Suscriptor digital

Atacaron la embajada de Italia en Bagdad

Un proyectil impactó anoche contra la sede diplomática, sin que se registraran víctimas en el lugar
(0)
27 de noviembre de 2003  • 10:15

ROMA.- El ataque contra la embajada italiana en Bagdad, quince días después del sangriento atentado a la base de los Carabinieri en Nasiriya, creó una fuerte preocupación y reavivado la alerta sobre los riesgos que corre el contingente italiano en Irak.

El nuevo atentado contra un objetivo italiano, en el que no se produjeron víctimas y tan sólo escasos daños materiales, se produjo anoche cuando desconocidos dispararon un proyectil contra el segundo piso de la sede diplomática, en el que en ese momento había pocas personas.

La embajada abrió hoy sus puertas y todo el personal se encuentra en sus puestos de trabajo, mientras se han reforzado las medidas de seguridad, según fuentes diplomáticas italianas.

El ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, condenó el ataque y admitió la existencia de amenazas contra la embajada, al señalar que "se trata de un episodio que confirma la necesidad de estar alerta y no bajar nunca la guardia".

Ya la pasada semana fueron hallados en las inmediaciones de la Embajada dos carros lanzacohetes con veinte misiles cada uno, por lo que el personal diplomático italiano destacado en Bagdad se hallaba en estado de máxima alerta.

Sin embargo y pese al riesgo existente, Frattini confirmó la voluntad italiana de que los 2400 soldados enviados a Irak permanezcan allí hasta que el próximo mes de junio el futuro gobierno provisional de ese país tome una decisión al respecto.

La misión militar italiana en el país árabe comenzó el pasado mes de junio, integrada en una fuerza multinacional bajo mando británico con el objetivo de lograr la estabilización de la región meridional de Irak.

Pese a las voces que piden el regreso de las tropas, en especial desde la oposición de centroizquierda, el propio primer ministro, Silvio Berlusconi, ha asegurado que Italia proseguirá su misión de paz en Irak "para que el sacrificio de nuestros muchachos en Nasiriya no haya sido en vano".

La muerte de diecisiete militares y dos civiles el pasado día 12 al explotar un coche bomba lanzado contra el cuartel operativo del cuerpo de los "Carabinieri" en Nasiriya causó una profunda conmoción en Italia, donde durante varios días se rindieron honores de héroes a los fallecidos.

Mandos militares italianos reconocieron que existe "una campaña específica dirigida contra los italianos en Irak", como señaló hoy el general Carlo Cabigiosu, agregado militar de la delegación diplomática en Bagdad.

El general denunció una estrategia de golpear a todos los países empeñados en la estabilización de Irak, entre los que Italia ocupa un lugar prominente.

El comandante general de los Carabinieri, el general Guido Bellini, dijo hoy en Roma que el ataque contra la embajada italiana es "una nueva señal del riesgo que corre la comunidad internacional en Irak".

Según Bellini, se está haciendo "todo lo posible" para aumentar las medidas de seguridad en los objetivos sensibles ante nuevos ataques terroristas.

La policía italiana fue puesta la semana pasada en estado de máxima alerta ante el peligro de atentados por parte de grupos terroristas islámicos tras los últimos atentados en Turquía y el ataque contra la base de Nasiriya.

Los equipos de lucha antiterrorista pusieron especial atención en la labor de prevención y en la vigilancia de objetivos sensibles como los medios de transporte, los estadios o los intereses de los países que han intervenido militarmente en Irak, entre ellos EE.UU. y el Reino Unido.

El ministro del Interior, Giuseppe Pisanu, recordó que Italia es uno de los países europeos más amenazados por el terrorismo internacional, por lo que su departamento ha solicitado al gobierno un sustancial aumento de recursos financieros para las Fuerzas de seguridad.

Fuente: EFE

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?