno lo mantuvieron marginado.
  • 1983-2003. Se inició una etapa de reivindicacion. Desde entonces, Antonio Tormo ha sido homenajeado y distinguido oficial y privadamente.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?