La patria stone sigue viva

Este fin de semana La 25 vuelve a tocar en Obras e Intoxicados presenta su nuevo álbum en Cemento. La movida de las bandas seguidoras de Jagger y compañía (con los Ratones como referente histórico) no pierde vigencia gracias al aporte de nuevos grupos como Guasones, Jóvenes Pordioseros y Callejeros
(0)
21 de noviembre de 2003  

Alguna vez viste a Mick Jagger con flequillito y enterito de jean (¡bah! jardinero para todos). Bueno, no importa, el imaginario criollo creó una mitología y una estética paralelas, aparentemente ligadas a los Rolling Stones y hace tres décadas que se viene alimentando y recreando. En los `80, los Ratones Paranoicos se encargaron de sonar lo más stone posibles sin caer en el formato de banda de covers y, con su popularidad en aumento, hacia comienzos de los años 90 empezaron a aparecer decenas de bandas que juraban amar por siempre a sus majestades satánicas.

Créase o no, la aparición del enterito diseñado por la marca Little Stone fue clave para el desarrollo de la patria rollinga y en el nombre de su fabricante se esconden algunas de sus claves. El jardinero pasó a formar parte del uniforme, junto a las remeras con la lengua stone, las zapatillas de tela (el podio es para Flecha, Topper y, en tercer lugar, All Stars) y el flequillito, más cercano al peinado de los Ramones que a cualquier look que hayan adoptado Jagger y compañía.

Hasta en la disco se hacían notar: los chicos esperaban pacientes el momento en que el disc jockey hiciera sonar Satisfaction para saltar a la pista y emular los pasos de su ídolo. Los más tímidos se quedaban a un costado y, con un cigarrillo en la boca, imitaban los movimientos de Keith Richards. El folklore continuó, las bandas locales se sucedieron y aumentaron en convocatoria y el negocio del rock local empezó a girar en torno a ellos.

Algunos lograron salir del cauce de la influencia, como Los Piojos; otros continúan conviviendo en sueños con sus ídolos, como los Ratones Paranoicos; y la generación posterior a Viejas Locas lucha por el cetro vacante. Mientras tanto, los pibes esperan en la esquina, tomando una birra.

No es sólo Rolling Stones

Intoxicados presenta su nuevo álbum

  • Está de buen humor Pity. Y con hambre. Un superpancho, unas papas fritas, una cerveza y un tinto Uvita Fiesta para alegrar la tarde antes de hablar del segundo disco de Intoxicados, No es sólo Rock n´Roll, y del show de esta noche en Cemento.
  • Situémonos. Es una tarde horrible de lluvia, de esas en las que seguro pisás una baldosa suelta y, si zafás, seguro que un colectivo te riega con el agua del laguito que se armó en uno de los tantos baches. Pero en Lugano hay un lugar que sirve para alejarse de esa realidad: la sala de ensayo de Pity Alvarez y compañía. Pasen y vean, señores.

    "¿Si éste es el disco que nosotros esperábamos? Siempre le vamos a dar para adelante -sostiene Pity ya con el estómago lleno-. Lo cierto es que es un álbum que da ganas de salir a tocarlo y eso ya lo estamos haciendo." Es verdad, el domingo último estuvieron en Balcarce, en un comedor repleto de chicos, papás, "y madres", se entusiasma el cantante. Lo de esta noche será otra cosa, tres horas de show para su gente, con casi todos los temas del flamante disco, parte del material del anterior, Buen día, y los clásicos de Viejas Locas. Hablando de Roma, alguna vez Pity dijo que Intoxicados era la única banda en el mundo en tener dos nombres, pero ahora su primera banda parece ser definitivamente parte del pasado. "Somos otro grupo porque hay dos personas más (Felipe Barrozo en guitarras y Jorge Rossi en bajo, además de los históricos Pity en voz y guitarras y Abel Meyer en batería), pero somos la continuación de Viejas Locas -arremete Pity-. Mirá mi documento, mirá mi firma a los 16 años (sí Pity, lo veo y lo creo, al gancho le pusiste el nombre de aquélla banda). Me siento re Viejas locas, pero este grupo es mejor. Hay un bajista más abierto y un violero que técnicamente toca mejor. Humanamente nos llevamos mejor, o sea que esta banda es superior a la otra. ¿O no?"

