Una vida con frentes simultáneos abiertos

Opera desde teatros a bodegas y satélites
(0)
20 de noviembre de 2003  

Asesor presidencial, proveedor de administraciones públicas, empresario teatral, bodeguero aquí y en la China y socio de Carlos Menem, de la Boeing y de Carlos Avila, el fundador de Torneos y Competencias, son algunas de las facetas de un empresario multimillonario que despuntó su riqueza fabricando esponjas de viruta de hierro, como la "virulana", para limpieza doméstica.

Carlos Spadone, condenado por vender leche adulterada 12 años atrás, siempre mantuvo abiertos varios frentes simultáneos. Al punto que fue proveedor del Estado durante 26 años y no dejó de serlo mientras trabajó como asesor presidencial de Menem, junto con otro discutido funcionario: Miguel Angel Vicco.

Mendocino, de 66 años y con cinco hijos, Spadone también se destacó como empresario teatral, vinculado con salas como el Lola Membrives, el Metropolitan, Roxy y Radio City y otras en Mar del Plata, y como ejecutivo del vino. En sociedad con Menem rebautizó las bodegas del ex presidente como San Huberto, en soledad adquirió la firma Pincolini y en China desembolsó US$ 2 millones en septiembre último para adquirir su segunda bodega, esta vez en Huailai, a 70 kilómetros de Pekín.

Pero Spadone sobresale por sus lazos con el Partido Justicialista, aunque su primera operación como proveedor estatal la concretó durante el mandato del radical Arturo Illia.

Su vinculación con el PJ comenzó en 1969, cuando asesoró a Juan Domingo Perón sobre la política del Mercado Común Europeo.

A Menem lo conoció en la navidad de 1974, cuando el entonces gobernador riojano lo refugió en su residencia oficial para que no cayera en las garras del ministro y secretario privado de María Estela Martínez de Perón, José López Rega, que le exigió la entrega de la revista partidaria Las Bases, que el empresario había fundado en noviembre de 1971.

También se desempeñó como congresal nacional por la capital secundando al sindicalista metalúrgico Lorenzo Miguel, fue secretario político del consejo nacional justicialista y fundó el Ente Institucional de Dirigentes de Empresas.

En 1983 se alineó con el futuro vicepresidente menemista, gobernador bonaerense y canciller duhaldista Carlos Ruckauf en las internas justicialistas para derrotar a Carlos Grosso. Y ocupó el cargo de titular de la Comisión Nacional por la Paz.

Lugar para un cuadro

En 1989 rechazó el ofrecimiento de la conducción del Partido Blanco de los jubilados para ser candidato a presidente. Poco después adquirió los diarios La Razón y Jornada, en Trelew, y en 1992 compró un retrato de María Eva Duarte de Perón pintado en 1948 por un artista francés.

Spadone pagó US$ 48.000 sin un atisbo de duda y adujo dos razones contundentes para justificar la adquisición. "Ella me dio mi primer empleo, a los 13 años, como mensajero en el correo, y además tengo un lugar donde colgarlo", explicó.

Para entonces ya estaba denunciado penalmente por la leche en mal estado, lo que forzó su renuncia como asesor de Menem. Eso le otorgó más libertad como empresario polifacético.

Adquirió estancias en territorio bonaerense y patagónico, invirtió en varios destinos turísticos y se asoció con varios pesos pesados locales y mundiales, entre ellos, la Boeing Satellite Systems, para instalar un nuevo satélite de comunicaciones latinoamericanas desde la Argentina.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?