Sarghini reemplazará a Gutiérrez en el Provincia

Conducirá el banco bonaerense con el aval de Solá y Lavagna
(0)
3 de diciembre de 2003  

El ex ministro de Economía bonaerense Jorge Sarghini fue designado ayer presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro) en reemplazo del economista Ricardo Gutiérrez.

El anuncio fue formulado en la Casa de Gobierno de La Plata, durante un acto que presidió el gobernador Felipe Solá para dar a conocer el gabinete que lo acompañará desde el 10 del actual.

Solá adelantó que mañana enviará al Senado provincial (que debe aprobar los nombramientos) el pliego de Sarghini y de otros integrantes del directorio del Bapro, en tanto que ese cuerpo los trataría en una sesión citada para pasado mañana.

Sarghini fue secretario de Comunicaciones durante la primera parte de la gestión presidencial de Eduardo Duhalde, cuando Jorge Remes Lenicov era ministro de Economía, y en mayo de 2002, al llegar Roberto Lavagna al Palacio de Hacienda, fue designado secretario de Hacienda. Antes se había desempeñado como ministro de Economía bonaerense entre 1997 y febrero de 2002.

Su designación cuenta con el visto bueno del ministro Lavagna, con quien Sarghini (electo diputado nacional en los últimos comicios) trabó una buena relación en los últimos meses. Pero, a su vez, le evita al gobernador posibles conflictos con el líder del PJ bonaerense, Eduardo Duhalde, dado que se lo considera como un integrante de su círculo íntimo.

Se achicaría el directorio

El nombramiento de Sarghini (a quien sus allegados le dicen "el oveja") inicia una etapa de recambios que Solá podría aprovechar para reducir el número de directores del banco a 7 miembros, según lo insinuó hace unos meses. Actualmente la entidad cuenta con diez, además de su presidente. Pero sólo 7 de esos cargos se hallan cubiertos dadas las deserciones de Jorge Todesca, Carlos Mosse, Alejandro Mayoral y Alberto Coto, quienes renunciaron para pasar a ocupar otras funciones.

A su vez, los ocupantes de cuatro de esas sillas (tal como Gutiérrez) vencen mandato el 10 de este mes. Son el actual vicepresidente, Alberto De Francesco; Roberto Frenkel, Oscar Cuattromo y Luis Cantarelli, por lo que se espera que alguno de esos cargos sean cubiertos por profesionales de confianza de Sarghini.

Si el Senado confirma su designación, algo que se descuenta, Sarghini deberá abocarse a negociar el plan de facilidades para que el Bapro cancele los redescuentos que adeuda al Central (en el contexto de lo que se dio en llamar matching ) y dedicar esfuerzos para colocar más préstamos, en sintonía con lo que Lavagna le reclama a la banca.

Las diferencias entre el ministro y Gutiérrez quedaron a la vista ayer, cuando ambos expusieron en el lanzamiento de una fundación.

Gutiérrez centró sus ponencias en las dificultades que encuentran los bancos para colocar créditos entre las pymes por el stock que adeudan al fisco como producto de la crisis y volvió a pedir "un waiver de 3 años, porque si tienen que pagar deuda vieja e impuestos esto no va a funcionar". Y dijo que por eso de la línea lanzada en agosto para compra de bienes de capital hasta ahora sólo dieron 15 créditos por $ 1,3 millón.

Pero Lavagna acusó a los bancos de "no saber cómo procesar una carpeta de crédito" y no acusó de recibo del reclamo de la moratoria.

Durante la gestión de Gutiérrez, el Bapro saneó sus cuentas y desarrolló una serie de programas que le permitieron abaratar sus compras (luego donó esos desarrollos al PAMI, el Banco Ciudad y la Cruz Roja, entre otros) y tener esperanzas de mejorar su gestión, algo que deberá probarse ahora que comenzó a funcionar un sistema informático que permite relacionar la información de los clientes.

Las dos caras del BAPRO

Sarghini

Apoyo. La designación de Jorge Sarghini cuenta con el aval del ministro Roberto Lavagna.

Cambios. Su llegada al Bapro inicia una etapa de recambios en el directorio del banco.

Misión. Deberá negociar el plan para cancelar los redescuentos al BCRA y fomentar el crédito.

Gutierrez

Disenso. Sus diferencias con Lavagna sobre las causas de la escasez de crédito son públicas.

Gestión. Logró sanear las cuentas y desarrollar negocios.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?