    Elocuente, el nombre del disco habla de una apertura, de un escape de la burbuja stone. "Estamos contentos por haber podido unir varios estilos musicales. No te digo el único, pero somos uno de los pocos grupos que puede tocar un reggae y un punk rock; o un hip hop y un rocanrol; o un bolero rock, como Don electrón y unas canciones medio calamarescas. Juntamos muchas cosas y la gente, no se por qué, por lo general prefiere ir a ver a una banda que haga una sola cosa. Para mí todo es parte de los mismo, porque aunque estemos tocando una balada yo me siento parte del rock."

    Un pequeño homeneje a Muddy Waters, un reggae y ese hip hop made in Lugano que es Una vela, resumen el muy buen disco que elaboró el cuarteto. Ahora todas las bandas stone van a desaparecer, se escucha decir a diario en más de un barrio suburbano. "Sabés lo que pasa, yo no tengo prejuicios. Los temas Don electrón, de este CD y Rey, que está en el disco anterior, que no son rocanroles, los hice antes de que supiera tocar la guitarra. Son letras que tenía escritas de la secundaria, y bueno, las grabamos más de diez años después de que las hice, así que la cosa viene de siempre."

    Fanático de los Rolling Stones, Pity se entregó desde chico a la materia extra curricular vida y obra de mi banda favorita. Pero ya es tiempo de despegarse. "La Argentina está atrasada por lo menos 24 años. Puede ser que como con Viejas Locas ya le rendí culto a los Stones, ahora quiera hacer otra cosa. Ojo, yo me siento re stone, pero sin tener un pañuelo, un corte de pelo determinado y sin tener la necesidad de tocar un tema de ellos. Me siento así por conocer su historia. Un disco puede estar muy bueno, pero tampoco lo vas a escuchar toda la vida. Estamos en 2004 (se comprobó, Pity vive adelantado) y si pintan máquinas para el rocanrol vamos a meter máquinas porque estamos en 2004, no en 1969. Si los Stones hubieran tenido una máquina en esa época la usaban, porque después lo hicieron. Hay que tomarlos como un ejemplo, pero no enceguecerse. Una cosa es ser stone y otra es ser rollinga. Si sos stone sos moderno. Si ellos son re modernos. ¿No se supieron adaptar a los tiempos a caso?"

    25 razones para ser independientes

    La banda de Quilmes enfrenta el desafío de seguir creciendo sin el apoyo de ninguna empresa discográfica

  • "Vía libre para la birra", reclaman los cinco quilmeños de La 25 en un bar de San Telmo. Con tantos turistas dando vueltas, los precios del lugar están a la altura de las circunstancias y no hay explicación alguna que alcance a absorber el golpe. "¿Veinte pesos una jarra de cerveza? Decí que la nota es para LA NACION, si no la hacíamos en la vereda."
  • Los pibes esperan. Por el show de mañana en el Estadio Obras, el segundo del año en su extensa trayectoria; por tocar en el verano en el circuito de festivales y por entrar a grabar su tercer disco. Ya sin el apoyo de una empresa discográfica, Junior y compañía se definen como independientes y arremeten contra todos.

    "Uno piensa que las cosas van a ser de una manera, porque eso es lo que te prometen, y después terminás viendo que la realidad es otra", señala el cantante. Sin nombrarla, se refiera a la productora PopArt que, luego del primer disco, los incorporó a sus filas, les editó el segundo álbum, Así es el rock and roll, y los metió en el circuito de festivales. "Habremos ido dos o tres veces a la compañía y no nos gustó nada ver que unos tipos nos estaban contando las costillas con una computadora. Como les dijo Rodríguez (guitarrista) una vez, preferimos tocar como empezamos, para 20 personas y ser felices con lo que hacemos."

