Suscriptor digital

Cristina Kirchner, la última testigo

Se cierra así la etapa de prueba, y en enero comenzarán los alegatos; el veredicto será en febrero
(0)
29 de noviembre de 2003  

El juicio por el atentado contra la AMIA entra en su etapa final. El próximo jueves, con la declaración de la primera dama, la senadora por Santa Cruz, Cristina Fernández de Kirchner, culminará la etapa de testigos del proceso que comenzó hace dos años y tres meses. Con estos plazos, el tribunal a cargo del juicio prevé que el veredicto se podrá dar a conocer a mediados de febrero, o en marzo.

Con este cronograma tentativo, el abogado Pablo Jacoby, que representaba a los familiares de las víctimas agrupados en Memoria Activa, será quien inaugure la etapa de alegatos, prevista a partir del 13 de enero próximo. Le seguirán los letrados que representan a la AMIA, a la DAIA y la Asociación de Familiares de Víctimas del atentado. Tras ellos, será el turno de la acusación final de los fiscales Alberto Nisman y Miguel Angel Romero.

Luego, los abogados de Carlos Telleldín, del ex comisario Juan José Ribelli, de los otros catorce ex policías bonaerenses y de los cinco civiles a quienes están juzgando realizarán sus defensas. Todo esto llevará un mes más, según se estima.

Los jueces Miguel Pons, Gerardo Larrambehere y Guillermo Gordo decidieron en la semana última cerrar varios temas que tenían pendientes y resolvieron, finalmente, no citar a declarar como testigo al ex presidente Carlos Menem.

A su vez, enviaron un pliego de 12 preguntas al juez Juan José Galeano, que las responderá por escrito. Este será su testimonio, que estará acotado a saber si fue intimidado por el ex comisario Juan José Ribelli, cuando le entregó un video grabado en secreto en el despacho del magistrado, donde se veía al juez hablando con Telleldín sobre el pago de una suma de dinero por los derechos de autor de un libro y sobre los policías imputados en la causa.

Las respuestas de Galeano prometen ser su defensa frente a los duros cuestionamientos que recibió a lo largo del juicio.

El tribunal decidió convocar a declarar a la primera dama, que integró la comisión bicameral de seguimiento del caso y tiene una postura muy crítica hacia Galeano.

Cristina Fernández fue citada por el tribunal sin que ninguna de las partes lo pidiera. Renunció expresamente a su derecho como senadora a declarar por escrito y pidió comparecer en persona en el subsuelo del edificio de los tribunales federales de Comodoro Py 20002, para contestar las preguntas ante el público.

Luego de la primera dama, cerrará la lista de testigos Jorge Damonte, el recordado falso fiscal, que fue el redactor del libro que Telleldín le dictó cuando habían compartido una celda.

Las palabras de la esposa de Kirchner prenunciarán seguramente el primer alegato del juicio, a cargo de Memoria Activa, el sector que más cuestionó la causa, y a Galeano. Tanto es así que lo recusó. Jacoby, ante los jueces de la Cámara Federal Horacio Cattani, Martín Irurzun y Horacio Vigliani, aseguró anteayer que el juez había perdido objetividad. Dijo que está probado que pagó a Telleldín, cuando lo había negado ante la comisión bicameral, al igual que lo hicieron sus secretarios cuando declararon en el juicio.

Jacoby no acusará como partícipes del atentado a Juan José Ribelli y a los otros ex policías enjuiciados. En cambio, considera que las pruebas alcanzan para pedir la condena de Telleldín. La idea de Memoria Activa es que la causa contra los ex policías fue armada por el gobierno de Menem y que Carlos Telleldín cobró 400.000 dólares para declarar una historia que comprometiera a los uniformados. En su alegato, además, se cree que hablará de la interna de la comunidad judía,criticando la postura que mantuvo la DAIA al apoyar la investigación de Galeano.

Estas divergencias estallaron en el seno de la DAIA tras las elecciones en la institución. Triunfó Gilbert Lewy, contador que se opuso a la gestión de José Hercman, a la que consideró una continuidad de la de Rubén Beraja. Lewy criticó a la abogada de DAIA Marta Nercellas, pero las autoridades salientes, que dejarán el cargo el 4 de diciembre, ratificaron su apoyo y le hicieron un desagravio público.

A pesar de estas diferencias, la querella AMIA/DAIA y Familiares de las Víctimas irá por todos los acusados, pues creen que a pesar de las irregularidades denunciadas en la investigación, los indicios alcanzan para acusar a los bonaerenses.

Tiene la misma postura que la fiscalía, que considera que por más que esté probado que Telleldín cobró, no lo hizo para mentir, sino para declarar la verdad, es decir que entregó la Trafic que se usó para volar la AMIA, en medio de una extorsión a la que lo sometían los policías bonaerenses. Sostienen que hay un camino de prueba independiente de la declaración de Telleldín para acusar a Ribelli.

¿Y el tribunal? Nadie arriesga cuál puede ser el fallo de los jueces. En el juicio, los magistrados se centraron en establecer la mecánica del atentado y la autoría del ataque.

Pero también dieron amplia libertad para interrogar sobre la investigación y se descuenta que, por más que decidan condenas o absoluciones, una parte importante del veredicto estará dedicada a Galeano, el primer juez en la mira del Gobierno.

Paso a paso

El juicio

  • El proceso se inició el 24 de septiembre de 2000 en medio de una gran expectativa. La fiscalía acusó a Carlos Telleldín y a los ex policías Juan José Ribelli, Mario Bareiro, Anastasio Leal y Raúl Ibarra de ser partícipes necesarios del atentado. Hay otros quince imputados por otros delitos.
  • Durante las audiencias, quedó probado que el ataque se realizó mediante una camioneta Trafic cargada de explosivos.Se dejaron de lado las teorías de la implosión y la de la bomba situada en un volquete que estaba en la puerta de la AMIA.
  • Se presentaron indicios sobre Telleldín y los ex policías, pero la última parte del debate se centró en la investigación de Galeano.
  • Agentes de la SIDE reconocieron que le pagaron a Telleldín 400.000 dólares para que declarara contra los policías. Dijeron que el pago lo había dispuesto Jorge Anzorreguy, a pedido de Galeano.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?