    En realidad, el juego de cruzar acusaciones se abrió hace casi un año, cuando se destaparon algunas ollas. La más simpática señalaba que la banda era dueña de una marca de ropa skater, algo que iba a herir la susceptibilidad de sus seguidores; pero había otras que se referían a las barras que acompañaban a La 25 y que exigían a PopArt entradas a un costo muy bajo. Para los pibes, reclamaban. "Entendemos que el rocanrol es un negocio, pero nosotros no lo tomamos de esa manera. Esta es una forma de vida, crecimos con el rock y vamos a defender nuestra integridad. Como banda siempre tuvimos los pies sobre la tierra, y menos mal que fue así porque de un día para el otro nos borraron de todos lados. Por eso es un desafío enorme tocar en Obras sin el apoyo de algún monopolio."

    Para La 25, ser stone es algo difícil de explicar. "Y... hay que sentirlo, hay que llevarlo en la piel. Es algo que refleja la vida cotidiana, como pasaba con el tango en las décadas del 40 y el 50. El rocanrol responde a las necesidades de los argentinos y los Rolling Stones son los que mejor se ajustaron a esas necesidades".

    La palabra rock and roll es una fija en los títulos de sus discos, así como su logo (un rollinga con anteojos y la lengua afuera) lo es en las banderas de sus seguidores. La incognita pasa por saber si ellos son capaces de despegarse a tiempo de la tribu stone para generar un camino propio o si morirán en el intento.

    La lengua de las diagonales

    Guasones se despega de sus primeras influencias y apuesta a la música

  • Surgida en La Plata, la banda liderada por Facundo Soto viene presentándose en Buenos Aires desde hace tres años. Su último disco, Como animales, le permitió encontrar el sonido que desde hace tiempo buscaban. Correrse levemente del influjo stone fue la clave. "Que nos relacionen con las bandas stones no nos perjudica, pero tampoco nos beneficia -sostiene el cantante-. Nunca la medimos, pero la influencia de los Rolling existe. La banda tiene esa onda y hay que aceptarlo."
  • Fanáticos de Jagger, Richards y compañía, los platenses encontraron en los autores de Satisfaction un motivo para juntarse a escuchar música primero y a formar un grupo más tarde. "Creo que ese fanatismo ciego que teníamos por ellos en un comienzo se redujo a un diez por ciento, porque se amplió a otras bandas y a otros estilos."

    Para Facundo, la permanencia de la tribu stone se debe a la vigencia de la banda que la generó. "Y, es uno de los grupos más grandes del mundo, así que está bien que se le rinda tributo. Pero creo que hay que prestarle más atención a la música. Hay bandas que son sólo un logo y ni a ellos ni a la gente que los sigue les importa la música. Cuelgan banderas, prenden bengalas y creen que ya está."

    Y para completar el seleccionado...

    Ratones Paranoicos. Callejeros. Jóvenes Pordioseros

  • Ratones Paranoicos . El sueño de varias generaciones de rockers locales hecho realidad: salir a tocar inspirados por sus ídolos, soñar con conocerlos y terminar teloneándolos. Juanse, Sarco, Roy y Pablo Memi (luego reemplazado por el Zorrito Quintiero), salieron de Villa Devoto y rápidamente se ganaron un lugar en el corazón stone vernáculo. Tras abrir los shows de Jagger y compañía en las dos visitas de los ingleses a Buenos Aires, la banda se fue apagando. Con Los chicos quieren más (2001) no sólo recuperaron terreno sino que lograron sumar un nuevo público.
  • Callejeros . Independientes y stones, tienen dos discos -el más reciente, Presión -. Surgidos en Villa Celina, en 1995, arrancaron como una banda de covers, especializada en los Rolling, Creedence y Chuck Berry. En junio reunieron dos mil personas en el microestadio de Atlanta y empezaron a girar por el interior. Al 2003 lo despiden con su primer doblete en Cemento, el 26 y el 28 de diciembre.
  • Jóvenes Pordioseros . Pertenecen a la corriente más clásica. Toti (voz y guitarra), Nando (guitarra), Sikus (bajo) y Chori (batería) se definen como rockers stones, pero también reúnen en su música otras pasiones locales como el hard rock de los australianos AC/DC.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?